Lo más visto

Más de Economía

Organizaciones contribuyeron a reducir la deserción en siete escuelas

El programa Todos Son Nuestros Niños apoyó a los centros escolares con infraestructura e insumos educativos, y ha incluido a toda la comunidad.
Enlace copiado
Reunidos.  Los alumnos de la escuela de Izcaquilío junto a los que ejecutan Todos Son Nuestros Niños.

Reunidos. Los alumnos de la escuela de Izcaquilío junto a los que ejecutan Todos Son Nuestros Niños.

Representación.  Un grupo de niños bailó “La patita”, del artista Cri Cri, para hacer  alusión a los valores familiares.

Representación. Un grupo de niños bailó “La patita”, del artista Cri Cri, para hacer alusión a los valores familiares.

Regalo.  Los niños elaboraron recuerdos para los ejecutores de Todos Son Nuestros Niños.

Regalo. Los niños elaboraron recuerdos para los ejecutores de Todos Son Nuestros Niños.

Mejoría.  Los niños acceden a recursos más variados para complementar su educación.

Mejoría. Los niños acceden a recursos más variados para complementar su educación.

Organizaciones contribuyeron a  reducir la deserción  en siete escuelas

Organizaciones contribuyeron a reducir la deserción en siete escuelas

Enlace copiado
La Fundación Calleja y otros aliados del programa Todos Son Nuestros Niños han provisto a los centros escolares con infraestructura e insumos educativos, y han llevado a profesionales que trabajan con toda la comunidad.

En los dos primeros años de intervención del programa Todos Son Nuestros Niños, la deserción de alumnos en los centros escolares beneficiados bajó un 40 %, según los cálculos de la Fundación Calleja, que dirige esta campaña desde mediados de 2015.

La Fundación Calleja ha tenido el apoyo de la empresa salvadoreña Lactolac, más otras organizaciones como World Vision, Contextos y FUNPRES.

Iniciaron con cuatro centros escolares el primer año y en el segundo agregaron otros tres. En total, son 16,000 personas a las que han alcanzado en comunidades de Chalatenango, San Miguel, San Salvador, Santa Ana y Ahuachapán. Los estudiantes beneficiados son 1,300.

El próximo año incluirán a dos centros escolares más, informó la fundación.

“Se ha reducido la deserción y la repitencia disminuirá el próximo año”, dijo Eva Colorado, gerente de la Fundación Calleja.

Colorado detalló más resultados del programa en una feria que celebraron en el Centro Escolar Izcaquilío, ubicado en Atiquizaya, uno de los que han intervenido con el esfuerzo conjunto.

El director de la escuela, Moris Peñate, agradeció toda la ayuda. “Los estudiantes, maestros y padres estamos aprovechando al 100 % estos recursos”, dijo el director Peñate.

Con el programa de la fundación, las escuelas acceden a una biblioteca y un centro de informática. Durante estos meses entregaron más de 5,000 libros y 200 computadoras.

El programa incluye consultas nutricionales gratuitas, un yogur diario para los estudiantes, asistencia psicológica, capacitaciones con certificación de habilidades, formación de directores y docentes, becas técnicas, intercambios y empleabilidad, todo con el aporte de los aliados.

“Desde parvularia hasta segundo año de bachillerato, los alumnos se acercan cada día al conocimiento de la tecnología y de las competencias que la sociedad exige”, agregó Peñate.

El alumno Adonías Filiberto expresó: “Hemos mejorado y seguiremos aprendiendo para que en el futuro cercano seamos personas de bien”.

Tags:

  • Fundacion Calleja
  • RSE
  • educacion
  • educacion publica
  • inversion privada
  • inversion social
  • Ahuachapan

Lee también

Comentarios