Lo más visto

Informe señala que la pobreza es un problema persistente en el país

El informe que mide el estado de Centroamérica señala también que El Salvador es uno de los países con una menor inversión social promedio por habitante, frente al promedio regional.
Enlace copiado
Pobreza.  Según el informe, el país aún tiene una alta incidencia de la pobreza en varios aspectos.

Pobreza. Según el informe, el país aún tiene una alta incidencia de la pobreza en varios aspectos.

Vivienda.  El estudio señala un alto problema en el hacinamiento y en las condiciones de vivienda en El Salvador.

Vivienda. El estudio señala un alto problema en el hacinamiento y en las condiciones de vivienda en El Salvador.

Informe señala que la pobreza es un problema persistente en el país

Informe señala que la pobreza es un problema persistente en el país

Enlace copiado
La pobreza es un problema persistente en los hogares salvadoreños, según señaló el quinto informe de Estado de la Región, estudio presentado por el Consejo Nacional de Rectores (CONARE), una iniciativa del sector académico de Costa Rica.

El informe profundiza en la situación económica y social de los países de Centroamérica. En el caso de El Salvador, se destaca una leve reducción en los índices de la pobreza entre 2000 y 2014, período en que pasó de 63 % a 57.2% y en el caso de la pobreza extrema, se estima que el 35 % de los hogares está bajo esa condición. Ambas son cifras oficiales.

El informe del CONARE toma como fuente la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM) de 2013. En un reciente informe, con datos actualizados, la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) revelaba que la pobreza extrema había incrementado y afectaba ahora al 37 % de los hogares.

El informe de Estado de la Región evalúa la condición de pobreza desde cuatro componentes: el acceso a vivienda, el acceso a servicios básicos (específicamente a agua y saneamiento), la educación básica y la capacidad económica del hogar para satisfacer el consumo de sus miembros.

Los hogares que pueden cubrir esas necesidades se consideran no pobres, mientras que los que no logran satisfacer al menos una de ellas se catalogan como pobres.

Siempre dentro del tema vivienda, el informe señala que el hacinamiento en El Salvador es del 36.2 %. Es decir que uno entre tres hogares ha sobrepasado la capacidad de albergar a personas.

En esa línea, la investigación también señala que hay una deficiencia en la calidad de la vivienda que afecta al 21.5 %.

Mientras que en el nivel de acceso de los hogares del país a los servicios básicos, de acuerdo con los datos, persisten grandes brechas en varias áreas.

La falta de acceso al agua, que se estima afecta al 18.7 % de los hogares y la carencia de saneamiento, que es un problema para el 20.1 % de los hogares.

En el caso de los recursos económicos y de la educación no es tan grave como los demás indicadores, de hecho la inasistencia escolar solo alcanzó una nivel del 2.2 %, mientras que la dependencia económica es apenas del 6.5 %.

La dependencia económica se establece cuando hay más de tres personas en un hogar que dependen de una persona que trabaja, lo que indicaría que en los hogares salvadoreños con frecuencia hay más de una persona que provee de ingresos.

En el caso de la desigualdad económica, el informe del CONARE destaca: “Los datos disponibles confirman que, para el período 2000-2013, la desigualdad medida por el coeficiente de Gini tuvo una reducción modesta y lenta en El Salvador y Panamá”.

Inversión social

De acuerdo con la investigación, la inversión social, que consiste en los esfuerzos que los gobiernos hacen para transferir recursos en áreas como educación y salud, sigue siendo insuficiente.

“La inversión social en Centroamérica continúa siendo insuficiente para garantizar servicios básicos a toda la población y reducir los altos niveles de exclusión social que tiene la región”, dicta el informe.

En El Salvador, el estudio señala un promedio de inversión social de $159 por habitante, lo que ubica al país detrás de Costa Rica, Panamá y Belice, que tienen un promedio de $714, $520 y $183, respectivamente.

De hecho en El Salvador, el Estado registró 18 % menos inversión social que el promedio centroamericano, que es de $194. En Latinoamérica, la inversión social es en promedio mayor que en el istmo centroamericano.

Además, al comparar con el resto de Latinoamérica, la diferencia asciende al 59 %.

A nivel regional, el informe señala: “Solamente un 20 % de los hogares centroamericanos tiene una inclusión integral, es decir, recibe los servicios sociales básicos del Estado y cuenta con una adecuada inserción laboral”.

Agrega: “En contraste, un 36 % de los hogares está incluido, exclusivamente, debido a su inserción en el mercado de trabajo y tan solo 5 % porque tiene acceso a salud y educación, debido a las oportunidades que brinda el Estado”.

Los países con los menores niveles de inversión social por habitante en Centroamérica son Honduras, Guatemala y Nicaragua, con un promedio de $101, $80 y $79, respectivamente.

Tags:

  • CONARE
  • región
  • centroamérica
  • latinoamérica
  • pobreza
  • desigualdad
  • inversión social
  • el salvador
  • costa rica

Lee también

Comentarios