No es momento de prevención sino de combate”

El ataque frontal contra la roya debe venir con la siembra de variedades resistentes al hongo. También se debe de apostar por incrementar la productividad de los cafetales.
Enlace copiado
No es momento de prevención sino de combate”

No es momento de prevención sino de combate”

No es momento de prevención sino de combate”

No es momento de prevención sino de combate”

No es momento de prevención sino de combate”

No es momento de prevención sino de combate”

Enlace copiado
El Gobierno salvadoreño invitó a mediados de 2011 a Carlos Brando, brasileño especialista en temas de café. El propósito era que el experto ayudara a dar un diagnóstico y propuestas de cómo mejorar en las diferentes líneas de producción y comercialización de café pero las negociaciones se quedaron en punto muerto.

En la entrevista, Brando afirmó que el problema de la roya plantea el reto de hacer una renovación del parque cafetero con variedades resistentes y auguró que en el próximo año cafetero 2013/2014, cuando se esperan bajas sensibles en la producción a causa del hongo, el aromático podría subir de precio por la escasez en el mercado.

Centroamérica está teniendo un ataque fuerte de roya, ¿cómo se ve desde fuera el problema?

Estamos escuchando que hay pérdidas grandes. Las interrogantes son: cómo se ha estado combatiendo, qué se hace, porqué está terminando la cosecha. A veces sucede que el ataque ya estaba y es natural. Eso no es algo que empezó ayer pero es algo que se está notando ahora.

¿Faltó prevención?

Ahora no es momento de prevención sino de combate. Hay que sembrar variedades resistentes, esta es una prevención de largo plazo. Hay cafetaleros que prefieren tener variedades no resistentes y hacer fumigaciones periódicas. Lo que se busca es un equilibrio porque tener roya cero y muchas condiciones no es económicamente factible.

¿Cómo cree que pueden afectar a futuro los precios de mercado al tomar en cuenta que la región tiene el 20% de la producción mundial?

Eso es algo de lo que se ha estado hablando bastante hoy en día. Que por efecto de esto, está el riesgo-beneficio de los productores de una alza de precio, pero es todavía temprano para decir. Esto se va a sentir en 12 o 14 meses.

Usted fue contactado por el Gobierno para ayudarles a echar a andar un plan a favor de la caficultura. ¿Qué pasó con su participación?

Nosotros negociamos por varias veces hasta que ya no escuchamos más novedades del lado salvadoreño.

¿En qué momento se detuvieron las conversaciones?

Hubo discusiones de cómo contratar, quien sería el contratante. Después se habló de hacer una licitación internacional por que estábamos hablando con otros expertos reconocidos. Después, en verdad, no escuchamos más.

¿Y se hizo algún diagnóstico oficial de la caficultura en el país?

No realmente, eso habría sido hecho por otros. Lo que hice fue un estudio buscando una propuesta, ideas, que lo hicimos cuando estuvimos allí la última vez. Fue más un diagnóstico institucional de lo que se debería hacer para corregir los defectos, los problemas, el diagnóstico sería el primer paso del estudio.

¿Eso no se logró a hacer?

No, no se llegó a realizar.

¿El Gobierno ya no lo buscó?

No puedo decir si era el Gobierno, nosotros hicimos una propuesta y el Gobierno buscaba la mejor forma de contratación. No puedo en este punto decir que quien paró fue el Gobierno o fueron las asociaciones.

¿Cuánto tiempo estuvieron ustedes en negociaciones?

Después de la propuesta final, negociaciones activas fueron dos o tres hasta que se quedaron silenciosos los salvadoreños.

Del conocimiento que usted tiene de El Salvador, ¿qué debilidades ve actualmente en el sector?

Hace más de un año estuve allá, ahora tendría que recoger los documentos... un problema muy claro es que estaba disminuyendo la producción, que las productividades promedio bajaban. Se tendría que buscar qué hacer, esto sería la parte del diagnóstico, si se busca tecnología fuera, si se desarrolla localmente, si se aprovecha la experiencia de otros países, ver cuáles son las barreras, por qué hay fincas que son mucho más productivas que el promedio del país. Se hablaba mucho de distribuir plántulas, había un cuestionamiento sobre si esto sería suficiente, porque no sirve de nada distribuir plántulas si no hay plata para abonarla y hacerla crecer, o si no hay agua suficiente. Se requiere un análisis más complejo, esto tiene que ser objeto de un estudio más a profundidad, qué hacer con la investigación, dónde hacerla, qué tecnología utilizar, todas son preguntas que propusimos contestar.

Con el ataque de roya en Centroamérica, instituciones como ANACAFE e IHCAFE trabajan con el Gobierno para apoyar a los caficultores. Aquí a PROCAFE se le quitó el contrato...

No sabía que les habían quitado el contrato, es novedad para mí.

¿Qué tan conveniente es, en este momento de un brote de roya severo, estar divorciado de esta institución y no tener contratados expertos?

Se tendría que analizar las razones que están detrás del término del contrato, luego ver qué opciones tenía el Consejo Salvadoreño del Café, qué está haciendo. De lejos es imposible hablar sobre esto, no me gustaría hablar sobre cosas que no conozco.

Tags:

  • roya del cafe
  • roya en Centroamerica
  • hongo del cafe
  • Carlos Brando
  • MAG
  • PROCAFE

Lee también

Comentarios

Newsletter