Nuevo intento de acuerdo fiscal

El Gobierno y ARENA han iniciado las pláticas. Técnicos del BID apoyan el proceso y empezarán por revisar las cifras del presupuesto 2018. Los gastos de las autónomas están bajo la lupa, mientras analistas llaman a buscar soluciones de largo plazo.
Enlace copiado
Nuevo intento de acuerdo fiscal

Nuevo intento de acuerdo fiscal

Enlace copiado

El Gobierno y el partido ARENA, principal instituto político de oposición, han iniciado un nuevo intento de diálogo para llegar a un acuerdo fiscal. Esta vez es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) el que está dando el apoyo técnico. El primer paso: una revisión de las cifras del proyecto de presupuesto para 2018, para determinar si este cumple con la Ley de Responsabilidad Fiscal aprobada a finales de 2016, y con el reciente fallo de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

“Ahora no está claro quién ganará, a ambos les conviene resolver el tema de la sostenibilidad fiscal y la reestructuración de la deuda”.
Mauricio Choussy, analista

Antes de sentarse a la mesa, tanto el Ejecutivo como ARENA plantearon sus respectivos lineamientos para la negociación. Mientras el Gobierno espera un acuerdo de más mediano plazo, que incluye la reestructuración de $2,500 millones en deuda para el período 2019-2024, ARENA pidió iniciar con un análisis del presupuesto para el próximo año.

Donato Vaquerano, diputado tricolor y quien estuvo este martes en la primera de estas reuniones, explicó que técnicos del BID les informaron que un equipo está evaluando los ingresos y egresos en el plan de gastos 2018.

 “El tema principal es ver las finanzas públicas como una herramienta para impulsar el desarrollo del país. No habría que tener miedo de hablar de impuestos, de contención de gastos”.
Rommel Rodríguez, analista de FUNDE

Principalmente, dijo, se están enfocando en los gastos de las autónomas, como la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL), la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) y la Lotería Nacional de Beneficencia.

El legislador aseguró que el diputado del FMLN Rolando Mata les dijo que el Gobierno ya giró órdenes a los funcionarios de dichas autónomas para que colaboren. No fue posible hablar con el diputado Mata para confirmar esta versión.

Acuerdo de largo plazo

Esta es la cuarta ocasión en los años recientes en que se busca un pacto fiscal para el país. En 2010, 2012, 2016 y este mismo año ha habido acercamientos sin mayores frutos. Analistas como Rommel Rodríguez, de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), recuerdan que un primer gran intento se hizo en el Consejo Económico y Social en 2010, el cual no prosperó.

“Hubo algunos intentos de acercamiento entre el Ejecutivo, el sector privado y algunos representantes de organizaciones sociales, pero no se llegó a nada.

Luego estuvo en 2012 el gran esfuerzo para un acuerdo marco que luego fue vulnerado porque la posibilidad de hacer cumplir la meta de déficit fiscal era poca”, detalló.

En 2016 se aprobó la Ley de Responsabilidad Fiscal que, a juicio de Rodríguez, fue impulsada más bien por las contingencias, las presiones de Estados Unidos y el inminente vencimiento de deuda que debía pagarse.

“Ahora no está claro quién ganará, a ambos les conviene resolver el tema de la sostenibilidad fiscal y la reestructuración de la deuda”.
Mauricio Choussy, analista

Ahora, las pláticas arrancan con la necesidad de refinanciar la deuda pública. “No hay una perspectiva de largo plazo ni una visión de desarrollo, de cómo se financiará el desarrollo. Lo que veremos será algo muy parecido a lo que vimos en mayo de 2009, cuando el ministro William Hándal negoció con el entrante Carlos Cáceres aquel acuerdo de mesa limpia por el cambio de gobierno”, indicó.

El expresidente del Banco Central de Reserva (BCR) Mauricio Choussy recordó que con el reciente ajuste de las pensiones, las necesidades de efectivo del Gobierno se vieron disminuidas, pero no desaparecen las necesidades de financiamiento.

“Lo otro es que los dos partidos mayoritarios se dieron cuenta de que llegar a acuerdos produce un juego de ganar-ganar, en contraposición a la continuidad de una política de confrontación que era dañina para el país y sus ciudadanos”, señaló. Esto hace que un nuevo acuerdo se vea factible.

Esto debería aprovechase para lograr un acuerdo más de largo plazo que no meta la solución del entrampamiento político dentro del esquema electoral, aseguró.

Ni por el lado del Gobierno ni del de ARENA se habla de crear o aumentar impuestos; sin embargo, el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, dijo que su cartera siempre ha propuesto más impuestos para que la carga tributaria llegue a un 17 % del Producto Interno Bruto (PIB). Actualmente se ubica en 15.9 %. “Los políticos de ambos signos no lo permiten por las elecciones. Nos conformamos con el combate a la evasión y elusión”, señaló.

El funcionario espera que se apruebe la obligatoriedad de que los contribuyentes presenten una declaración patrimonial anual. “La declaración patrimonial comparada año por año establece una renta que si no es la que se declara, automáticamente se vuelve renta presunta y causa impuesto”, explicó.

Reiteró, además, que un 75 % de la carga fiscal que actualmente arrastra el Estado es deuda generada antes de 2009, cuando iniciaron los gobiernos del FMLN. “La emisión que vence en 2019 se negoció en 2009, pero venía de 2001 y 2002”, aseguró el ministro de Hacienda.

3% Según el FMI
El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo en 2016 que el país requería un ajuste fiscal equivalente al 3 % del PIB, cerca de $700 millones, con medidas por la vía de mayor ingreso y de reducción de gasto.

 

Los temas pendientes sobre la mesa 
El Salvador ha intentado en los últimos años alcanzar un acuerdo fiscal, sin mayores frutos. Las finanzas públicas continúan deterioradas.  

Refinanciamiento de la deuda
Uno de los puntos de partida del acuerdo debería ser el refinanciamiento de la deuda pública que  vence a partir de 2019. 

Estabilidad  fiscal
Otro punto debe ser alcanzar acuerdos y metas fiscales para que las finanzas públicas no vuelvan a deteriorarse al grado actual. 

Presupuesto de 2018
El diseño del presupuesto para el próximo año también está en escrutinio. Se busca que no repita las fallas del plan de gastos de 2017. 

Fuentes de ingresos
Ya que ni el Gobierno ni la oposición han planteado crear o aumentar impuestos, las reformas que cierren puertas a la evasión y elusión fiscal están en la agenda. 

Reducción del gasto
En qué se gasta el dinero que entra a las arcas del Estado es uno de los puntos de honor de la oposición. Técnicos del BID apoyarán en esta revisión.

Lee también

Comentarios

Newsletter