“Ojalá no haya una segunda vuelta, por la economía del país”

Enlace copiado
Enlace copiado
La elección presidencial de 2014 ya tiene dos fechas tentativas en las cuales se anticipa un escenario de posible segunda vuelta y que permitiría al Tribunal Supremo Electoral (TSE) ajustarse al calendario electoral.

Durante su participación en la Entrevista en Línea de LA PRENSA GRÁFICA, Walter Araujo, magistrado del organismo colegiado, reveló que solo existen dos fechas posibles para el evento electoral y es el domingo 16 o domingo 23 de febrero de tal manera que un mes después se convoque a la segunda vuelta, si el resultado así lo demanda.

Ante esa posibilidad, Araujo explicó que la segunda vuelta tendría que realizarse el domingo 16 de marzo o el domingo 23 de ese mismo mes.

Sostuvo que es deber del TSE anticiparse a esos escenarios; no obstante, indicó que “ojalá no haya segunda vuelta, por la economía del país”, en la medida que supondría un ahorro estimado de al menos $15 millones.

Según el magistrado del ente electoral, en la primera elección el Ministerio de Hacienda deberá erogar un promedio de $30 millones y $15 millones más si el resultado electoral no le permite al candidato ganador de la primera vuelta obtener el 50% más uno de la votación general.

Araujo reconoció que los eventos electorales siempre resultan costosos para el país en donde se llevan a cabo, sin embargo, enfatizó que ese gasto que se realiza está por debajo de los costos de los demás países de Centroamérica.

En el registro electoral el TSE contabiliza 2.3 millones de salvadoreños con capacidad para emitir el sufragio, sin embargo, para el funcionario lo ideal sería alcanzar “la cifra mágica” del 60% de la participación de los ciudadanos, es decir, lograr una votación del 65% o 70%.

Araujo expresó su optimismo por el desarrollo del proceso y de las elecciones que anticipó, ahora tienen la posibilidad de que cerca de las 6:30 de la tarde del día de los comicios se pueda comunicar a los votantes quién es el presidente electo.

Manifestó, además, que en las pasadas elecciones de 2009, cuando desempeñó el cargo de presidente del TSE, “no le tembló la voz” para dar a conocer al candidato del FMLN Mauricio Funes como el triunfador de la votación, y eso mismo espera de Eugenio Chicas, quien ahora tiene la dirección del máximo organismo electoral.

Araujo anticipó que el escenario electoral hace posible pensar en la “alternancia en el poder”, pero está vez “está a prueba la izquierda”, a partir de las proyecciones que indican las encuestas.

Voto en el exterior

La elección de 2014 advierte la posibilidad de que ocurran dos hechos relevantes que mejorarían las condiciones de participación de los electores: el voto en el exterior y el voto residencial a escala nacional.

De acuerdo con Araujo, el voto residencial será un hecho para el 100% de los electores en el país y es una decisión que demanda en este momento $5 millones.

En el caso del voto en el exterior recomendó que se abra el debate público de la viabilidad del proyecto en términos financieros y de participación.

El costo de ese proyecto, calculó, puede oscilar en los $21 millones para cubrir a unos 200,000 electores distribuidos especialmente en Estados Unidos y el resto de países.

A manera de ejemplo citó que “México invirtió alrededor de $200 millones y previó que votarían unos 9 millones de personas y al final resultó que solo votaron como 20,000”.

Por eso insistió en la urgencia de que el debate sobre el voto en el exterior se abra con transparencia a toda la sociedad porque hasta ahora el proyecto está en el Ejecutivo y no ha sido notificado oficialmente al organismo electoral: “Una cosa es que al presidente Chicas lo haya invitado a Casa Presidencial”, expuso el magistrado del TSE por ARENA.

Lee también

Comentarios

Newsletter