Lo más visto

Más de Economía

OIT recomienda fortalecer educación técnica en el país

Según el organismo, este tipo de formación puede ser un instrumento muy útil para facilitar que más jóvenes accedan a un empleo.
Enlace copiado
OIT recomienda fortalecer educación técnica en el país

OIT recomienda fortalecer educación técnica en el país

Enlace copiado
La Organización Internacional del Trabajo (OIT) considera que la educación técnica puede ser un instrumento útil para facilitar la empleabilidad de los jóvenes en El Salvador.

El organismo presentó en abril pasado un documento con aportes para el fortalecimiento del sistema de educación técnica y formación profesional. La OIT, además, sugiere “renovar” la formación profesional para ser más flexible y que se adapte mejor a las necesidades de las empresas.

“No todo el mundo puede ser universitario y no todo el mundo está en posición de optar por una carrera universitaria. Si uno observa lo que está pasando en el mundo laboral, cuando se les pregunta a las empresas cuáles son las vacantes que más les cuesta llenar, típicamente la respuesta es los técnicos, porque hay suficientes profesionales y muchos trabajadores no calificados”, dijo Álvaro Ramírez, especialista en formación profesional de la OIT.

Emplearse como técnico no es a fuerza optar por un salario inferior al de un profesional universitario, aclaró el especialista. “Muchos de los técnicos especializados ganan a veces más que un profesional universitario, y yo creo que esa es una de las cosas que la gente no sabe”, afirmó.

“Tenemos que dar los instrumentos para que nuestros trabajadores puedan aprender nuevas habilidades y ser más competitivos en un mundo globalizado, donde la competencia es cada vez más feroz”, señaló Luis Cardenal, presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP).

En esa línea, la ANEP y la OIT señalaron que la formación profesional tiene que actualizarse acorde con las nuevas necesidades del mundo laboral y con las particularidades de los trabajadores. “Muchas veces las personas que trabajan no tienen el tiempo, ni la energía ni el dinero para poder ir a la universidad, o los horarios no se adaptan a las necesidades”, dijo Cardenal.

Por otra parte, Ramírez agregó que “el mercado de trabajo está cambiando mucho la forma tradicional de preparar a la juventud para entrar al mundo laboral, y una de las cosas indispensables son las alternativas para desarrollar su talento y encontrar un empleo”. La OIT presentó una propuesta que incluye una mayor articulación entre el sector productivo y la educación. Una estrategia es la implementación de consejos sectoriales que recojan las necesidades de las empresas y estén en constante coordinación con el Instituto Salvadoreño de Formación Profesional (INSAFORP).

Otra recomendación del organismo es la generación de información de tendencias de empleo, es decir, de qué están requiriendo las empresas del país, de forma que los centros de formación puedan incorporar estos datos y que las personas los puedan tomar en cuenta para escoger sus carreras.

La OIT reconoce que El Salvador ha tenido experiencias exitosas en algunos nichos en donde se ha alcanzado la eficiencia, como la industria del plástico y la agroalimentaria; no obstante, el reto es poder modernizar la educación y la formación profesional para aprovechar estos dinamismos.

Lee también

Comentarios