Lo más visto

Más de Economía

“Nadie está pensando en competitividad, solo en política”, dice CAMTEX

La CAMARASAL advierte que el aumento al salario mínimo tendrá un fuerte impacto en los costos operativos de las mypes. La industria textil teme que 10,000 empleos se pierdan en el país y las oportunidades migren.
Enlace copiado
“Nadie está pensando en competitividad, solo en política”, dice CAMTEX

“Nadie está pensando en competitividad, solo en política”, dice CAMTEX

“Nadie está pensando en competitividad, solo en política”, dice CAMTEX

“Nadie está pensando en competitividad, solo en política”, dice CAMTEX

Enlace copiado
La decisión de aumentar el salario mínimo establecido por ley, sin contar con el apoyo de todos los sindicatos ni del sector empleador, ha causado preocupación entre las empresas dedicadas a distintas actividades en el país, porque temen que no podrán enfrentar el costo de un aumento brusco similar al que acaba de proponer el Consejo Superior del Salario Mínimo (CNSM).

La Cámara de la Industria Textil, Confección y Zonas Francas (CAMTEX) calcula que entre 5,000 y 10,000 empleos directos podrían perderse en el país debido a este incremento establecido el miércoles. También hay dos empresas destacadas en ese sector que optaron por detener sus proyectos de crecimiento dentro del país.

“Nadie está pensando en competitividad, sino solo en política. El resultado de pensar solo en política es que habrá más desempleo y como consecuencia habrá más pobres”, dijo Patricia Figueroa, directora ejecutiva de la gremial.

Figueroa detalló que en las empresas de textil y confección dan incentivos a los trabajadores que tienen nivel de operarios. Dependiendo de su rendimiento pueden darles bonos e incrementos, de manera que ahora el salario promedio de los operarios es de $350, según CAMTEX. “Esto desmotivará a los que quieren ser productivos”, dijo Figueroa.

Otras gremiales también advirtieron sobre las consecuencias. El incremento al salario mínimo va a tener un fuerte impacto en los costos de operación de las empresas que no sean grandes, explicó Javier Steiner, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CAMARASAL): “Nos preocupa muchísimo, porque más del 80 % de nuestra membresía es mipyme (micro, pequeña y mediana empresa)”.

Steiner agregó que las mipymes agremiadas a CAMARASAL son empresas formales, es decir, que pagan impuestos y sus colaboradores tienen prestaciones, como seguro social “que están trabajando con mucho esfuerzo en esta economía que ya está bien golpeada y esto es un incremento desmedido”.

De acuerdo con Javier Steiner, las empresas ya están pagando de más por el incremento de impuestos que ha hecho el Gobierno y por la delincuencia. En el caso de la micro y pequeña empresa (mype), la situación es más crítica y prevé que muchas van a volcarse a la informalidad, mientras que otras cerrarán o suprimirán plazas. Por su parte, Víctor Rodríguez, presidente de la Sociedad de Comerciantes e Industriales Salvadoreños (SCIS), agregó: “Lo primero que va a pasar es que habrá más desempleo, porque son mypes las que, en su mayoría, pagan el salario mínimo”.

Rodríguez señaló que el aumento se puede traducir en un alza de los precios: “Todo esto va a generar que los precios de la canasta básica aumenten. La gente no espera a que se concrete el aumento cuando ya ha aumentado el precio de los productos”. La Defensoría del Consumidor envió un comunicado en el que advierte a los negocios que no deben de subir los precios, pues podrían enfrentar sanciones.

El incremento al salario mínimo se dio con polémica, puesto que las gremiales no reconocen la legalidad del Consejo Nacional del Salario Mínimo por una serie de irregularidades que protagonizó el Ministerio de Trabajo. En esa línea, el presidente de la SCIS aseveró que los representantes trabajadores que participan del consejo no representan a trabajadores del sector privado, sino que siguen lineamientos del partido de Gobierno.

Tags:

  • empleo
  • salario minimo
  • camarasal
  • camtex
  • scis

Lee también

Comentarios