Intervienen bases en licitación para compra de radar

El presidente de CEPA, Nelson Vanegas, y el gerente general, Emérito Velásquez, solicitaron cambios a los términos de referencia del concurso durante su preparación. Empresas pidieron más plazo para ofertar.
Enlace copiado
Suprimen literal.  Entre los cambios a las bases, se eliminó el “factor de mejora, al menos 63 dB” una especificación técnica que estaba en el documento inicial. El centro de control radar y el radar, aunque separados se consideran un solo sistema.

Suprimen literal. Entre los cambios a las bases, se eliminó el “factor de mejora, al menos 63 dB” una especificación técnica que estaba en el documento inicial. El centro de control radar y el radar, aunque separados se consideran un solo sistema.

Los aspectos que se incluyeron.  Entre los cambios está el incluir en las bases un cable eléctrico principal que alimenta el centro de control. El radar del aeropuerto tiene su propia fuente de energía. El anterior era antiguo y había vencido su vida útil.

Los aspectos que se incluyeron. Entre los cambios está el incluir en las bases un cable eléctrico principal que alimenta el centro de control. El radar del aeropuerto tiene su propia fuente de energía. El anterior era antiguo y había vencido su vida útil.

Radar.  El mecanismo para licitar la compra del sistema de radar para el aeropuerto internacional ha estado rodeado de irregularidades.

Radar. El mecanismo para licitar la compra del sistema de radar para el aeropuerto internacional ha estado rodeado de irregularidades.

Nuevo equipo.  En 2012, CEPA compró un centro de control radar desde donde los controladores aéreos reciben los datos de los radares.

Nuevo equipo. En 2012, CEPA compró un centro de control radar desde donde los controladores aéreos reciben los datos de los radares.

Intervienen bases en licitación para compra de radar

Intervienen bases en licitación para compra de radar

Enlace copiado
La licitación para la compra del nuevo sistema de radares del Aeropuerto Internacional de El Salvador Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez (AIES-MOARG) estuvo rodeado de varios hechos durante la etapa de preparación de las bases, las inquietudes de las empresas interesadas en participar y un viaje que no estaba contemplado en las bases del concurso, según varios documentos del caso a los que tuvo acceso LA PRENSA GRÁFICA.

La invitación a licitar para el suministro e instalación de la cabeza radar (radar primario y secundario) fue publicada en junio de 2014, como parte de los proyectos del programa de modernización y gestión de los activos estratégicos de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), ejecutado por la autónoma y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Días antes de su publicación, se incorporaron algunos cambios al documento presentados por Nelson Vanegas, director propietario de la junta directiva de CEPA en esa época, y su suplente, Emérito Velásquez, según copia de una comunicación interna de la entidad. Vanegas es desde el 1.º de junio de 2014 presidente de CEPA, y Velásquez ocupa la posición de gerente general y gerente interno de puerto de La Unión. En una de las modificaciones se pidió, por ejemplo, eliminar de la sección de especificaciones técnicas el “factor de mejora, al menos 63 dB”; en otra, que el licitante suministrara con su oferta un plan preliminar del proyecto que incluyera capacitación en fábrica, pruebas de aceptación en fábrica, instalación y capacitación en sitio, entre otros puntos.

“Se aclara que esto es un tema técnico, donde la administración superior no realiza solicitudes de cambio, esto lo miran directamente los técnicos. Asimismo, el esquema de Naciones Unidas no permite este tipo acciones”, fue la respuesta que envió el presidente de CEPA, por medio de correo electrónico, ante una solicitud de entrevista para abordar el caso.

“Todos los procesos licitados en el marco del proyecto con CEPA se ejecutan bajo normativa de Naciones Unidas. Las especificaciones técnicas se elaboran a partir del trabajo conjunto de equipos conformados por funcionarios y funcionarias nacionales y personal de Naciones Unidas. Las bases de licitación quedan firmes hasta el momento de su publicación”, respondió vía electrónica el PNUD consultado al respecto.

Una vez que la licitación estaba abierta, empresas interesadas en participar se comunicaron con la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) –a cargo de la licitación– para pedir que se extendiera el plazo de presentación de ofertas hasta el 29 de agosto de 2014. “Consideramos que si CEPA desea recibir ofertas serias y calificadas de fabricantes de primer orden mundial, UNOPS debe de dar plazos realistas para la preparación de las mismas. El plazo actual es imposible de cumplir para fabricantes que no hayan tenido información detallada previa a la publicación”, fue una de las consultas publicadas en el portal de UNOPS.

Dicha agencia extendió en dos ocasiones el plazo para recibir ofertas, y fijó el 8 de agosto de 2014 como plazo definitivo. La fecha original era el 3 de julio de 2014. La licitación se adjudicó a la empresa Indra en octubre de ese mismo año, la cual fue la única en ofertar. Indra fue la empresa responsable de instalar el centro de control radar que adquirió CEPA y COCESNA en 2012.

La licitación del radar se llevó a cabo bajo el marco de Naciones Unidas. Sin embargo, en el capítulo V sobre condiciones especiales del contrato de las referidas bases, dice con respecto a las leyes aplicables que “exclusivamente para fines de ejecución de los servicios, el contratista deberá cumplir con todas obligaciones derivadas de las leyes locales”, es decir la Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (LACAP).

Lo que de acuerdo con una fuente del ámbito jurídico remite al artículo 82 bis de la LACAP, que se refiere a la administración de contratos. Volver a la ley local en este apartado implicaba nombrar un administrador de contrato como contempla la contratación pública al momento de planificar una compra, para luego contratar y ejecutar, consideró. De acuerdo con la normativa, el administrador del contrato se nombra desde que se presenta el requerimiento para acompañar todo el desarrollo del proceso.

En derecho se dice que una ley no se puede aplicar de manera parcial. Debido a que el administrador del contrato acompañaba el proceso desde el inicio, es él quién tenía que haber pedido las modificaciones a las bases de licitación y no los directores, según dicta la normativa local.

El viaje que la junta directiva aprobó a Vanegas y Velásquez no figuraba en las bases de licitación del concurso, sino únicamente incluía la capacitación de técnicos de CEPA en la sede de la empresa en España.

Lee también

Comentarios

Newsletter