Innovación y calidad: bases para la transformación productiva

Una economía competitiva y con crecimiento es aquella que dedica más esfuerzos y recursos a promover innovación y calidad, que establece políticas públicas para su fomento y que implementa planes concretos entre gobiernos, universidades, centros de investigación, tanques de pensamiento y el sector empresarial.
Enlace copiado
Innovación y calidad: bases para la transformación productiva

Innovación y calidad: bases para la transformación productiva

Innovación y calidad: bases para la transformación productiva

Innovación y calidad: bases para la transformación productiva

Enlace copiado
Gran parte de las ventajas competitivas que los países tienen hoy en día deriva del aprovechamiento del conocimiento científico convertido en tecnología y aplicado en el plano empresarial a desarrollar nuevos productos y servicios, a través de la gestión de procesos de innovación tecnológica y del cumplimiento de los estándares internacionales en materia de calidad.

Nuestro país ha venido avanzando en este sentido. Al promulgar la Política Nacional de Calidad y la Ley de Creación del Sistema Salvadoreño para la Calidad en 2011, se sentaron las bases de este esfuerzo, puesto que se dotó al país de una visión estratégica, de un marco jurídico y de una institucionalidad responsable de promover la innovación y la calidad y, con ello, la competitividad empresarial.

El Sistema Nacional de Calidad se constituye a partir de cuatro organismos técnicos: el Organismo Salvadoreño de Normalización, el Organismo Salvadoreño de Reglamentación Técnica, el Organismo Salvadoreño de Acreditación y el Centro de Investigación de Metrología, que desde su creación han venido consolidándose técnica y tecnológicamente para proveer servicios al sector empresarial. El pasado 18 de mayo se dio un nuevo y gran paso, al iniciar la construcción del nuevo edificio del Consejo Nacional de Calidad, infraestructura que contará, entre otras cosas, con laboratorios certificados que estarán al servicio de todas aquellas empresas que requieran apoyo para mejorar la calidad de sus procesos, de sus productos y de sus servicios. También el sector privado está haciendo su tarea con empresas que confían en El Salvador. Recientemente recibimos en nuestro país a tres altos ejecutivos de la empresa alemana BOSCH, compañía líder a escala mundial en materia de innovación tecnológica en ramas tan diversas como la industria automotriz, la alimentaria y la farmacéutica, entre otras. Su presencia en El Salvador es parte del trabajo de supervisión del proyecto más importante que este gigante de la tecnología alemana desarrolla actualmente en América Latina, y que consiste en el diseño, equipamiento y validaciones de la nueva planta farmacéutica que construye la empresa salvadoreña VIJOSA.

El nuevo laboratorio de VIJOSA se perfila como un proyecto líder a escala regional. No se trata solo de un laboratorio para fabricar medicamentos nacionales, será también un centro de producción que podrá elaborar medicamentos de otras marcas internacionales, y que para ello contará con la tecnología más avanzada y cumplirá con los más altos estándares internacionales de calidad que le aseguren su competitividad y el acceso a los mercados más exigentes. Proyectos como este nos estimulan a seguir trabajando por promover una cultura de innovación y de calidad a todos los niveles y en todas las ramas de nuestro sector productivo.

Tenemos bases firmes y bien cimentadas, con leyes e instituciones modernas que dan el sustento a las iniciativas empresariales brindando orientación y asistencia técnica. No cabe duda de que la innovación mejora la competitividad de las empresas para hacer frente a un entorno cada vez más competitivo y global, y que esto afecta a todas las empresas, no importa que estas sean grandes o pequeñas, industriales o de servicios.

Si aspiramos a que las empresas sean más competitivas para crear más riqueza y empleo, es necesario este compromiso con la innovación y la calidad. Tal como lo señaló Danilo Astori, exvicepresidente y actual ministro de Economía y Finanzas de la República del Uruguay, “la globalización pone de manifiesto la urgente necesidad de que las organizaciones empresariales que producen bienes y servicios para el mercado doméstico o internacional reconozcan el valor estratégico de la innovación y la incorporen en su gestión empresarial como un instrumento o herramienta que forme parte de su cultura corporativa”.

Lee también

Comentarios

Newsletter