Lo más visto

Más de Economía

Nuestra prioridad sigue siendo El Salvador”

Fernando Poma, vicepresidente de Real Hotels & Resorts, explica los reconocimientos en el rubro hotelero y los retos que el país debe superar para atraer inversión.
Enlace copiado
Enlace copiado
Los hoteles que opera el grupo Real Hotels & Resorts obtuvieron una serie de reconocimientos por parte de TripAdvisor, una plataforma de viajes que recoge 435 millones de opiniones sobre 6.8 millones de alojamientos, restaurantes y atracciones en todo el mundo. Las franquicias internacionales IHG y Marriott también reconocieron sobre algunas de las operaciones de la división hotelera del Grupo Poma.

El vicepresidente ejecutivo, Fernando Poma, explicó la estrategia de la marca, así como la perspectiva sobre las condiciones necesarias para que el país pueda atraer inversiones: un mercado pujante y estabilidad en las políticas de los gobiernos.

¿Qué reconocimientos han obtenidos los hoteles que opera el grupo?

Nuestro hotel JW Marriott de Bogotá quedó en el número tres de 83 hoteles JW Marriott a escala mundial en cuanto a satisfacción del cliente, según las mediciones de los mismos clientes. El Marriott de Bogotá, de 552 hoteles Marriott a escala mundial, quedó en número dos. Nuestro hotel Marriott de Cali quedó en número tres.

¿Y en cuanto a los hoteles Intercontinental?

Nuestro hotel que está pegado a Metrocentro recibió el Torchbearer Award. Eso se lo dan a los dos hoteles de más alto nivel de excelencia de satisfacción al cliente en el mundo. O sea que nuestro hotel de El Salvador, en cuanto a satisfacción al cliente, quedó entre los primeros dos lugares de todo el mundo de Intercontinental. El Real Intercontinental de Guatemala recibió el Quality Excellence Award, que se lo dan a quienes tienen los más altos niveles de calidad y satisfacción en el servicio.

Además, World Traveller Award, que es la mayor institución creada para reconocer y recompensar a la excelencia de hoteles, le dio a nuestro hotel de aquí, en El Salvador, por séptimo año consecutivo, el premio El Salvador Leading Hotel, el mejor hotel del país. También le dieron a nuestro hotel Real Intercontinental Tegucigalpa el Honduras Leading Award, el mejor de Honduras. En Costa Rica nos dieron Costa Rica Leading Hotel Suites, o sea, el mejor hotel con las mejores suites para el JW Marriott Guanacaste Resort & Spa y también el premio al mejor resort en Costa Rica.

¿Qué significa esto para Real Hotels & Resorts?

Operamos 22 hoteles en 10 países y todos nuestros hoteles tienen una marca internacional, como Intercontinental, JW Marriott y algunos hoteles de la cadena Choice, como Comfort Inn, Quality y Clarion. Nos agrada mucho tener una muy buena puntuación en cuanto a satisfacción al cliente en relación con los miles de hoteles de esas marcas.

Son hoteles nuestros y nosotros los administramos, pero esas cadenas administran un montón de hoteles. Que los clientes estén diciendo que los mejores hoteles que tienen son los nuestros es un gran piropo. Que Intercontinental le dé el Torchbearer Award al hotel de aquí, en El Salvador, versus los muchos hoteles que administran es porque nos están diciendo, en el fondo, ‘ustedes administran hoteles igual o mejor que nosotros’. El hecho de que Marriott, de 552 hoteles en el mundo entero, nosotros seamos la posición dos y tres significa que nos están diciendo ‘la administración de ustedes es incluso superior a la nuestra’. De ahí hay un montón de otros premios también muy importantes.

¿Qué estrategia implementa el grupo?

Tenemos tres estrategias importantes. La primera se llama el mejor descanso, que es asegurar que las habitaciones tengan todos los componentes para tener un descanso fabuloso. Componentes como ventanas dobles antirruido para que aunque pase un avión afuera, no se escuche nada. Tienen cortinas que se traslapan, no entra nada de luz. Tenemos camas con resortes individuales que se acomodan al cuerpo para que uno pueda dormir superrico, tenemos sábanas de 300 hilos que son 100 % algodón, tenemos duchas de plato y la velocidad más alta de internet de cada ciudad, una velocidad para que se puedan ver películas y hacer streaming. Tenemos iluminación especial para que se pueda trabajar bien, todos los componentes para asegurar que en la habitación se pueda descansar.

La número dos se llama “the place to be”, el lugar donde estar. Eso significa volver el hotel no solo un centro de negocios sino un centro de entretenimiento, a través de múltiples conceptos de restaurantes, bares, spa y piscinas para que el cliente tenga todos los puntos de entretenimiento y gastronomía bajo el mismo techo a través de conceptos específicos.

Al tercer factor le llamamos el renacer del humanismo, que es básicamente tener un servicio especial a donde el cliente recibe muestras inesperadas de cariño a través de nuestros colaboradores; o sea, no es solo un servicio, sino un servicio realmente ameno y cálido.

¿Cómo analizan el clima de negocios en los países donde operan?

Depende de cada país. Cada país es diferente, depende mucho de oportunidades para encontrar rentabilidad, o sea, que exista un mercado fuerte, que no haya sobreoferta de cuartos de hoteles, porque en algunos países han construido demasiado. Otra cosa de lo que depende es la predictibilidad, la confianza de que las reglas del juego que estaban cuando uno evaluó el negocio se van a mantener a largo plazo, que no van a haber cambios radicales en las políticas del país.

