Instituto de pensiones nacerá con deuda de $10,000 millones

La reforma permitirá que el INP tenga un balance financiero durante 14 años y a partir de 2035 los aportes del sector laboral ya no serán suficientes para entregar las pensiones.
Enlace copiado
Costo.  Los cálculos de cuánto costará el pago de las pensiones en el largo plazo son resultado de varios estudios y proyecciones que han hecho las autoridades con ayuda de expertos.

Costo. Los cálculos de cuánto costará el pago de las pensiones en el largo plazo son resultado de varios estudios y proyecciones que han hecho las autoridades con ayuda de expertos.

Instituto de pensiones nacerá con deuda de   $10,000 millones

Instituto de pensiones nacerá con deuda de $10,000 millones

Enlace copiado
El sistema mixto de pensiones que propone instalar el Gobierno heredará la mayor parte de los compromisos que tiene el Estado para pagarle a los trabajadores. Los cálculos oficiales indican que el sistema mixto enfrentará obligaciones de $21,936.27 millones, con todos los cambios que desean aplicar, y todo este dinero dejaría de pagarse en más o menos 100 años.

El proyecto de ley que preparó el Ejecutivo para convertir el sistema de pensiones en uno mixto incluye la creación de un Instituto Nacional de Pensiones (INP). Este sería el complemento de las AFP dentro de la propuesta del Gobierno. Su función será recibir las cotizaciones de los trabajadores, es decir, los descuentos de los salarios más la parte que le corresponde dar al empleador. Con ese dinero que percibirá todos los meses, el INP creará un solo fondo, que después repartirá entre las pensiones de los trabajadores ya jubilados, lesionados de por vida o las que reciben los familiares y viudos. Por eso se llama fondo común de reparto, porque todos aportan y después todos reciben el beneficio. De igual manera, el INP es el corazón del pilar de reparto dentro de los planteamientos que hace el Ejecutivo para la reforma.

Pero uno de los problemas que no logra corregir esta reforma en particular es el desfinanciamiento. El Estado no tiene los recursos suficientes para responder a todos los extrabajadores que clausuran su vida laboral. El INP, por ejemplo, iniciará operaciones con una carga de $10,367.86 millones, que son parte de los $21,936.27 millones que ya se mencionaron al principio para todo el sistema mixto.

Estos $10,367.86 es dinero que el INP tendrá que conseguir en el transcurso de 100 años para responder a los cotizantes. Las proyecciones del Gobierno indican que la reforma permitirá que el INP tenga un balance financiero durante 14 años y a partir de 2035 los aportes del sector laboral ya no serán suficientes para entregar las pensiones. Así que con el sistema mixto regresará el mismo problema que enfrentan las finanzas públicas ahora, pero con la salvedad que el fisco gana tiempo para actuar y reducir la deuda temporalmente.

Por ejemplo, si la reforma comenzara a funcionar este año, el régimen de reparto cerraría con un excedente de $326.67 millones. Sus ingresos serían de $427.75 millones, frente a unos gastos estimados en $101.07 millones. A partir de 2035, comienza a ocurrir lo contrario. El instituto nuevo recibirá $607.99 millones y tendrá que gastar $749.5, así que el desbalance financiero ese año será $141.51. Hacia el año 2060, el pilar de reparto enfrentará un desbalance financiero estimado en $1,225.42 millones.

Carlos Cáceres, titular del MH, mencionó en una entrevista con Canal 12 que el INP sería una “caja previsional”, porque solo recibirá y transferirá dinero. Las AFP estarán contratadas para “asignar los recursos donde corresponda”, explicó.

Cualquier desfinanciamiento adicional que surja en los próximos años en materia de pensiones tendrá que atenderse con deuda pública, según el director de Política Fiscal del MH, Nelson Fuentes.

Tanto Lorena Peña, presidenta de la Asamblea Legislativa, como el mismo Cáceres han señalado que la propuesta que ha presentado el Gobierno requerirá más ajustes en un plazo no mayor a 15 años. También han dicho la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) y la Asociación de Administradoras de Fondos (ASAFONDOS) que la reforma trae un alivio fiscal de corto plazo, sin resolver otras deficiencias más profundas.

Cómo aplicarán el cambio

Los artículos 232-T y 232-U de la reforma explican de dónde saldrán los recursos para levantar al INP y echarlo a andar.

Desde 2006, las AFP están obligadas por ley a invertir en deuda del Gobierno, es decir, en papeles o instrumentos financieros que después se cambian por dinero. Unos $80 de cada $100 de los ahorros de los trabajadores que las AFP cuidan están invertidos en esos papeles.

La reforma plantea que para financiar al nuevo instituto tendrán que pasar al menos $4,000 millones desde los ahorros de los trabajadores al pilar de reparto, con lo que pasan a ser propiedad del Estado y no de los cotizantes. Pero las AFP lo que tienen son más que todo papeles, por las inversiones que están obligadas a desarrollar. El decreto no aclara con detalle con qué tipo de instrumentos financieros pasarán los $4,000 millones al INP.

Tags:

  • pensiones
  • reforma
  • deuda
  • mora previsional
  • deficit previsional
  • deficit actuarial
  • inp
  • afp

Lee también

Comentarios

Newsletter