La central nuclear más antigua será cerrada

La central de Santa María de Garoña será cerrada por su poco impacto en el sistema eléctrico.
Enlace copiado
Enlace copiado
El Gobierno español decidió que la central nuclear más antigua del país, que permanece parada desde 2012, no vuelva a funcionar debido al escaso impacto que tiene en el sistema eléctrico nacional y las incertidumbres políticas y económicas sobre las inversiones que necesitaría para seguir activa.

En rueda de prensa, el ministro español de Energía, Álvaro Nadal, anunció que la orden ministerial que denegará la renovación de la autorización se firmará “inmediatamente”.

La central de Santa María de Garoña, ubicada en la provincia norteña de Burgos y que consta de un reactor, comenzó operar en 1970 y su cierre ha sido uno de los símbolos de la lucha de las organizaciones antinucleares españolas.

También existe una “clara oposición política” de la mayoría de los partidos parlamentarios a que sea reactivada, constató Nadal.

En febrero pasado, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) español (órgano consultivo) aprobó el dictamen favorable a reabrir la central siempre y cuando la empresa que la gestionara cumpliera con las inversiones en seguridad exigidas.

Esta instalación es propiedad de Nuclenor, participada al 50 % por las empresas eléctricas Endesa e Iberdrola.

Endesa aseguró ayer que respeta y asume la decisión del Gobierno de Mariano Rajoy de no autorizar que vuelva a funcionar y ejecutará todas las operaciones para el desmantelamiento.

En septiembre de 2012, Nuclenor optó por no solicitar la prórroga de funcionamiento hasta 2019 por motivos económicos: las elevadas inversiones para seguir operando y los nuevos impuestos para el combustible gastado. La central se desconectó de la red eléctrica en diciembre.

Lee también

Comentarios

Newsletter