Lo más visto

Más de Economía

Nabla, 20 años capitalizandoExperiencias

La constructora celebró ayer su vigésimo aniversario. Tras ejecutar grandes proyectos comerciales y hoteleros en Centroamérica y Colombia buscan incursionar en el rubro residencial.

Enlace copiado
Fotos de LA PRENSA/Cortesía Emblemático.   Escalón explicó que uno de los proyectos más importantes es Las Cascadas y su ampliación.

Fotos de LA PRENSA/Cortesía Emblemático. Escalón explicó que uno de los proyectos más importantes es Las Cascadas y su ampliación.

Enlace copiado

Construcciones Nabla cumplió ayer 20 años de estar operando en el territorio salvadoreño, el punto de partida para expandir sus operaciones a otros países de Centroamérica, así como a Colombia. Nabla se ha enfocado en el rubro de la construcción de espacios comerciales y logísticos, así como en el sector hotelero. Actualmente, buscan ampliarse para la ejecución de proyectos habitacionales.

Rafael Escalón, presidente de la empresa, explicó que el primer gran proyecto que llevaron a cabo fue el entonces Hiper Paiz de Soyapango. El ejecutivo señaló que este fue “un gran paso”, pues les permitió comenzar a hacer construcciones más grandes, como el Hotel Royal Decameron Salinitas que construyeron en 2003 y ampliaron en 2006.

“Capitalizar las experiencias” ha sido clave en el trayecto de Nabla, explicó Escalón. La empresa busca incursionar al rubro residencial, pues ya tienen un bagaje de conocimientos en construcción vertical, por los edificios que han realizado. De los más recientes, el Hotel Hyatt Place y un edificio de oficinas donde opera TELUS, ambos parte del centro comercial Las Cascadas, que también es obra de Nabla, tanto su construcción como la reciente remodelación y ampliación, así como rehabilitación de espacios después de que un incendio destruyó parte del lugar.

“Este (el segmento habitacional) es un tema que no habíamos trabajado mucho en El Salvador aunque sí en Guatemala, donde hay una vasta experiencia en esto”, agregó el presidente de la empresa.

Construcciones Nabla inició su operación con cuatro empleados, ahora son 80.

Escalón explicó que muchos de los proyectos se han ejecutado en el país, pero también han realizado grandes construcciones en otros lugares.

“Parte de la ventaja de ser un grupo (...) es poder atender diferentes mercados, diferentes países. Pero, al final del día, aunque somos un tanto diferentes, las economías son bastantes similares, no es como que le diga ‘me voy a ir a construir a Estados Unidos’, que es algo totalmente diferente a El Salvador. Tenemos modelos económicos muy similares, nuestra gente es parecida”, explicó el ejecutivo.

Trabajar en distintos lugares les ha obligado a adaptarse a las condiciones únicas de cada lugar. Escalón puso como ejemplo un pequeño hotel que construyeron en la isla de Meanguera, que representó un reto logístico; fue incluso más difícil que un hotel más grande que construyeron en Roatán.

Con el hotel de Meanguera, Nabla ganó experiencia para construir el Decameron de la isla Baru en Colombia, que estaba prácticamente desierta. Escalón explicó que en el lugar todo fue un reto, desde llevar materiales hasta cómo alimentar a los trabajadores.

Lee también

Comentarios