Luz del Señor

Enlace copiado
Enlace copiado
<p>Por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo (Ga. 4, 6) Cuando el Padre envía su Hijo envía también su aliento: Misión conjunta en la que el Hijo y el Espíritu Santo son distintos, pero inseparables. Sin ninguna duda, Cristo es quien se manifiesta, Imagen visible de Dios invisible, pero es el Espíritu Santo quien lo revela.</p><p></p><p>Jesús es Cristo, “ungido”, porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla; pues Dios no da el Espíritu por medida. Cuando Cristo es glorificado, puede a su vez, junto al Padre, enviar el Espíritu a los que creen en él. Él les comunica su Gloria, es decir, el Espíritu Santo es quien lo glorifica. La misión conjunta y mutua se desplegará desde entonces en los hijos adoptados por el Padre en el Cuerpo de su Hijo: la misión del Espíritu de adopción será unirlos a Cristo y hacerles vivir en él: </p><p></p><p>La noción de la unción sugiere que no hay ninguna distancia entre el Hijo y el Espíritu. Por eso es por lo que la confesión del Señorío del Hijo se hace en el Espíritu Santo por aquellos que lo aceptan, viniendo el Espíritu desde todas partes delante de los que se acercan por la fe. Toda la Misión del Hijo y del Espíritu Santo se resume en que el Hijo es el Ungido del Padre desde su Encarnación: Jesús es Cristo, el Mesías. Toda la obra de Cristo es misión conjunta con el Espíritu Santo para que todas las naciones escuchen el evangelio y tengan la oportunidad de creer en el Siervo-Hijo de Dios.</p><p></p><p>Jesús no revela plenamente el Espíritu Santo hasta que él mismo no ha sido glorificado por su Muerte y su Resurrección. Sin embargo, lo sugiere poco a poco, incluso en sus enseñanzas a las muchedumbres, cuando revela que su Carne será alimento para la vida del mundo. Lo sugiere también a Nicodemo, a la Samaritana y a los que participan en la fiesta de los Tabernáculos. A sus discípulos les habla de él abiertamente a propósito de la oración y del testimonio que tendrán que dar.</p><p></p><p>Solamente cuando ha llegado la hora en que va a ser glorificado, Jesús promete la venida del Espíritu Santo, ya que su Muerte y su Resurrección serán el cumplimiento de la Promesa hecha. El Espíritu de Verdad será dado por el Padre en virtud de la oración de Jesús; será enviado por el Padre en nombre de Jesús; Jesús lo enviará junto al Padre, porque él ha salido del Padre. El Espíritu Santo vendrá, nosotros lo conoceremos, estará con nosotros para siempre, permanecerá con nosotros; nos lo enseñará todo y nos recordará todo lo que Cristo nos ha dicho y dará testimonio de él; nos conducirá a la verdad completa y glorificará a Cristo. En cuanto al mundo lo acusará en materia de pecado, de justicia y de juicio.</p><p></p><p>Por fin llega la Hora de Jesús y entrega su Espíritu en las manos del Padre en el momento en que por su Muerte es vencedor de la muerte, de modo que, “resucitado de los muertos por la Gloria del Padre”, enseguida da a sus discípulos el Espíritu Santo dirigiendo sobre ellos su aliento. A partir de esta hora, la misión de Cristo y del Espíritu se convierte en la misión de la Iglesia: “Como el Padre me envió, también yo os envío”.</p><p></p><p>La misión de Jesucristo implica gran dolor, sufrimiento, decepción y pesar por causa de los pecados de la humanidad. Así mismo, es probable que todos los que siguen a Jesucristo experimenten algún grado de sufrimiento y desilusión. Se le promete autoridad y poder al pueblo de Dios para proclamar el evangelio por todo el mundo, pero primero deben obedecer el mandato de Jesucristo de esperar la promesa del Padre, la cual es el poder del Espíritu Santo derramado el día de Pentecostés. No se puede esperar que el poder acompañe el ir a las naciones sino se sigue antes la norma. Mateo 28:18-20.</p><p></p><p>Hechos 1:18 El bautizo en el Espíritu Santo no solo imparte poder para predicar a Jesucristo como el Señor y Salvador, sino también incrementa la eficacia de ese testimonio debido a una relación con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo que se fortalece y se profundiza al ser lleno del Espíritu.</p><p>[email protected]</p><p></p>

Tags:

  • economia
  • nacional

Lee también

Comentarios

Newsletter