Lo más visto

La agroindustria azucarera: transformación productiva en el sector agroindustrial

El 2 de diciembre, en la ciudad de Londres, Inglaterra, asumí la presidencia del Consejo de la Organización Internacional (OIA).
Enlace copiado
La agroindustria azucarera: transformación productiva en el sector agroindustrial

La agroindustria azucarera: transformación productiva en el sector agroindustrial

Enlace copiado
Este nombramiento, que tuvo lugar en el marco de la 50.ª reunión del consejo, supone un reconocimiento al país por los avances logrados en la agroindustria azucarera en temas tan importantes como la fortificación del azúcar con vitamina A, la erradicación del trabajo infantil, la implementación de buenas prácticas agrícolas en el cultivo de la caña y la buena relación obrero-patronal, que es un ejemplo para muchas industrias a escala mundial.

El OIA es parte del sistema de Naciones Unidas y es el único organismo intergubernamental dedicado a mejorar las condiciones del mercado del azúcar a escala mundial, a través del debate, análisis, los estudios, seminarios, las capacitaciones y conferencias. Reúne a representantes de 87 países que en su conjunto representan el 87 % de la producción, el 68 % del consumo y el 92 % de las exportaciones totales de este producto.

El Salvador es miembro de esta organización desde su creación en 1992, y desde entonces ha mantenido una activa participación que hoy se reconoce con la presidencia del consejo, siendo la primera vez que tan importante cargo es ejercido por un representante de El Salvador.

En el ejercicio de la presidencia, nuestro país tendrá la responsabilidad de organizar la sesión de medio año en junio de 2017, oportunidad que se utilizará para presentar al mundo el desarrollo que ha tenido el sector en 15 años de contar con un marco regulatorio y de gobernanza que ya es utilizado como referencia a escala internacional.

También deberá conducir importantes estudios relacionados con la sostenibilidad del cultivo de la caña frente al cambio climático y el impacto del uso de sustitutos del azúcar en los mercados de consumo. Además, durante esta presidencia, se revisarán por primera vez los estatutos de fundación del OIA para adecuarlos a las nuevas tendencias y realidades del mercado azucarero.

La agroindustria azucarera en El Salvador es una de las más importantes de la economía. Representa el 2.7 % del Producto Interno Bruto, aporta el 4 % de las exportaciones totales, genera más de 200,000 empleos entre directos e indirectos y contribuye con el 2.6 % de la recaudación fiscal.

Esta agroindustria es el único sector productivo que cuenta con su propio marco legal e institucional que vela por las relaciones entre todos los actores de la cadena en la búsqueda permanente de mayor eficiencia, equidad y sostenibilidad. Es también una actividad económica con características muy democráticas, ya que por ley distribuye los ingresos netos generados por la venta del azúcar en un 54.5 % para los productores y un 44.5 % para las centrales azucareras.

Esta distribución, que está vigente desde la aprobación de la ley en 1991, se encuentra actualmente en revisión a partir de un estudio técnico que tiene como objetivo analizar toda la cadena productiva de la agroindustria azucarera a fin de determinar la mejor distribución de los ingresos entre productores y centrales azucareras de forma que se garantice la rentabilidad, eficiencia y sostenibilidad de todos los participantes de la agroindustria.

Es la primera vez que se realiza un estudio de estas características, y para ello hemos obtenido el apoyo de la FAO y del OIA para que con su experiencia, conocimiento e imparcialidad colaboren con nosotros en esta importante tarea. Los resultados de este estudio serán compartidos en el seno del OIA, por lo que nuestra agroindustria seguirá siendo un modelo y una referencia internacional.

Las perspectivas para los próximos años son alentadoras. El mercado ha entrado en un ciclo de buenos precios que se estiman durarán hasta 2018. Las condiciones están dadas para seguir consolidando esta agroindustria, con una visión inclusiva y de sostenibilidad para el largo plazo.

Unámonos para crecer.

Lee también

Comentarios