O sea, yo evalúo un negocio bajo estas variables de impuestos, de tasas de interés, de cambio (de moneda) y que eso no vaya a cambiar a largo plazo, porque los cambios generan incertidumbres. Entonces el inversionista no quiere un país con muchos cambios, quiere un país con cierta estabilidad y predictibilidad, porque estos son negocios a largo plazo y uno quiere poder predecir cómo va a estar el negocio no a un año, sino a 10, 20, 30 o 40 años. Entonces estos son los dos factores importantes: rentabilidad, pero también la confianza y certeza de que esa rentabilidad se va a mantener a largo plazo en un ambiente favorable para la inversión, o sea, donde no van a haber cambios radicales.

¿Se están dando esas condiciones actualmente en El Salvador?

Creo que podría haber bastante mejora en cuanto al clima de negocios en este país. Se podrían hacer cosas para generar condiciones que sean más atractivas para la inversión. A través de esas dos cosas, lo primero en El Salvador sería generar mayor confianza al inversionista, que no van a haber cambios en políticas hacia futuro o que se van a mantener variables bajo las cuales la gente evaluó el negocio, o sea, predictibilidad. Se trata de eso al final: el riesgo retorno. ¿Qué quiere decir? Un mayor retorno pero a menor riesgo, que haya menos variabilidad.

¿Y en cuanto al mercado salvadoreño?

El mercado también podría estar más fuerte, pero todo va de la mano. Es que todo es una cadena. Si tú logras, como Gobierno, contestar la siguiente pregunta, que todos los gobiernos deberían poder contestar: ¿Por qué va a venir alguien a invertir en El Salvador versus invertir en Costa Rica, Panamá, Honduras, Nicaragua, Colombia o República Dominicana? Esa es la pregunta. ¿Qué tenemos nosotros que nos diferencia de los demás países que nos permite atraer inversión hacia nuestras fronteras en vez de que se vaya ese capital a otros países? Y mientras no podamos contestar esa pregunta, no vamos a atraer inversión.

Tenemos que volvernos más competitivos en relación con los demás países. Al final las cosas son bien sencillas: una persona puede construir un proyecto aquí como lo puede construir en Colombia o en Panamá. Entonces la pregunta es por qué somos nosotros más competitivos.

Lastimosamente nuestros gobiernos no tienen el conocimiento necesario para poder generar un terreno más fértil para atraer la inversión a este país. No lo tienen porque no tienen experiencia en eso. Cómo le podés pedir a una persona que pinta cuadros que construya una casa. No es que no quiera, es que no puede, no sabe cómo. Cómo le podés pedir a una persona que no tiene experiencia generando negocios y oportunidades e inversión que se vuelva experta en la atracción de inversión. El tema de generación de inversión y oportunidades lo puede hacer gente que tenga experiencia en ese ramo.

¿Es entonces El Salvador un país atractivo para la inversión?

Primero que nada, El Salvador es nuestro país, hemos vivido aquí por 100 años y vivimos aquí porque nos encanta aquí. Nuestra prioridad es El Salvador y siempre estamos buscando invertir en El Salvador. Habiendo dicho eso, hay otros países que hoy en día son más fértiles para la inversión por dos razones principales. Primero, porque hay oportunidades de rentabilidad. Generalmente porque hay más mercado, un mercado más pujante.

La segunda razón, que es la más importante, porque el inversionista puede más fácilmente predecir cómo va a estar su inversión a largo plazo porque hay mayor certeza de que las variables con las que se estudia una inversión son las que se van a mantener. En El Salvador hay incertidumbre, ha habido tres cambios fiscales en los últimos años, se ha duplicado la deuda, nuestro crecimiento económico ha sido menos del 2 %. Todo eso y los posibles recurrentes cambios que se hacen en las políticas generan incertidumbre, y la inversión le huye a la incertidumbre. Al final todo es tan sencillo. No hay una fórmula mágica.

¿Qué futuros proyectos tiene el grupo?

Acabamos de inaugurar un hotel en República Dominicana, el Real Intercontinental de Santo Domingo, y estamos en septiembre inaugurando un Marriott en Medellín. Es un hotel lindísimo en una ubicación sumamente privilegiada, queda en el barrio El Poblado, en el sector conocido como La Milla de Oro, y va a ser de 163 habitaciones y va a tener múltiples restaurantes y bares para generar ese tema de entretenimiento.

Estamos evaluando otros países también. Estamos evaluando Perú. Nos gusta Perú. Nos gusta su estabilidad. Es un país que ha ido recomprando su deuda pública en vez de endeudarse más, un país de alto crecimiento y con estabilidad en sus políticas con un mercado muy fuerte.

Han invertido mucho en Colombia...

Colombia es un país con un mercado pujante donde el gobierno del presidente Uribe realmente estaba haciendo todo lo posible para la tracción de la inversión. Un ejemplo: pudimos comprar contratos de estabilidad jurídica, que son contratos que tú los compras y le dicen al inversionista que por los próximos 30 años no se le van a subir los impuestos ni cambiar las condiciones, entonces el inversionista siente lo que hablamos. Va a invertir pero las mismas reglas de juego se le van a mantener a largo plazo.

¿Existe esa figura en El Salvador?

No sé si existe, pero no le han dado mucha importancia.

Tags:

  • inversión
  • Poma
  • Real
  • Hoteles
  • IHG
  • Marriott
  • TripAdvisor
  • reconocimientos
  • Centroamérica

Lee también

Comentarios