Lo más visto

Más de Economía

Jubilados piden mejorar sus pensiones

Además de tener un sistema sanitario universal mínimo, Tailandia es uno de los países en los que las pensiones benefician a más personas.
Enlace copiado
Jubilados piden mejorar sus pensiones

Jubilados piden mejorar sus pensiones

Jubilados piden mejorar sus pensiones

Jubilados piden mejorar sus pensiones

Necesidad.   Un 38 % de los tailandeses mayores de 60 años continúa trabajando, una cifra similar a la de Vietnam, debido a que sus pensiones no les dan una vida digna.

Necesidad. Un 38 % de los tailandeses mayores de 60 años continúa trabajando, una cifra similar a la de Vietnam, debido a que sus pensiones no les dan una vida digna.

Enlace copiado
Tailandia, uno de los destinos favoritos para los jubilados occidentales por sus playas y vida fácil, no es un lugar tan amable para muchos tailandeses, quienes no tienen más remedio que trabajar durante la vejez ante las bajas pensiones que reciben cuando termina su vida laboral.

“Tengo 71 años y recibo una pensión de 600 bat ($17) al mes. La situación es muy difícil”, explica a Efe la tailandesa Nuannoi Noo-gnern, que regenta un puesto de postres caseros en el mercado de Prakanong en Bangkok. Ella tiene a su cargo cuatro nietos que quedaron huérfanos de padre.

La anciana acude al mercado 20 días al mes, cuando su salud se lo permite, y gana entre 200 y 400 bat (entre $5.8 y $11.6) diarios.

Según Help Age International, un 38 % de los tailandeses mayores de 60 años continúa trabajando, una cifra similar a la de Vietnam y algo menor que en países como Bangladesh (39 %), Filipinas (43 %) o Nepal (66 %).

Además de tener un sistema sanitario universal mínimo, Tailandia es uno de los países en los que las pensiones benefician a más personas, el 91 % de la población. No obstante, el 85 % de estas pensiones son no contributivas y ascienden como máximo a 1,000 bats (unos $29) mensuales, mientras que un 6 % son planes de jubilación para los funcionarios.

Así, muchos tailandeses como Sanan Um-songkram, de 64 años, continúan trabajando mientras su salud lo permita para complementar el dinero de la pensión.

“Voy a seguir trabajando hasta que no pueda (por la salud) porque esto es mi profesión”, asevera Sanan sentado en su puesto de fruta en el mercado de Prakanong.
 

Lee también

Comentarios