Lo más visto

Más de Economía

País coloca bonos a la tasa más alta de los últimos años

El Salvador colocó ayer $1,000 millones a una tasa de 9.5 %, la más alta desde 2002. Eso implica que tendrá que pagar de intereses $95 millones anuales durante 32 años.
Enlace copiado
Impacto.  Honduras colocó $600 millones de deuda soberana a una tasa de 5.65 % y Panamá lo hizo a finales de marzo con una tasa de 4.45 %.

Impacto. Honduras colocó $600 millones de deuda soberana a una tasa de 5.65 % y Panamá lo hizo a finales de marzo con una tasa de 4.45 %.

Enlace copiado

El gobierno de El Salvador colocó ayer $1,000 millones en bonos en los mercados internacionales a 32 años y a una tasa de 9.5 %, la tasa más alta desde la dolarización de la economía y el plazo más amplio desde 2002.

La última vez que el país había pagado arriba de 8 puntos fue en 2017 cuando el gobierno colocó $601 millones a 12 años plazo.

La colocación fue estructurada por los bancos Santander y Scotiabank según publicó Bloomberg, que agregó que es la tasa más alta pagada por un mercado emergente este año y comparó la emisión con la de Egipto que obtuvo un cupón de 8.87 % y Ghana que se agenció deuda por 8.75 %.

Solo para comparar un poco con la región, la semana pasada Honduras colocó $600 millones de deuda soberana a una tasa de 5.65 % y Panamá lo hizo a finales de marzo con una tasa de 4.45 %.

Según fuentes cercanas a la negociación los "libros se abrieron" a las 10:30 a.m. hora local, es decir empezaron a recibir ofertas, y se esperaba que estas fueran por el 9 %, pero al final obtener los fondos fue más caro, a pesar de que el riesgo país había disminuido levemente.

El interés de 9.5 % que obtuvo El Salvador, implicará que el país tendrá que pagar durante 32 años, $95 millones anuales solo de intereses, explica José Andrés Oliva, investigador de del Departamento de Estudios Económicos de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

Los intereses de las Notas 2052, que servirán para afrontar algunos gastos por el covid-19 empezarán a pagarse en enero de 2021, hasta 2052.

A El Salvador le toca pagar este año $281.3 millones solo en intereses de bonos colocados anteriormente.

El alto servicio de la deuda era una de las preocupaciones de la analista en jefe de la casa calificadora Moody's, Ariane Ortiz-Bollín, que señalaba que "el monto total de intereses respecto a los ingresos que tiene el país, en un contexto de bajo crecimiento, hace más difícil de manejar la deuda".

Según el informe de Moody's, que califica a El Salvador como B3 con perspectiva positiva (que es una nota como altamente especulativa), las necesidades de financiamiento del país rondan el 15.1 % del PIB; de estos 3.9 % son para pago de intereses de deuda, 1.4 % para amortización de deuda, 5.4 % deuda de corto plazo (LETES) y 4.4 % de déficit primario.

¿Y las multilaterales?

Según Carolina Franco, investigadora de del Departamento de Estudios Económicos de FUSADES, el gobierno debió buscar mayor financiamiento en los organismos multilaterales, donde las tasas inician desde el 1.5 % y hay tiempo de gracia. Y esa es la recomendación que como Fundación habían hecho desde un inicio.

Así como también habían llamado a hacer movimientos financieros, disminuyendo el gasto público.

El gobierno obtuvo autorización de la Asamblea para emitir deuda por $3,645 millones ($3,000 millones solo en el contexto de la pandemia).

"Somos el país de la región que más ha pedido (deuda) como porcentaje del PIB y el que lo tiene que pagar a un costo más alto", dijo Franco.

Hasta la fecha se tiene asegurado de parte de las multilaterales unos $1,600 millones.

Para Ricardo Castaneda, economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), con esta colocación se está "hipotecando" los presupuestos de los próximos años.

El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, aseguró recientemente que estaban buscando el momento oportuno para salir a los mercados internacionales, después que la tasa de riesgo de El Salvador empezara a bajar.

Pero para los economistas consultados habría que haber esperado más.

"Este no era el mejor momento para salir al mercado, no era el más favorable", detalló Castaneda.

Los analistas coinciden en que lo que hace falta es claridad en qué rubros y para qué puntos específicos, de lo aprobado por la Asamblea, se utilizarán estos fondos, ya que todavía están a la espera de un plan, que son los elementos que también piden las multilaterales para poder otorgar préstamos.

"La predictibilidad de las finanzas públicas se ha roto, por el impacto de la pandemia y el manejo fiscal del país... es urgente recomponerlo", dice José Andrés Oliva, de Fusades.

Este año la deuda pública cerrará arriba del 82 % del PIB, y el déficit fiscal sería de un 8.5 % a un 12 %, según las diferentes mediciones.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines