La inseguridad y el desempleo afectan a los trabajadores del campo

Con la baja producción de café también aumenta el desempleo y el riesgo social en la zona de cultivo.
Enlace copiado
La inseguridad y el desempleo afectan a los trabajadores del campo

La inseguridad y el desempleo afectan a los trabajadores del campo

Enlace copiado
La inseguridad y la violencia social que atraviesa El Salvador han afectado la actividad agrícola en los cafetales, poniendo en riesgo la vida de los trabajadores y frenando la generación de agua en el bosque.

Más de 300 salvadoreños han sido asesinados en diversos puntos del país durante enero, según consignan los datos de la Policía.

Los relatos de los productores y de los técnicos que se desplazan por las fincas indican que en diversos puntos del país los miembros de pandillas condicionan el desplazamiento de los agricultores, al punto de no permitir que lleguen a trabajar personas que residen en otros lugares.

Los productores, al igual que los comerciantes de diversos rubros, son víctimas de extorsiones que deben de pagar para poder trabajar en el cultivo o sacar el café de las fincas para llevarlo a los beneficios.

La inseguridad ha provocado que los productores contraten servicios de seguridad privada, aumentando los costos de producción.

La falta de empleo en el campo es otro factor que se suma a las dificultades con las que conviven las personas en la zona rural, quienes en la época de la alta productividad de café obtenían ingresos económicos por las actividades relacionadas con el cultivo.

Estadísticas

Una investigación que recopiló la Fundación Salvadoreña para la Investigación del Café (PROCAFE) muestra que alrededor de 1992 había 215,310 personas con empleo permanente en la caficultura. Luego, en la cosecha de 2014-2015, la fundación registra 46,258 empleos en el año, una reducción por más de 160,00 empleos en 20 años.

Los motivos por los que han bajado las contrataciones es porque los cafetos dieron menos fruto y también porque hay productores que decidieron abandonar su finca. En otros casos, como se mencionó más arriba, las amenazas de grupos criminales desmotivan a estos jornaleros.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) trabaja en elaborar un plan de atención para los hogares que no tendrán esta fuente de ingresos.

El PMA, en un informe preliminar, concluyó que hay 200,000 personas que requerirán asistencia alimentaria urgente debido a los problemas de producción tanto en café como en maíz y frijol.

Esta misma organización internacional de cooperación desarrolló entrevistas a profundidad con más de 130,000 jornaleros agrícolas. De los que se dedicaban al café, nueve de cada 10 jornaleros perdieron su empleo o trabajó menos horas.

Tags:

  • empleo
  • cafe
  • inseguridad
  • delincuencia
  • procafe
  • pma

Lee también

Comentarios

Newsletter