Lo más visto

Más de Economía

Nuevos mercados en beneficio de nuestra transformación productiva

Como ministro de Economía, participé en la ciudad de Managua, Nicaragua, en el cierre de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Corea del Sur, el segundo acuerdo comercial con un país asiático y el número 11 desde que nuestro país inició hace 15 años su estrategia de apertura comercial.
Enlace copiado
Nuevos mercados en beneficio de nuestra transformación productiva

Nuevos mercados en beneficio de nuestra transformación productiva

Nuevos mercados en beneficio de nuestra transformación productiva

Nuevos mercados en beneficio de nuestra transformación productiva

Enlace copiado
El tratado representa una valiosa oportunidad para incursionar en los mercados de una de las regiones más dinámicas del mundo, estimula la ampliación de nuestros mercados de exportación e impulsa la transformación productiva en sectores estratégicos. Corea del Sur es la novena economía más importadora del mundo y concentra cerca del 2.7 % de las importaciones a escala global.

Las conversaciones para la posible suscripción de un acuerdo comercial con Corea del Sur iniciaron en 2012, pero fue hasta septiembre de 2014, luego de que me reuní con el embajador de dicho país ante la OMC, que se logró dar un nuevo impulso a esa iniciativa. Las negociaciones fueron lanzadas oficialmente el 18 de junio de 2015 y el liderazgo de nuestro país fue determinante para alcanzar el logro que hoy celebramos.

Este proceso se desarrolló a lo largo de siete rondas de negociación y ha tenido dentro de sus principales objetivos diversificar los mercados de destino para la oferta exportable salvadoreña y generar mejores condiciones para la atracción de nuevas inversiones de Corea del Sur a nuestro país.

En materia de oportunidades comerciales, entre los productos que obtuvieron preferencias para ingresar al mercado coreano destacan el café y sus preparaciones, productos de la pesca, azúcar cruda y refinada, néctares, calzado de plástico y boquitas insufladas. Por su parte, Corea del Sur obtuvo beneficios para ingresar vehículos y autopartes, bebidas a base de aloe, entre otros.

Otro hecho importante de resaltar es que nuestro país logró mantener los requisitos de origen exigidos para la industria textil y de confección, siendo la primera vez en la historia que Corea del Sur otorga esa preferencia de forma bilateral y con lo cual se fortalece la integración del sector textil y se estimulan nuevas inversiones en ese rubro.

A través del acuerdo comercial también se busca fortalecer la cooperación para apoyar en áreas específicas, como la agricultura, ciencia y tecnología, el comercio y desarrollo sostenible.

Corea del Sur es ya un cooperante y se encuentra apoyando proyectos dirigidos al sector de textil y confección, plásticos, medicamentos y cosméticos, sectores identificados como estratégicos dentro de la política de transformación productiva; además, está brindando apoyo en la implementación de los centros de innovación y desarrollo tecnológico empresarial, así como en el desarrollo del sistema para medición y evaluación de la productividad.

El sector privado ha acompañado desde un inicio este proceso, mediante el desarrollo de jornadas de consulta para definir conjuntamente las posiciones presentadas por nuestro país. De igual manera, se han mantenido consultas permanentes con todas las instituciones del sector público vinculadas a las actividades de comercio exterior; entre ellas, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, la Dirección General de Aduanas y el Centro de Trámites de Importaciones y Exportaciones. La coordinación interinstitucional y el diálogo público-privado fueron elementos fundamentales para el éxito de este acuerdo.

Según la SIECA, el comercio entre nuestro país y Corea del Sur podría incrementarse en $45 millones, aproximadamente, como un efecto directo de la entrada en vigor del acuerdo. El reto está ahora en manos del sector productivo nacional. El principal desafío es la producción de bienes y servicios que cumpla con los estándares que exige el mercado coreano.

Unámonos para crecer.

Lee también

Comentarios