Insolvencia fiscal podría causar grave crisis económica: BM

El director del Banco Mundial para C. A. estuvo en El Salvador la semana pasada para ver cómo va el proceso de diálogo entre el Gobierno y la oposición, para acordar una solución a la complicada situación fiscal del país.
Enlace copiado
Insolvencia fiscal podría causar grave  crisis económica: BM

Insolvencia fiscal podría causar grave crisis económica: BM

Insolvencia fiscal podría causar grave  crisis económica: BM

Insolvencia fiscal podría causar grave crisis económica: BM

Enlace copiado
El Gobierno de El Salvador tiene un problema de falta de dinero para pagar sus compromisos, y si no se logra un acuerdo para enderezar las finanzas públicas, podría llegarse a una crisis económica que afectará a los más pobres, advierte el Banco Mundial (BM).

Si se logra un acuerdo, la entidad ofrece financiamiento para el país a largo plazo y con baja tasa de interés, además de un apoyo directo con fondos para las municipalidades, aseguró Humberto López, director del BM para Centroamérica.

El funcionario estuvo la semana pasada en El Salvador para hablar con representantes de diferentes sectores políticos y sociales, y para conocer cómo avanza el diálogo. Lamentó que pese a que hay muchas propuestas de solución para reducir el déficit de las finanzas estatales y la deuda pública, no se haya logrado un acuerdo para aplicarlas.

“Quisiera enfatizar que a nosotros lo que nos está llamando la atención es que un problema manejable, con la falta de diálogo que hay, podría comprometer el futuro del país”, dijo López. “Es un problema totalmente manejable, es un problema que no debiera ser un problema porque si tomas una serie de medidas impositivas, en gastos, en pensiones, es un problema que va a desaparecer, pero lo que es dramático es la falta de diálogo y el impacto que eso puede tener en el futuro de El Salvador”.

Desde mediados de 2016 el Gobierno presentó problemas de falta de efectivo que llevaron a que dejara de pagar a proveedores, a los pensionados de las Fuerzas Armadas, y se retrasaron las transferencias de fondos a las alcaldías. Tampoco han recibido pagos los proveedores de semilla mejorada ni se ha reembolsado a las distribuidoras de energía el costo del subsidio del que gozan casi 1 millón de hogares.

El Gobierno y ARENA, el principal partido de oposición, instalaron mesas para buscar acuerdos en materia fiscal, pero las negociaciones están paralizadas. El Ejecutivo necesita unos $1,300 millones para cubrir obligaciones aún pendientes del año pasado, y buscará al menos $550 millones en emisiones de bonos en el mercado internacional.

El Banco Mundial prefiere que sea el Fondo Monetario Internacional (FMI) el que lidere el programa de ajuste que el país necesita. “Es muy importante estructurar un acuerdo en torno de un programa con el Fondo Monetario Internacional, así se garantiza que no sean únicamente acuerdos basados en palabras y vacíos, sino que se está poniendo a una institución que tiene la experiencia, la independencia y la capacidad para salir adelante con estos programas”, explicó López.

Si El Salvador entrara en una suspensión de pagos, agregó, las agencias de crédito volverían a bajar la calificación del país, que actualmente está catalogada como “bono basura” o una inversión de alto riesgo. Esto dificultaría aún más que el Gobierno encuentre financiamiento, y lo que ahora es un problema de liquidez se convertiría en crisis de solvencia.

“Una crisis de solvencia al final se va a traducir en una crisis económica importante, afectando el empleo y el poder adquisitivo. Los que más van a sufrir eso son las capas más vulnerables, que normalmente tienen muy pocas posibilidades de cubrirse contra los riesgos de ese tipo de eventos”, dijo.

El FMI propuso, en julio del año pasado, que El Salvador hiciera un ajuste fiscal de alrededor de $700 millones, o un 3 % del Producto Interno Bruto (PIB), con una mezcla de medidas de reducción del gasto público y otras para que aumente el ingreso.

En la parte del gasto propusieron, por ejemplo, frenar las contrataciones de empleados públicos y congelar los salarios. Por la parte del ingreso, una de las medidas más polémicas es la del IVA, para que pase del 13 % actual a 15 %.

López dice que las medidas del ajuste tendrán, inevitablemente, un impacto negativo sobre la población, pero que las consecuencias de no hacerlo serían peores.

El Salvador tiene un déficit que ronda el 3 % del PIB, mientras que la deuda equivale a un 63 % de este. López señala que no es una situación “dramática” y que puede resolverse, pero que si se deja crecer, se llegará a una recesión económica que golpeará a los más pobres.

El Banco Mundial dice que si se logra un acuerdo y el país se adhiere a un programa con el FMI, apoyarán al país en dos vías: fondos para financiar el déficit y un programa para llevar fondos a las alcaldías. “Si hoy El Salvador va al mercado a colocar bonos, podría colocarlos a 10 años y con intereses en torno del 8 %. El Banco Mundial les estaría prestando a 33 años y en torno al 2 %. La diferencia de estos costes produciría ahorros que se pueden dedicar a programas sociales, a educación, a salud, y que claramente pueden apoyar a la población”, afirmó.

Tags:

  • banco mundial
  • crisis fiscal
  • dialogo
  • arena
  • fmln
  • prestamos
  • fmi
  • deuda publica
  • deficit fiscal
  • humberto lopez

Lee también

Comentarios

Newsletter