Lo más visto

Más de Economía

Las dos caras de una política fiscal expansiva

Organismos como la CEPAL llaman a los gobiernos a invertir más para contrarrestar la recesión, pero requieren varias medidas y para algunos no es una fórmula perfecta.

Enlace copiado
Reto  El Salvador es uno de los países más endeudados de la región latinoamericana, su deuda superaría el 100% del PIB este año.

Reto El Salvador es uno de los países más endeudados de la región latinoamericana, su deuda superaría el 100% del PIB este año.

Enlace copiado

Después de una debacle económica que ha llevado al mundo a tener la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial, las instituciones han iniciado la tarea de definir una hoja de ruta para la recuperación.

Aunque todas advierten que está será lenta, el efecto rebote hará que los países con mayores caídas sean los que estén a la cabeza del crecimiento de su PIB este 2021, aunque recuperar lo perdido tomará por lo menos un par de años.

Una de las medidas que repiten las entidades, como necesarias para "ayudar" a la economía a retomar el crecimiento es la aplicación de políticas monetarias y políticas fiscales expansivas. Esa última implica, teóricamente, que salgan más fondos del gobierno que aquellos que entran.

"Para la recuperación y la transformación económica y social será esencial mantener y profundizar las políticas macroeconómicas activas. Mantener una política fiscal expansiva requiere de un marco de sostenibilidad centrado en el fortalecimiento de los ingresos y el acceso a financiamiento en condiciones adecuadas", dice la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Esto implica, para la CEPAL: orientar el gasto público hacia reactivación y transformación económica para impulsar la demanda, por medio de proyectos intensivos en empleo; impulsar la oferta, con financiamiento para MIPYMES y el impulso a la inclusión social.

El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial también han dado recomendaciones por la misma línea.

Eso implica que el gobierno invierta más, pero ¿cómo se puede hacer en un país cómo El Salvador dónde la deuda pública llegaría arriba del 100% del PIB este año?

Es como si una persona produce una cosecha anual, pero lo que la cosecha vale en el mercado lo debe a la totalidad y aun así tiene que arreglar la finca para seguir produciendo.

El Salvador es por ahora el país más impactado económicamente por la crisis generada por el covid-19, tiene la segunda mayor caída de su PIB en Centroamérica (después de Panamá) pero en el ámbito fiscal la herida es aún más profunda.

"En la última década ha habido una trayectoria expansiva de la deuda, la cual pasó de 50.8% del PIB en 2008 a 71.4% en 2019, siendo el país con el nivel de endeudamiento más alto en la región, y el cuarto más endeudado de América Latina, antes de la pandemia", señalaba el último informe de coyuntura de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

El déficit fiscal que es la es decir la diferencia entre los gastos y los ingresos del Gobierno, pasó de estar en 2.1% del PIB en 2019 a superar el 10.3% del PIB (según las proyecciones) al cierre de 2020. FUSADES apunta a que será de un 12% casi el doble de lo registrado en la crisis de 2009.

Así que en el hecho de inyectar más dinero para crecer, los economistas no se ponen de acuerdo a que esta sea la mejor medida, por lo menos no a un corto plazo.


Orientar gasto público para la  reactivación  económica

La CEPAL señala la necesidad de darle un impulso a la demanda, para ello es necesario que los gobiernos creen proyectos intensivos en empleo y sostenibilidad ambiental en sectores claves. Asimismo propone fomentar el consumo de los hogares por medio de un ingreso  básico universal.   También llaman a la universalización de sistemas de protección social.

Cómo mantener las medidas fiscales en el marco de más ingresos

Este es el gran desafío, según la CEPAL y para ello es necesario, eliminar espacios de evasión y elusión tributaria y así fortalecer la recaudación, dice el organismo.  Otra de las propuestas es consolidar el impuesto a la renta,  y extender el alcance de los impuestos sobre el patrimonio y la propiedad. También crear impuestos a la economía digital y correctivos.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines