Jóvenes becados logran trabajar en sus áreas

La Fundación Poma y FEPADE han trabajado en conjunto para facilitar estudios a 952 estudiantes con notable desempeño.
Enlace copiado
Entusiasmo.  Los jóvenes beneficiados con las becas de Fundación Poma y FEPADE mostraron optimismo por el nuevo reto.

Entusiasmo. Los jóvenes beneficiados con las becas de Fundación Poma y FEPADE mostraron optimismo por el nuevo reto.

Dedicación.  Contar con una beca implica mantener un nivel de notas y de desempeño que requiere un constante esfuerzo de los jóvenes.

Dedicación. Contar con una beca implica mantener un nivel de notas y de desempeño que requiere un constante esfuerzo de los jóvenes.

Jóvenes becados logran trabajar en sus áreas

Jóvenes becados logran trabajar en sus áreas

Enlace copiado
Ocho de cada 10 jóvenes de Becas al Talento ha encontrado trabajo y alrededor de tres cuartos del total está ubicado en la actividad para la que estudiaron, según datos de la Fundación Poma, la organización que provee los fondos para estos muchachos.

Este año, la Fundación Poma seleccionó a 91 estudiantes más para que continúen con sus estudios superiores; de ellos, 54 son para opción técnico y el resto para otros estudios universitarios. Con este grupo llegan a las 952 becas en 11 años.

La Fundación Empresarial para el Desarrollo (FEPADE) es el apoyo con el que cuentan para la administración de los fondos y la selección de beneficiados.

Ricardo Poma, presidente de la Fundación Poma, explicó que los beneficiarios son estudiantes con alto desempeño, con deseos de superación y que además no tengan los recursos monetarios para poder pagarse los estudios después del bachillerato.

Por su parte Alejandro Poma, director de la Fundación Poma, explicó que “los interesados en Becas al Talento pueden recurrir a FEPADE” y ahí está un comité de selecciones que decide al final quién obtendrá este apoyo durante sus estudios. “Aunque la mayoría de becas las damos a personas fuera de Grupo Poma, siempre hacemos esa promoción de las becas adentro del grupo”, dijo el director de la fundación.

En el transcurso de 11 años han provisto los recursos necesarios para 860 becas; entre ellas, 702 son técnicas, más el resto que son universitarias.

De acuerdo con el seguimiento que FEPADE hace de los jóvenes beneficiados, ocho de cada 10 de ellos ha encontrado empleo y el 73% está destacado en la actividad para la que estudió. La amplia mayoría proviene de hogares donde la madre es la jefa del hogar.

Aurora Rodríguez es uno de esos retratos. Ella comenzó su beca para estudiar informática hace seis años y ahora es analista en una empresa especializada en esta área. Rodríguez relató que su anhelo era ayudar a su madre y a su hermano. “Hagan el esfuerzo, desvélense”, dijo Rodríguez a los 91 estudiantes que recibieron ayer su beca. “Su vida va a cambiar”, agregó la profesional.

Por su parte Jónathan Hernández, quien comenzará sus estudios, dijo que “las palabras pueden expresar gratitud, pero es importante expresarlo... Basta de ser espectadores. El cambio debe comenzar en cada uno de nosotros”.

El mensaje de Ricardo Poma para estos muchachos fue que continúen haciendo el esfuerzo por la excelencia. “Los insto a que se pongan metas altas. La vida ha comprobado que, cuando nos ponemos metas grandes, son mejores los resultados”, dijo Poma.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter