Lo más visto

Lily Pacas directora ejecutiva del CSC: "Debemos ser embajadores del café salvadoreño"

Lily Pacas, directora ejecutiva del CSC, explica las apuestas para comercializar el café salvadoreño tanto a nivel local, como en los mercados internacionales.

Enlace copiado
Lily Pacas directora ejecutiva del CSC:

Lily Pacas directora ejecutiva del CSC: "Debemos ser embajadores del café salvadoreño"

Enlace copiado

Lily Pacas asumió la dirección ejecutiva del Consejo Salvadoreño del Café (CSC) y tiene ideas sólidas para fortalecer a un sector que pasa por un momento de crisis. Los precios internacionales han llegado a mínimos históricos en los últimos meses, mientras que los productores siguen enfrentando problemas asociados a plagas, finanzas difíciles y cambio climático. Pacas tiene claro que la apuesta debe ser encontrar mejores formas de comercializar y fomentar el consumo interno, así como crear una verdadera unión de toda la cadena, desde el productor hasta los consumidores.

¿Cuál es su tractoria dentro del sector y cómo llega a dirigir esta institución?

Mi profesión es licenciada en educación, pero tengo alrededor de 15 años de estar de lleno en la industria del café. Parte por venir de una familia productora, y por el otro lado porque hace 13 años abrimos una tostaduría y unas tiendas de café. Tengo la oportunidad de conocer toda la cadena, desde la semilla en la finca hasta la parte de comercialización. Mucho de lo que he hecho es promocionar tanto el consumo interno, como externo del café de El Salvador.

¿Cómo está la caficultura salvadoreña?

La caficultura, no solo en El Salvador sino que a nivel mundial, está pasando por un momento crítico por el tema de los precios internacionales que muchas veces no alcanzan a cubrir los costos del productor. Por el otro lado, está el tema del cambio climático. El caficultor tiene que irse adaptando con nuevas prácticas agrícolas, con nuevos procesos. Eso es a nivel mundial, pero a nivel país es más dura la situación porque aún no hemos podido superar el tema de enfermedades en las fincas: está latente el tema de la broca, está latente el tema de la roya.

Entonces sí es un gran reto, pero haciendo pequeñas y grandes acciones podemos ver resultados. Mi enfoque es apoyar al productor y a toda la cadena, porque muchas veces pensamos que la caficultura es solo la finca y no, la caficultura es desde el productor más pequeño hasta el consumidor de una taza de café salvadoreño. En toda esa cadena es en donde tenemos que hacer acciones de beneficio común. Por ejemplo: cuando una cafetería compra café local, inmediatamente beneficia al productor.

La exportación sigue siendo el destino de la mayoría del café. ¿Qué estrategias aplicará para incentivar el consumo local?

Lo primero es revisar cómo está el mercado interno. Yo sí le veo un gran potencial a que mucho de nuestro café, que tal vez ahorita no se está pagando a los mejores precios, pueda ser consumido aquí, localmente. Eso sería una acción no tan a corto plazo, porque hay que hacer bastante análisis, pero sí se puede trabajar en eso: hacer más vínculos con empresas locales, comercializadores de café para que ese café se consuma internamente.

El otro tema es que la caficultura es de todos los salvadoreños. Crear consciencia de que tenemos y producimos café de altísima calidad y que los salvadoreños nos debemos de sentir orgullosos del café que producimos. Al consumir café nacional, café salvadoreño, estamos siendo corresponsables de que la caficultura salga adelante porque hoy por hoy los únicos bosques con los que cuenta el país son los bosques cafeteros. Allí se producen el oxígeno que respiramos y el agua que consumimos. Al acabar con esos bosques, nos vamos a quedar sin recursos naturales. Entonces es generar esa conciencia, ese orgullo de lo que producimos y tomarlo como nuestro, es un tema muy importante.

¿Qué tan concientes son los salvadoreños del valor del café que se produce aquí?

Yo creo que ha ido aumentando, cada vez hay más personas que disfrutan de un buen café salvadoreño. Digamos que en el tema de cafés especiales El Salvador tiene muchas cafeterías que están ofreciendo excelentísima calidad, lo que pasa es que eso lo tenemos que hacer más global.

Sí ha habido un avance, pero sí veo una gran oportunidad de poder mejorar el consumo interno, tanto en la cantidad de café que estamos tomando, como en la calidad de café que estamos sirviendo y ofreciendo y eso es un trabajo de todos.

“Digamos que en el tema de cafés especiales  El Salvador tiene muchas cafeterías que están ofreciendo excelentísima calidad, lo que pasa es que eso lo tenemos que hacer más global.” 

¿Tiene el salvadoreño el mismo orgullo por el café como un colombiano o un tico?

Esos países tienen mucho más consumo interno, consumen más de su propio café, y son muy orgullosos. Usted se encuentra a un tico o algún colombiando y son verdaderos embajadores.

Colombia es un caso excepcional, que quien no reconoce el café colombiano; entonces a eso debemos de llegar los salvadoreños, a ser verdaderos embajadores de nuestros productos. Hay un gran reconocimiento de las playas y del surf, pues igual debe de ser con el café.

En el caso de los cafés no considerados como especiales, ¿qué oportunidades hay?

Siempre hay (oportunidades), y eso es lo que queremos hacer, entre más café se comercialice internamente, mejor es para el productor. Desde el más pequeño hasta el más grande, desde el que produce cafés comerciales, hasta el que produce cafés de especialidad. Sí existe la posibilidad de apoyar al productor de calidad comercial.

