La próxima cosecha de café mantendría bajo crecimiento

PROCAFE sugiere cuidar más la sombra que reciben los arbustos. Los caficultores temen que si llega un eventual exceso de lluvia pueda volver un brote agresivo de roya hacia inicios del próximo año.
Enlace copiado
Efecto acumulado.  Los arbustos de café no han tenido las condiciones apropiadas para crecer en su tallo y sus hojas, para que broten más frutos.

Efecto acumulado. Los arbustos de café no han tenido las condiciones apropiadas para crecer en su tallo y sus hojas, para que broten más frutos.

Tratamiento.  Los expertos indican que, con el tratamiento adecuado, los productores podrían mantener sus fincas en buen estado. El problema es que no hay financiamiento.

Tratamiento. Los expertos indican que, con el tratamiento adecuado, los productores podrían mantener sus fincas en buen estado. El problema es que no hay financiamiento.

La próxima cosecha de café mantendría bajo crecimiento

La próxima cosecha de café mantendría bajo crecimiento

Enlace copiado
La cosecha de café que cerrará en 2017 mostrará los efectos acumulados de dos años de sequía y altas temperaturas, de acuerdo con las previsiones de la Fundación para Investigaciones de Café (PROCAFE) y según las proyecciones de quienes tienen años dedicados a este cultivo tradicional.

Según las previsiones del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente (MARN), las condiciones propias de “El Niño” continuarán hasta junio próximo, aunque mayo trajo algunas lluvias en diferentes zonas del país. Cuando el cafeto no recibe suficiente humedad crece menos y no tiene fuerza suficiente para sostener el fruto, el cerezo. Entonces bota los más grandes, un problema conocido como purga, y quedan los más pequeños.

“Las condiciones ambientales no van a ser beneficiosas para que la planta tenga un desarrollo normal, ni tampoco para el crecimiento del fruto. El riesgo es que las perspectivas de producción para el próximo ciclo se ven limitadas”, explicó Óscar Ramos, gerente técnico de PROCAFE.

El boletín de recomendaciones técnicas de PROCAFE abarca el período de mayo hasta agosto, que solía ser la temporada esperada de lluvias en la zona del Pacífico, la de El Salvador. “Es en estos meses que una vez finalizada la floración debemos proteger y lograr que los pequeños frutos no se caigan (purga), crezcan lo suficiente para que exista en su interior un buen espacio para el llenado”, detalla el boletín de la fundación. Con el llenado llega también una semilla más grande, que permite sacar más quintales y, en consecuencia, una mejor cosecha.

Así, las medidas que propone la fundación a los cafetaleros están orientadas a mantener la planta con suficientes hojas y a mantener una temperatura fresca. Por ejemplo, con los árboles que dan sombra al cafeto. “Se debe pensar en retrasar lo más posible la poda de sombra. Esto tiene como propósito proteger la floración de falta de humedad en el suelo, de las altas temperaturas que resecan el cafetal y del exceso de radiación solar”, indica el documento.

Lluvias en mayo

Samuel González, cafetalero en la cordillera de El Bálsamo, lamentó que las recientes lluvias hayan llegado después de que las necesitaban. “No tendrá efecto porque fueron muy tardías. Hay demasiado calor y la planta se estresa. El agua se vaporiza muy rápido por las altas temperaturas”, comentó González. El productor advirtió también que, además de la purga, “el grano pesará menos en la corta” como consecuencia de un pobre crecimiento. Para este cafetalero, la aplicación del foliar también tiene un costo que por ahora no todos los productores pueden asumir.

Ramos, de PROCAFE, señaló que estas lluvias estimularán que salgan más flores en los arbustos, pero que si no continúan durante junio, entonces la planta volverá a perder fuerzas para sostener los frutos.

El experto, además, agregó que un cielo nublado y turbio, como el que se ha observado durante las últimas semanas, favorece un ambiente caluroso y a la vez húmedo. Este tipo de condiciones es el escenario perfecto para el crecimiento de plagas como la roya.

Mientras que Marcelino Samayoa, director ejecutivo de ABECAFE, resaltó la importancia de mantener el parque cafetalero sano para alimentar las fuentes naturales de agua en el país. “El mejor antídoto contra la sequía es el café”, enfatizó Samayoa, quien cultiva en la cordillera Apaneca-Ilamatepec. “Este sería el tercer año con bajo rendimiento”, manifestó Samayoa. Para el director de la asociación, hay que continuar los esfuerzos para renovar el parque y sustituir las variedades vulnerables por otras más fuertes.

Para que la tierra en el país retenga agua, necesita al menos 150 milímetros acumulados de lluvia.

Tags:

  • cafe
  • sequia
  • cosecha
  • produccion
  • ABECAFE
  • Cambio Climatico
  • PROCAFE

Lee también

Comentarios

Newsletter