Lo más visto

Más capital para proyectos productivos

El 46 % del total del saldo de créditos brutos estuvo destinado para el sector empresarial salvadoreño y experimentó un crecimiento del 6 %, uno de los más alto registrados en varios años en la plaza y superior al desempeño que tuvo el resto de sectores.

Enlace copiado
Más capital para proyectos productivos

Más capital para proyectos productivos

Enlace copiado

Hace diez años, la gran mayoría de créditos que se otorgaban en El Salvador estaban destinados al consumo dada la baja actividad empresarial que existía. En la actualidad, esa tendencia se ha revertido y en 2019 los grandes protagonistas de la cartera crediticia local fueron los destinados a proyectos productivos.

Desde 2011, el crédito ha estado experimentando un ritmo de crecimiento más alto que el de la economía nacional.

El saldo de créditos brutos ascendió a $13,162 millones, lo que significa una tasa de crecimiento anual de 5 %, lo cual es ligeramente inferior a lo experimentado en 2018.

Al analizarlo por sectores separados, el 46 % del total (equivalente a $6,090 millones) estuvo destinado para el sector empresarial y tuvo el crecimiento del 6 % uno de los más alto registrados en varios años y superior al desempeño del resto de sectores.

Por rubros o actividades económicas, comercio, industria manufacturera y servicios obtuvieron la mayor cantidad de financiamiento, con $1,712 millones, $1,290 millones y $975.4 millones, respectivamente. Estas tres ramas económicas representan el 65 % del total del saldo.

 “Hay bastante expectativa de que la inversión privada en el país aumente este año, especialmente de generación de energía renovable y construcción,  y de concretarse podría verse un mayor crecimiento económico del que hemos venido experimentando”.

Raúl Cardenal,  presidente de ABANSA

Luz María Serpas, directora ejecutiva de la Asociación Bancaria Salvadoreña (ABANSA) destaca particularmente el sector construcción, que desde 2017 experimenta un dinamismo con el desentrampamiento de varios proyectos residenciales y corporativos y tiene un saldo de $667.5 millones, que es $212.5 millones más. Sin embargo, esto solamente representa el 5 % del total de la cartera crediticia salvadoreña.

El 35 % del total de préstamos del sistema bancario en El Salvador ($4,538 millones) fue a personas naturales y un 19 % fueron créditos hipotecarios.

Raúl Cardenal, presidente de ABANSA, se muestra satisfecho con los resultados obtenidos en 2019 y señala que los principales indicadores del sistema bancario reflejan su solidez y estabilidad; mostrando liquidez holgada y adecuados indicadores de solvencia.

Además, el sector bancario se mostró muy sólido y solvente, con bajos índices de mora que ahora ronda el 1.7 %, que en el contexto regional resulta muy destacado.

"Hay bastante expectativa de que la inversión privada en el país aumente este año, especialmente de generación de energía renovable y construcción, y de concretarse podría verse un mayor crecimiento económico del que hemos venido experimentando", dice el presidente de la gremial.

Depósitos

En cuanto a los depósitos, alcanzó en 2019 un saldo de $13,679 millones sobrepasando el 50 % del PIB salvadoreño, es un crecimiento anual de 11 %. Serpas indica que este es el mayor incremento en varios años y estuvo impulsado por las captaciones de empresas (cuentas corrientes) y de personas (cuentas de ahorro).

Con este crecimiento, los depósitos se convirtieron en la principal fuente de fondeo de la banca (82 %), lo que redujo la necesidad de acudir a préstamos internacionales.

Rafael Barraza, presidente ejecutivo de Banco Agrícola, expresa que en 2019 los depósitos presentaron un mayor dinamismo con un crecimiento de 12.6 % para la institución (superior al 3.1 % de 2018), dado en mayor medida en cuentas a la vista.

Este banco aportó el 31.6 % de los depósitos totales y tuvo una participación de mercado con 28.5 %.

Medido por sus activos, patrimonio y créditos, Banco Agrícola se mantiene un año más en el primer lugar del ranking bancario para El Salvador.

"Seguiremos acompañando a nuestros clientes a construir resultados hoy, pensando en el futuro para mejorar la vida de las personas a través de la construcción de una economía próspera y un medioambiente saludable aportando al bienestar social", expresó Barraza.

Por su parte, el presidente de ABANSA, opina que para mantener este dinamismo del sector en general es necesario continuar impulsando medidas que amplíen el acceso al crédito formal para abrir las puertas de la bancarización a microempresarios, que por limitaciones de requisitos tienen que acudir a los usureros, y aprovechar el proceso de digitalización de los servicios financieros y más usuarios de banca en línea en el país.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines