La cuarta parte de los jóvenes del país no estudia ni trabaja

Los llamados “nini” son un desafío para las políticas públicas, indicó un estudio de la Fundación Dr. Guillermo Manuel Ungo.
Enlace copiado
Por necesidad.  Los “nini” salvadoreños son, en su mayoría, jóvenes que no han tenido oportunidad de estudiar por falta de recursos. Sin educación, se les dificulta encontrar un empleo.

Por necesidad. Los “nini” salvadoreños son, en su mayoría, jóvenes que no han tenido oportunidad de estudiar por falta de recursos. Sin educación, se les dificulta encontrar un empleo.

La cuarta parte de los jóvenes del país no estudia ni trabaja

La cuarta parte de los jóvenes del país no estudia ni trabaja

Enlace copiado
Un 26 % de los jóvenes salvadoreños entre las edades de 16 y 29 años no trabaja ni estudia, según datos presentados en un estudio de la Fundación Dr. Guillermo Manuel Ungo (FUNDAUNGO). El documento plantea que esta proporción de la población constituida por los denominados “nini” representa un desafío para las políticas públicas, para que no se desaproveche su potencial productivo ni se limite su desarrollo humano.

El estudio, titulado “Los jóvenes nini en El Salvador”, recoge datos de la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples realizada por la Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC), dependencia del Ministerio de Economía, y realiza una segmentación de la población según edades, estudios y ocupación.

La investigación fue presentada por el director ejecutivo de la institución, Ricardo Córdova. Los autores son Francisco Bolaños Cámbara y María Elena Rivera, del Programa de Estudios sobre Políticas Públicas de FUNDAUNGO.

Uno de los principales hallazgos de esta es que el porcentaje de jóvenes que forman parte de la Población Económicamente Inactiva (PEI) no está fuera del sistema educativo, de talleres de formación de alguna actividad productiva por decisión propia, sino que tiene que ver con escasos recursos económicos y falta de oportunidades.

“En El Salvador existe una brecha importante en términos de cobertura de los niveles de educación media y superior, a diferencia de la educación básica, cuya cobertura supera el 90 %”, indica el documento. En 2011 la tasa neta de cobertura de educación básica fue de 93.7 %, la cobertura de educación media fue considerablemente inferior con 35.4 %, y en 2012 solo el 13.2 % de las personas entre 19 y 24 años asistía a educación superior (universitaria o no universitaria).

Desigualdad de género

Otro dato relevante que arrojó este estudio es que la proporción de jóvenes que no estudian ni trabajan es mayor entre las mujeres que entre los hombres: ocho de cada 10 “nini” son mujeres.

Las razones tienen que ver con desigualdad de género, pautas culturales y discriminación. “Una proporción de jóvenes, especialmente mujeres, podría encontrarse fuera del sistema educativo y del mercado laboral debido a la realización de labores domésticas o de cuidado de familiares, ya sea por elección propia, por necesidad debido a deficientes políticas de cuidado, así como por patrones culturales que obligan a las mujeres a asumir las tareas reproductivas”, señala el informe.

Según los datos de la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples de 2012, el 55.6 % de los hombres entre 16 y 29 años se dedica exclusivamente a trabajar, mientras que, entre las mujeres, el 32.1 %. “Estos datos muestran que existe una brecha importante entre hombres y mujeres en términos de participación en el mercado laboral”, afirman los autores.

De la misma forma, influye el lugar en el que viven los jóvenes. Mientras que dos de cada 10 jóvenes de la zona urbana son “nini”, en la zona rural la proporción aumenta a tres de cada 10.

Este grupo de jóvenes no se encuentra formando ni acumulando capacidades para la vida laboral y tampoco cuenta con un trabajo remunerado que le permita desarrollar todo su potencial productivo.

Tags:

  • nini
  • jovenes
  • empleo
  • educacion
  • estudios
  • genero
  • oportunidades
  • desarrollo

Lee también

Comentarios

Newsletter