¿Cuál es el plan para mejorar la presencia en el mercado internacional?

El tema del mercado internacional es bien complejo porque no depende de nosotros. Podemos hacer mucho para apoyar al productor a abrirle nuevos mercados, a ayudarle en la calidad de café que está produciendo, pero (los precios) depende de situaciones fuera de nuestro control.

Lo que sí es importante es que el ministro de Agricultura, Pablo Anliker, está tomando la batuta como presidente pro-témpore del PROMECAFE que es una institución regional. La próxima semana él va a asistir a una reunión de ministros de agricultura en México en donde se va a plantear un documento único de la región para ayudar a que el café se valore mejor ante el mercado internacional. Ese es un paso muy importante, yo esperaría que dé frutos, talvez no nos va a solucionar el problema, pero es empezar a tocar la puerta de manera regional y darle valor a lo que estamos produciendo.

Nuestros cafés, regionalmente, son de una gran calidad y no se nos está pagando el precio que se nos debería de pagar por esa calidad. Posteriormente el ministro asistirá a la Organización Internacional del Café (OIC) a poner un planteamiento como región para que se nos escuche.

La administración anterior del CSC apostó mucho por participación en ferias internacionales, ¿continuarán estas participaciones?

Sí, queremos seguir con la participación en ferias. Por el momento se está participando en entre cuatro y seis ferias durante el año de mercados donde ya existe una relación comercial. Nosotros queremos abrir nuevos mercados, queremos dar a conocer nuestro café en la mayoría de países en los que podamos y lo que queremos es poder potenciar cafés que hoy por hoy no son conocidos.

Queremos abrir espacios a cafés que tienen una calidad mejor que la que el mismo productor conoce y poderlos exponer en ferias. Lo importante es que nuevos cafés, nuevos productores, sean expuestos en ferias para que pueda haber un vínculo más directo entre compradores y el productor salvadoreño.

La participación en ferias es muy importante, vamos a cambiar un poquito la metodología de lo que se hace en las ferias para poder promocionar esos cafés que ahorita no son conocidos y son joyas, pero nadie las han descubierto.

¿Es decir que el productor no siempre conoce la calidad que tiene su café?

¡Exacto! Parte de lo que queremos hacer es que el caficultor conozca la calidad del producto que tiene. Es bien dificil que salgás a vender un producto que no lo conocés. Es como que yo ye diga: te vendo este mueble, pero no conozca ni el material ni el color. Entonces es ayudar al productor a que conozca el producto que tiene, que va a poder ser una mejor arma, un mejor instrumento, para poder negociar. (...)

Mucho productor ahorita corta el café y lo entrega en uva, entonces lo queremos llevar al siguiente nivel, en donde conozca el pergamino y conozca la calidad de los cafés que tiene.

Tendría el productor que saber cuanto cata su café...

Exacto, el valor que le podés dar a un café que tiene una nota de 80, de 84 o de 86 es diferente. Ese café ya puede salir de una comercialización bajo la bolsa a irse como un café especial o encontrar un rubro o un comercializador diferente.

En cuanto a mercados, ¿habrá un enfoque en los mercados asiáticos y europeos se buscarán nuevos destinos?

¡Veo mucho potencial de poder crecer en los mercados asiáticos que son mercados que están enfocados mucho en la calidad. Ahorita vamos a ir a Japón a una feria de cafés especiales. Japón es uno de los principales compradores de café de El Salvador enfocados en altísima calidad. Ahí podemos presentar nuevos cafés que tal vez ahorita no se están comercializando. De ahi los mercados de Europa y Estados Unidos pueden crecer muchísimo. Argentina, Chile y otros países también tienen potencial.

“Queremos abrir espacios a cafés que tienen una  calidad mejor que la que el mismo. Lo importante es que nuevos cafés, nuevos productores, sean  expuestos en ferias para que pueda haber un vínculo más directo entre compradores y el productor” 

El CSC también es el responsable de los certámenes, como la Taza de Excelencia y el Campeonato de Barismo, ¿eso sigue?

Todo eso sigue. Esos programas sirven tanto para consumo interno, como para exponer al país y pues, Taza de la Excelencia que es un programa de promoción afuera donde se valoran y descubren esos nuevos cafés. Qué bueno sería que un café nuevo que vamos descubriendo podría ser parte del programa Taza de la Excelencia.

Los campeonatos ayudan muchísimo a la educación, a mejorar las técnicas y a poder exponer mejor los cafés internamente. Yo particularmente participé, fui la primera campeona nacional de Barismo en el 2008 y la participación en esos campeonatos es la mejor herramienta para el crecimiento profesional de los baristas.

Uno durante el proceso de entrenamiento aprende muchísimo, conoce muchísimo de café y eso es lo que queremos que los baristas en El Salvador puedan transmitir eso al consumidor. Que puedan contar la historia detrás de esa taza que están sirviendo y esa experiencia te la da la participación en los campeonatos.

¿Como primera campeona barista, ha visto que ha evolucionado la audiencia de estos eventos?

Creo que hoy por hoy la audiencia es la misma industria, pero son eventos en donde tiene que haber más participación de todos. Creo que se puede hacer eso: llamar la atención de alguien que desconoce de café, porque la caficultura es de todos.

Tags:

  • Café de El Salvador

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines