Lo más visto

La educación está correlacionada con el crecimiento ”

A 20 años de la creación de la Escuela Superior de Economía y Negocios, Ricardo Poma asegura que la educación ha sido la clave para los países que se han superado.
Enlace copiado
Enlace copiado
Ricardo Poma es uno de los empresarios más importantes y reconocidos del país. Es la cabeza del Grupo Poma, que aglutina negocios como el inmobiliario y el hotelero, pero fue también el fundador, hace 20 años, de la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN), y funge actualmente como rector de la misma.

Con motivo de la celebración del aniversario de este centro de educación superario, Poma conversó con LA PRENSA GRÁFICA sobre cómo surgió la idea de fundar esta universidad, y de la importancia de apostarle a la educación para lograr el desarollo de los países.

La Escuela nace en 1993, justo después del conflicto y en un momento en el que la reconstrucción permitió tener altos niveles de crecimiento económico. ¿Cómo surge el proyecto de crear la ESEN?

El proyecto surge de la conversación que tuve con un amigo, que me preguntó si yo alguna vez había pensado en fundar una universidad, me dejó la inquietud y estuve pensando que sí era importante fundar una institución académica que viniera a formar futuros líderes para El Salvador y para Centroamérica, y sobre todo pensamos que queríamos que esta institución tuviera un alto nivel académico, aspirar a a la excelencia académica por un lado, y por el otro, que pudiéramos darle oportunidades a todos los alumnos que tuvieran la capacidad para hacerle frente a un currículum exigente, y que tuvieran los deseos de superación para lograrlo, aunque no tuvieran los medios económicos. Establecimos como misión formar futuros líderes, y como objetivos la excelencia académica al más alto nivel, y lo que llamamos oportunidad para todos. Creímos que era muy importante para el desarrollo económico y social del país y para tener un crecimiento sostenible en el tiempo, porque estamos convencidos que los países que han crecido en el mundo son aquellos que le han apostado a la educación, y sobre todo en el área de la educación superior, donde creo que la empresa privada puede aportar más. Nos pareció que era una coyuntura importante para crear una institución de excelencia.

En estos 20 años, y tomando en cuenta cómo han cambiado las condiciones del país en este tiempo, ¿cree que se han cumplido esta misión y estos objetivos?

Desde el punto de vista de ESEN sí creo que hemos logrado cumplir con la misión, hemos ya graduado 1,326 profesionales en 15 promociones de Economía y Negocios, y a seis promociones de Ciencias Jurídicas, y ahora en enero se gradúa la primera promoción de Ingeniería de Negocios, tenemos tres carreras. Creo que en el mercado laboral, en las empresas donde trabajan estos jóvenes, hemos visto el grado de éxito, aprecio y lo que están logrando estos profesionales que han salido de ESEN, y eso es motivo de sano orgullo. Sí están logrando un impacto y sí están apoyando el crecimiento del país, ha habido razones externas en estos 20 años, que no han permitido que el crecimiento sea más acelerado. Hemos tenido un nivel de crecimiento económico bastante bajo y especialmente en estos últimos cuatro años, en este último gobierno, en el que el crecimiento ha rondado el 1.5 %, y ese ciertamente no es un crecimiento que nos permite la superación de la pobreza, ni cumplir con los parámetros de desarrollo humano que quisiéramos tener aquí en el país.

Como institución, ¿qué obstáculos han debido superar en estos 20 años?

Más que obstáculos, lo que hemos tenido en estos 20 años son retos, el reto inicial era formar ese grupo de profesores de excelencia, que son el corazón de toda universidad, pero poco a poco lo hemos ido formando. En este momento tenemos más de 30 profesores a tiempo completo en el país, y es un grupo de personas de muy alto nivel, casi todos con maestrías y doctorados. Después, el reto era atraer a los mejores alumnos también. Hemos salido a todos los rincones del país a buscar esos jóvenes talentos, para traerlos a a ESEN, y hemos buscado en las escuelas, en los colegios, en los institutos nacionales, porque hasta ahora, en estos 20 años, nunca le hemos dicho no a ningún alumno por razones económicas. Más de dos terceras partes de los alumnos tienen o becas o apoyo financiero a través de préstamos y otros mecanismos. Hacemos un estudio socioeconómico caso por caso, para ver cuánto necesitan para pagar la colegiatura, y aún más que la colegiatura, muchas veces en casos de personas que sus recursos son muy escasos, los apoyamos con sus gastos personales.

¿Han encontrado retos en la parte de la preparación de sus alumnos por el tema de la calidad educativa? En El Salvador la inversión en educación es aún baja con respecto a otras áreas del presupuesto, y esto se evidencia, por ejemplo, en bajos resultados en la PAES.

Hemos tenido ese problema, por ejemplo en los institutos nacionales, que sí notamos que en muchos de ellos la preparación de los alumnos es menos fuerte que en los colegios privados, y para subsanar eso, como sabemos que muchos de estos alumnos son muy capaces y muy inteligentes, les damos cursos propedéuticos o los apoyamos, en el primer año sobre todo, para que se pongan a la par de alumnos que han tenido una mejor preparación. Es un problema que tenemos con la educación en general en el país y debido a eso hace poco le pedimos a seis catedráticos de ESEN, que hiciéramos un estudio a fondo sobre la educación. Se llamó “Educación: generando oportunidades”, hicimos un diagnóstico de la situación actual e hicimos propuestas bien concretas, con una proyección de números, de costos, gastos e inversión, y lo presentamos ante la sociedad salvadoreña e invitamos a los candidatos de todos los partidos. Allí hicimos un diagnóstico y sí vemos bastantes deficiencias. La educación tiene una correlación directa con el crecimiento económico, y lo hemos visto en otros países como Singapur, Corea del Sur, y Finlandia, donde ha habido una política de Estado de educar a los niños desde la preparvularia, hasta la educación superior, y con eso y una visión de mediano y largo plazo han podido dar un cambio casi exponencial en su crecimiento. Singapur, en los 70, tenía un PIB per cápita menor al de El Salvador, y ahora tiene el cuarto PIB per cápita más alto del mundo, país de $700 de PIB per cápita, a $54,000, en menos de 40 años. Sería algo muy bueno que lo pudiéramos lograr nosotros en el futuro.

Usted hablaba al principio del papel que debe tener el sector privado en el tema de la educación en el país. ¿Qué tanto se está involucrando la empresa privada en la mejora de la educación superior en el país? ¿Cree que se puede hacer más?

Yo creo que siempre se puede hacer más, pero la empresa privada de El Salvador está bastante activa en eso. Nosotros hemos participado mucho en esto a través de varias iniciativas, y un director de ESEN que es miembro del comité ejecutivo, Ricardo Sagrera, ha sido el promotor del programa Supérate, que es un ejemplo de lo que se puede hacer para darles una oportunidad a jóvenes que todavía están sacando el bachillerato. Hay muchas otras iniciativas, tanto de educación como de capacitación. Yo creo que una cosa que puede hacer la empresa privada y que lo estamos haciendo nosotros a través de la Fundación Poma, es dar becas. Nosotros tenemos un fondo de becas, más de 500 becas ya otorgadas, no solo universitarias sino que también algunas técnicas, por ejemplo, para el ITCA, donde tenemos becarios, y en muchas universidades tenemos becarios. La beca es un mecanismo muy positivo con el que el alumno escoge qué es lo que quiere estudiar, cuál es la carrera que quiere y a dónde quiere estudiar. Por ejemplo, las becas que damos en Fundación Poma no son necesariamente para ESEN, aunque sí becamos a alumnos que vienen aquí, pero creo que es una forma excelente con la que las empresas pueden apoyar a personas que si no tuvieran una beca difícilmente podrían lograr sus sueños y sus metas.

Están celebrando sus primeros 20 años, ¿qué proyectos tiene la ESEN a futuro?

Seguir adelante con entusiasmo, nos sentimos muy satisfechos de haberlo logrado hasta ahora y vamos a seguir analizando posibilidades de nuevas carreras hacia el futuro, pero siempre manteniéndonos en el área de pregrado, un 35 % de los alumnos que se han graduado de aquí han sacado maestrías y doctorados en otras universidades, entre ellas algunas de las mejores del mundo como Harvard, Oxford e INCAE, y eso nos satisface mucho. Tenemos 28 alumnos que se acaban de graduar y también van a sacar posgrados. Nosotros queríamos llenar un vacío y en ese sentido no quisiéramos entrar a estudios de posgrado porque hay muchas universidades que le pueden ofrecer esto a nuestros alumnos. Esperamos seguir haciendo lo que hacemos, seguir subiendo la barra, siendo más eficientes, para que la mayor parte de los alumnos que admitimos logren graduarse. Seguiremos dando el apoyo necesario a todo alumno que entre.

¿Cuál ha sido la experiencia que han tenido con los alumnos que reciben becas y otros apoyos económicos para estudiar en ESEN, principalmente con aquellos de más bajos recursos económicos?

Esta experiencia ha sido excelente, porque a parte de los conocimientos que se imparten en las materias, es un ambiente donde se genera una mística universitaria, se les da herramientas y valores en las áreas de ética y moral, hay una integración total y un sentimiento de pertenencia, una camaradería especial, hemos logrado crear una comunidad económica y social en ESEN, donde los alumnos se sienten muy a gusto. Eso es un gran logro y nos parece que va en línea con lo que quisiéramos lograr en El Salvador, en cierto sentido podría ser un microcosmos del país, porque aquí vienen alumnos de todos los rincones de El Salvador y de todos los segmentos socioeconómicos, y aquí los acogemos y las únicas diferencias que hay ens en las aulas, en lo que pueden lograr y en las calificaciones que puedan tener. Lo que hemos estado haciendo, a mi juicio, es transformando vidas, ampliándoles la mente, subiéndoles la barra, y subiendo también las metas que ellos se imponen a sí mismos. Aquí en ESEN les permitimos soñar, que pueden lograr cualquier cosa si se proponen hacerlo.

Tags:

  • ESEN
  • educación
  • Poma
  • aniversario

Lee también

Comentarios