Obtener permisos de construcción toma tres años a las empresas

Diagnóstico del OMR encontró discrecionalidad en ANDA y MARN, debido a que la ley es poco clara.
Enlace copiado
Reunión.  Ángel Díaz, presidente de CASALCO, participó ayer en la presentación del estudio de la OMR.

Reunión. Ángel Díaz, presidente de CASALCO, participó ayer en la presentación del estudio de la OMR.

Obtener permisos de construcción toma tres años a las empresas

Obtener permisos de construcción toma tres años a las empresas

Obtener permisos de construcción toma tres años a las empresas

Obtener permisos de construcción toma tres años a las empresas

Obtener permisos de construcción toma tres años a las empresas

Obtener permisos de construcción toma tres años a las empresas

Enlace copiado
Reunir los permisos necesarios para desarrollar un proyecto de construcción en El Salvador puede llevar más de tres años a las empresas, según un diagnóstico que elaboró el Organismo de Mejora Regulatoria (OMR), una oficina adscrita a la Secretaría Técnica de la Presidencia (STP) y fue instalada en el marco de FOMILENIO II.

De acuerdo con los hallazgos, obtener un solo permiso de construcción puede requerir de hasta 21 pasos en ocho diferentes entidades gubernamentales. El estudio encontró que las instituciones estatales tardan 276 días hábiles en dar respuesta al constructor.

A este tiempo hay que sumar los 300 días que se llevan las empresas en preparar toda la información requerida. Las instituciones que se toman más tiempo en responder son el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA).

“Es un proceso de por sí complicado. El marco normativo es disperso y complejo. Hay espacio para la discrecionalidad”, resumió Rafael Juárez, especialista en procesos de la OMR.

Juárez detalló que se trabaja con el MARN y con ANDA para reducir los tiempos en que se responde a las solicitudes. La meta es que estos tiempos se acorten al menos en un tercio.

El estudio encontró que los trámites en Medio Ambiente demoran alrededor de 83 días hábiles. La meta del OMR es recortar 85 días los procesos. Según el especialista, el problema se da porque los requerimientos contenidos en leyes e instrumentos no son claros.

En ANDA los tiempos de respuesta son de 73 días hábiles. En este caso se trabaja en una normativa con líneas para la entrega de las factibilidades y que el permiso no se venza en un año como en la actualidad. Otra propuesta es elaborar un mapa donde se ubiquen las zonas en las que no hay disponibilidad de agua potable.

Una de las propuestas para ese ministerio es que se creen guías técnicas donde se presenten las líneas generales de cómo se deben presentar los estudios que se demandan a las empresas.

Sin embargo, Juárez aclaró que los tiempos de respuesta también dependen del tipo de proyecto a construir, y que el tema es “complejo”.

La propuesta del OMR es que los permisos se integren en dos grandes procesos: factibilidad del proyecto y en los permisos de construcción propiamente dichos. Antes, los procesos eran seis, apuntó Juárez.

El trabajo se ha enfocado en reducir los procesos en el interior de las instituciones, en una primera etapa. Además se analizan reformas a las leyes del país para hacerlas más claras y eliminar la burocracia.

Una de las leyes “candidatas” a modificarse es la de agilización de trámites para el sector de la construcción, aprobada hace unos años. La norma se aprobó después de varios años de discusión; sin embargo, esta no se llevó a la práctica. Ahora se trabaja con el Ministerio de Obras Públicas y Vivienda (MOP) para proponer una reforma integral a la Ley Especial para Agilización de Trámites para asegurar que esa efectiva.

El OMR se propone “implantar una cultura de mejora regulatoria en el país”, explicó a los constructores René Pineda, asesor para el Sistema de Mejora Regulatoria. “Esto significa una regulación clara, que no se preste a discrecionalidad y que sea transparente”, agregó.

El Organismo de Mejora Regulatoria (OMR) tiene como tarea evaluar y recomendar lo pertinente para mejorar los procesos regulatorios en El Salvador como parte de FOMILENIO II.

Lee también

Comentarios

Newsletter