Loading...

Las empresarias ganan en promedio $235 menos que los empresarios

Un estudio de la Organización Internacional del Trabajo encontró que, en El Salvador, por cada dólar que gana un hombre empresario una mujer empresaria gana solo $0.68.

Enlace copiado
Las empresarias ganan en promedio $235 menos que los  empresarios

Las empresarias ganan en promedio $235 menos que los empresarios

Enlace copiado

Las mujeres empresarias en El Salvador ganan al mes $235 menos que los hombres, de acuerdo con un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que tomó en cuenta desde la micro hasta la gran empresa. Tras este fenómeno hay varias causas, como el tiempo disponible para dedicar al negocio.

La OIT extrajo datos de las Encuestas de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM) desde 2008 a 2017 para realizar su análisis, además de otras fuentes.

En El Salvador los hombres representan el 70.8 % de los empleadores, es decir "los trabajadores con empleos independientes en los que la remuneración depende directamente de los beneficios de los bienes y servicios producidos y que, en virtud de su condición de tales, han contratado a una o a varias personas como empleados"; es el término con el que la OIT se refiere a los empresarios, independientemente del tamaño de la empresa.

Estos tienen, en promedio, más años de escolaridad que las mujeres, aunque la diferencia es "marginal", 6.9 años versus 6.7 años. Sin embargo, se observa una diferencia en los beneficios o ingresos.

Los hombres reciben en promedio $740.10 al mes, una cifra superior al de las mujeres, que perciben $505.30.

"El diferencial de beneficios puede explicarse en parte por la diferencia en el promedio de horas de trabajo semanales, que es de 32.2 horas en los hombres y 25.6 horas en las mujeres", dice la OIT. Además, las empresas de las mujeres tienden a contratar más.

En esa línea, el estudio indica que es necesario indagar más en los factores que se esconden detrás de la diferencia en la rentabilidad. Existen desafíos comunes a los hombres y las mujeres, como por ejemplo la educación, sin embargo, la OIT señala que estas tienen el potencial de incrementar sus beneficios, al menos al nivel de los hombres.

El que las mujeres trabajen en promedio menos en sus negocios que los hombres, se debe a que estas deben asumir la mayoría del trabajo de cuidos familiares, algo que no es reconocido ni remunerado.

"Una forma de reducir la carga de las mujeres sería mejorar la cobertura geográfica de las infraestructuras sociales y facilitar el acceso a centros de cuidado infantil públicos", señala la OIT.

Esto también podría incentivar a las mujeres que están en edad de trabajar pero no están buscando empleo, a sumarse al mercado laboral. La EHPM señala que el porcentaje de inactividad laboral es más alto en las mujeres que en los hombres y la razón más común que citan por la cual no están buscando trabajo es por los quehaceres domésticos.

Mientras que los hombres citan otras razones, como por ejemplo, que están estudiando.

En general, independientemente del tamaño de la empresa, la rentabilidad de los hombres es mayor, salvo en las pequeñas empresas, donde las mujeres ganan al mes, de media, $420 más, o 26.7 % más.

Donde la diferencia es más grande es en las grandes empresas, ya que de acuerdo a los datos recopilados por la OIT, hay una disparidad de $2,134 dólares al mes en favor de los hombres. Esto significa que las mujeres empleadoras, de la mediana empresa, ganan solo el 16.2 % de lo que ganan los hombres.

La mediana empresa, al igual que la grande, son minoría ya que la mayor parte del parque empresarial del país lo componen las micro o pequeñas.

La OIT además señaló que los hombres tienden a ganar más que las mujeres en todos los sectores productivos, menos en construcción, y en el del suministro de electricidad, gas y agua, donde a las mujeres empleadoras no sólo les va mejor, sino que "sus resultados son significativamente superiores a los de los hombres: en este sector encontramos la mayor brecha de beneficios entre mujeres y hombres de todos los sectores".

Región centroamericana

La OIT no estudió solo El Salvador, sino que también se enfocó en Costa Rica, México (el estado de Chihuahua) y Panamá. Concluyó que los factores que impulsan a muchas mujeres sus propios negocios es la precariedad económica, la falta de perspectivas de desarrollo profesional en las empresas donde laboran y la ausencia de empleos bien remunerados.

Las mujeres emprendedoras reportaron tener niveles de educación más altos que los hombres, salvo en El Salvador; sin embargo, en los cuatros casos se encontraron mayores beneficios en las empresas de los hombres que en los de las mujeres.

La diferencia en los beneficios entre los emprendedores hombres y mujeres se hace más aguda a medida que se asciende en la distribución de los ingresos, es decir en las empresas que ganan más dinero.

"El informe pone de manifiesto la necesidad de políticas integrales dirigidas a incentivar la iniciativa empresarial de las mujeres, basadas en oportunidades para que las empresas sean exitosas, en vez que en una estrategia básica de supervivencia. Mejorar la calidad, la cobertura y el acceso a la educación, así como el desarrollo de competencias podría aumentar de manera significativa la probabilidad de que las mujeres sean empleadoras exitosas", dijo la OIT en un comunicado de prensa.

Los datos además señalan que hay disparidades regionales en la participación de la mujer en el aparato productivo; no todos los países centroamericanos siguen la misma tendencia.

El Salvador es donde las mujeres tienen la mayor participación, con el 29.2 % de todos los empleadores. Mientras que en Costa Rica estas representan el 22.3 % de todas las unidades económicas, en Panamá la cifra es similar, con 22.4 %, y en Chihuahua, México, la participación es la menor, con el 15.3 %.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines