La importancia del liderazgo femenino

La participación femenina en los negocios da mayores oportunidades, dijo Alexandra Araujo.
Enlace copiado
La importancia del liderazgo femenino

La importancia del liderazgo femenino

Enlace copiado

Luego de que Alexandra Araujo se graduó de estudios universitarios en Administración de Empresas, trabajó durante cinco años en Estados Unidos. Posteriormente, se casó siendo muy joven y tuvo tres hijos. Hasta ese momento, dijo, no había pensado sobre la temática de las pocas mujeres en altos puestos en instituciones.

Sin embargo, a su regreso al país, su integración a la empresa familiar y en la medida que escaló en cargos tuvo más responsabilidades se dio cuenta que cada vez estaba menos rodeada de mujeres.

Araujo, es vicepresidenta de Voces Vitales, miembro de la junta directiva de FEPADE, fundadora de Proyecto País y miembro de la junta directiva de Banco Azul, afirmó que en una sociedad conservadora como la salvadoreña, los roles del hombre y la mujer están claramente definidos: el hombre provee y protege al hogar y la mujer cuida y educa a los hijos.

“El Economista siempre se ha lucido por tocar temas de gran interés y hoy no fue la excepción. Tuvimos tres experiencias espectaculares que al final a uno lo llena”. Álex Menjívar, director ejecutivo de LeBouquet

Al hacerse la pregunta ¿por qué no encontramos a más mujeres en puestos de liderazgo? Araujo explicó que la respuesta es que ese camino de superación profesional es sumamente difícil, cuando no se tiene el apoyo del grupo familiar o de la pareja para las tareas del cuido de los hijos y crecimiento profesional.

De hecho, un estudio del Foro Económico Mundial indica que la brecha internacional de participación de mujeres en política y economía es de 70 % y 58 %, respectivamente, y al ritmo actual se tardará más de 200 años cerrarla.

“La diversidad está totalmente ligada a innovación y crecimiento de las empresas y de los países. Entonces, simplemente no se entiende por qué no hay más mujeres acompañando a los líderes en la toma de decisiones”, expresó.

Para empezar a revertir esa problemática Araujo señaló algunas recomendaciones puntuales: hay que adelantarse a los cambios que demanda la 4.ª Revolución Industrial que se experimenta actualmente. Además de tecnología, ciencia y matemáticas, se necesitan tres habilidades particulares que las mujeres pueden agregar: habilidades sociales, comunicación y colaboración.

Lee también

Comentarios

Newsletter