Loading...

Pago irregular de $2.2 millones por ampliar aeropuerto

Un examen de la Corte de Cuentas de la República certifica que durante la ejecución de las obras, la CEPA aprobó cambios al contrato, que elevaron el presupuesto original. Documentos oficiales consignan que las modificaciones continuaron durante la presente administración.

Enlace copiado
Render. La ampliación del aeropuerto llevó varios años. Se retrasó por falta de material y la pandemia.

Render. La ampliación del aeropuerto llevó varios años. Se retrasó por falta de material y la pandemia.

Enlace copiado

Ampliar el Aeropuerto Internacional de El Salvador Monseñor Óscar Arnulfo Romero resultó más caro de lo planificado. Deficiencias entre el diseño y el plan de oferta, falta de materiales y prórrogas al plazo de entrega de la obra derivaron en cambios al contrato y costos adicionales.

Auditores de la Corte de Cuentas de la República (CCR) tomaron nota de esas irregularidades y concluyeron que uno de esos incrementos ascendió a los $2.2 millones.

La idea de ampliar el aeropuerto tomó fuerza en la década pasada, por la saturación de pasajeros que presentaba la terminal, pero fue hasta abril de 2018 cuando la junta directiva de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) adjudicó el proyecto a Caabsa Constructora, empresa mexicana que ofertó $37,881,157 por el proyecto.

Los trabajos de ampliación debían ejecutarse en 365 días calendario, por lo que la infraestructura tenía que estar terminada en mayo de 2019; sin embargo, la obra demoró más de tres años debido a las modificaciones que sufrió el contrato, según consta en las actas de la junta directiva y en el convenio que firmó la autónoma con la constructora, a las que tuvo acceso LA PRENSA GRÁFICA.

La CCR ha cuestionado varios de los cambios que la estatal aprobó durante la ejecución del contrato, entre estos, un aumento de $2,280,514 en los costos indirectos, el cual fue avalado en mayo de 2019, justo cuando la obra debía estar terminada.

En un examen especial que abarca los dos primeros años del proyecto —hasta diciembre de 2019—, la CCR determinó que la junta directiva de la CEPA "contravino los documentos contractuales relacionados con los incrementos y ajustes de precios" al autorizar ese pago adicional.

"La junta directiva de CEPA no constató que, con su autorización, aprobó indebidamente pagos a la contratista", y remarca que erogó fondos "por pagos injustificados". Una de las cláusulas del contrato dice que la CEPA no concedería ningún ajuste de precios durante la vigencia del mismo.

"Aquí no hubo ajuste de precios (...) los precios eran los mismos y en nada variaron", se defendió la junta directiva en respuesta a la CCR, el 25 de febrero de 2021.

La máxima autoridad de la CEPA añade que autorizó la compensación a la constructora para reconocer el impacto económico por el retraso de 216 días que llevaba el proyecto, por causas no imputables a la empresa como, por ejemplo, "el pago de mano de obra y gastos corrientes por un tiempo mayor al previsto".

A finales de abril pasado, LA PRENSA GRÁFICA contactó a la sede de Caabsa en México para pedir su postura respecto a los cuestionamientos de la CCR. En su oficina de comunicaciones dijeron que buscarían al área encargada, pero hasta el cierre de esta nota no hubo respuesta.

Costo elevado. La ampliación del aeropuerto concluyó este año. La CEPA presentó el proyecto cuatro años después de que iniciaran los trabajos.

Origen

El pago que hoy cuestiona la Corte de Cuentas es el resultado de un arreglo directo entre la CEPA y Caabsa, incluido en la tercera modificación al contrato.

Esta decisión llegó luego de que el administrador del contrato y la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), agencia que supervisó el proyecto, reportaran el faltante de materiales por diferencias entre el plan de oferta y los planos, que de no subsanarse ponían en riesgo la continuidad del proyecto, y que para ello necesitaban $3.7 millones más.

La lista de materiales faltantes incluyó concreto para columnas y fundaciones, cubiertas para techos, vidrio para exteriores, forro para columnas, tuberías y polines, entre otros.

"El objeto del contrato es la ampliación de la terminal de pasajeros de acuerdo a especificaciones técnicas, planos (...) el cual es imposible de lograr bajo el plan de oferta presentado por la contratista", notificaron el administrador y la UNOPS.

Tras llegar a un arreglo, el contrato pasó de un poco más de $37.8 millones a $43.9 millones. Esos $6 millones adiciones representaron un 16 % de incremento al monto original del contrato, una vez que las partes ajustaron la lista de materiales y sus precios para readecuar las partidas. De ese monto, es que la Corte de Cuenta solo hace un reparo a $2.2 millones, hasta diciembre 2019.

Al respecto, la CCR señala que constató que los precios globales del contrato fueron elevados y registrados como costos indirectos, lo que superó el porcentaje que la empresa había determinado como costo indirecto, lo que incumple el artículo 86 de la Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (LACAP).

Las irregularidades no pararon

La revisión del proyecto por parte de la Corte de Cuentas abarcó los dos primeros años de la ampliación, hasta diciembre de 2019; sin embargo, los documentos públicos disponibles dan cuenta de que las modificaciones al contrato continuaron durante la actual administración, pese a que en algún momento la CEPA dijo que no concedería más prórrogas a la empresa.

"Estamos dándole un seguimiento muy riguroso. Sabemos que es un proyecto que tiene un gran atraso, tiene un atraso de un año", dijo en televisión el presidente de la CEPA, Federico Anliker, a tres meses de asumir su cargo (noviembre 2019).

La tónica de los siguientes meses fue más prórrogas y la exigencia de más pagos por costos indirectos ante los plazos adicionales aprobados con cambios al contrato, pero solo una parte de la información está disponible en actas publicadas por la CEPA en su portal de transparencia.

Antes de la pandemia, el monto del contrato ya había alcanzado los $45,354,420.51. La noche en que finalmente la CEPA inauguró la extensión de la terminal, en febrero de este año, el gobierno indicó que habían invertido $56 millones, pero no especificó si esta cantidad era solo por el edificio o si incluía mobiliario y equipos.

Un mes después de haber inaugurado la ampliación, la CEPA avaló la duodécimamodificación al contrato, para extender el plazo de ejecución de la obra a 1,438 días calendario.

Hasta marzo de este año, la autónoma había concedido a la constructora cuatro órdenes de cambio y cuatro arreglos directos.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines