Los seguros serán más caros por los desastres mundiales

Las aseguradoras tendrán costos más altos por el encarecimiento del reaseguro que responde a desastres como el terremoto de México.
Enlace copiado
Enlace copiado

Las aseguradoras prevén un incremento en los precios a los usuarios a causa de un encarecimiento del reaseguro, un servicio al que estas empresas acuden para estar preparadas en caso de que sus reservas de capital y el dinero que obtienen de las primas no les alcance para indemnizar a los clientes.

“La capacidad catastrófica del reaseguro es casi como un commodity. Por ejemplo, si el petróleo sube, sube el precio de la gasolina. En este caso, si el costo del reaseguro aumenta, los precios de los seguros se verán afectados”, apuntó Eduardo Montenegro, presidente de la Asociación Salvadoreña de Empresas de Seguros (ASES), que participó de la conferencia hemisférica de seguros FIDES 2017, que inició ayer y que reúne, en El Salvador, a más de 1,200 personas de la industria de seguros de varios países.

Roberto Schildknecht, presidente del comité organizador de la conferencia, explicó que América Latina solo representa el 3 % de las primas a escala mundial, lo que significa que “dependemos mucho de lo que pasa en todo el continente, en todo el mundo, no es solo lo que pasa en El Salvador”.

Los voceros explicaron que ha habido muchos eventos catastróficos en el mundo de alto impacto, como los terremotos en México, los huracanes en Estados Unidos y el Caribe, el incendio en California y tifones en Asia. “Lo que ha pasado es que los reclamos han excedido la capacidad normal”, agregó Montenegro.

En esa línea, Schildknecht argumentó que el cambio climático es uno de los grandes retos que enfrenta el sector: “En El Salvador contratamos reaseguros de riesgos catastróficos con reaseguradores internacionales de primera línea, eso lo hacemos para responder de la manera más rápida posible a una situación”.

Con el cambio climático, “lo que está incrementando es la frecuencia y la severidad de estos eventos. La severidad se relaciona al incremento, es lo que se paga por cada siniestro”, agregó.

La vulnerabilidad de El Salvador radica en el riesgo de terremotos. “En un evento como de 2001 no habría una capacidad en El Salvador de soportar un evento como terremoto, a menos que hagamos uso del reaseguro”, dijo Montenegro.

En esa línea, el presidente de ASES consideró que un terremoto con la gravedad del que sucedió en 2001 costaría lo equivalente a lo que las aseguradoras recogen en primas durante 15 años.

Empero, agregó que además del reaseguro, las empresas de este rubro superan en 80 % los requerimientos de patrimonio y tienen sus inversiones diversificadas, con lo cual sí podrían enfrentar un evento catastrófico.

Retos que superar

Además del cambio climático, el sector asegurador tiene que enfrentar cambios, como la inclusión de nuevas tecnologías y los riesgos que estas suponen, así como la adaptación a un mercado de consumidores millennials, expuso Schildknecht.

Por su parte, Montenegro destacó la importancia de la modernización de las normas para que el sector pueda ser más dinámico y crecer más.

En esa línea, el superintendente del Sistema Financiero (SSF), Ricardo Perdomo, anunció que están trabajando en dos leyes: una general del sector asegurador, que se adapta a las innovaciones que se han dado en el mercado, y la otra específica para los contratos. Se prevé que lleguen a la Asamblea Legislativa en 2018, actualmente están en consulta.

“En el caso de los contratos, no tenemos una ley per se, tenemos el Código de Comercio, que viene de los setenta. Ahí el contraste es peor entre la realidad actual y lo que había en ese momento. Casi que podemos decir que estamos usando pólizas que cubrían a nuestros abuelos”, dijo Montenegro.

Por otra parte, Pilar González de Frutos, presidenta de FIDES, señaló que una economía con poca penetración de los seguros tiene limitada capacidad de crecer, porque invertir se vuelve una actividad de más riesgo.

Lee también

Comentarios

Newsletter