Lo más visto

Más de Economía

Para recuperar la confianza hace falta transparencia”

El sector privado es el que muestra más preocupación por el avance en el diálogo fiscal. Esperan sinceridad y transparencia en las mesas.
Enlace copiado
Para recuperar la confianza hace falta transparencia”

Para recuperar la confianza hace falta transparencia”

Enlace copiado
Desde hace varios meses, la empresa privada, ARENA, centros de pensamiento como FUSADES y FUNDE advirtieron al actual Gobierno sobre el acercamiento de una situación de crisis en las finanzas del Estado, debido al manejo actual de los fondos públicos. Sin embargo, fue hasta la semana pasada cuando el presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén, reconoció que El Salvador está en emergencia de liquidez o dinero en efectivo. Poco tiempo después, el presidente llamó al principal partido a dialogar para solucionar dicha emergencia. Sobre estos temas, el empresario Diego de Sola hace un análisis con perspectiva empresarial.

¿Qué opina sobre los problemas fiscales de El Salvador y sobre las mesas de diálogo?

Desde el punto de vista de los empresarios, nosotros vemos con preocupación la coyuntura porque sentimos que ha faltado un diálogo verdadero. Lo que ha habido parece más un conjunto de monólogos. Vemos con buenos ojos los acercamientos que ha habido últimamente para encontrarle salida (al problema fiscal). Para recuperar la confianza entre los distintos sectores de la sociedad, en este momento es fundamental la transparencia y la colaboración, porque debe haber apertura para que todos pongan de su parte. Debe haber transparencia al momento de discutir los temas fiscales. Si a todos nos van a pedir más impuestos, también el Gobierno debe aumentar su responsabilidad respecto a cómo se invierten nuestros impuestos. Como sociedad estamos en el mismo barco y si este barco se hunde nos hundimos todos.

Hay quienes consideran que las reuniones en Casa Presidencial deben ser más técnicas que políticas. ¿Qué piensa?

Creo que se necesitan ambas cosas. El Gobierno no solo con sus recursos internos pueden apoyarse en distintos técnicos alrededor del país, como FUSADES y FUNDE. En este país hay bastantes opciones para tomar bases técnicas. Sin embargo, para llegar a lo técnico es necesario llegar a un acuerdo político. Debe haber una confianza mínima de lo que se está buscando, antes de ponerse de acuerdo en cómo hacerlo. Es bueno que la oposición (ARENA) se esté reuniendo con el Gobierno, porque esta es una manera de recuperar la confianza. No es una confianza absoluta, pero al menos podría ser coyuntural. La idea es lograr un acuerdo básico. Yo veo el trabajo técnico relativamente más fácil que lograr un primer acuerdo político, porque este último ya es más un tema de voluntades.

¿Cuál es su análisis respecto a las críticas que ha hecho FUSADES al Presupuesto General de la Nación 2017?

Yo no soy un técnico en esto, pero definitivamente el Gobierno debe hacer “golpes de timón” en términos de gastos. O sea, los gastos (del Gobierno) han subido por inflación y por decisión. El Gobierno está gastando conscientemente mucho más de lo que genera. Nosotros no podemos dejar de estimular la actividad económica, pero tampoco podemos gastar lo que no hemos ganado. Si el Gobierno quiere tener una discusión seria con la oposición y con todos los sectores de la sociedad, debe empezar por apretarse el cinturón. Aquí lo que necesitamos es tener más negocios, y que el Gobierno ahorre y que tengan una verdadera responsabilidad, que respondan por el dinero tuyo, por el mío y por de todos los que pagamos impuestos.

Algunos funcionarios restan importancia a la calificación de riesgo de El Salvador. ¿Cuál es su consideración?

(El Salvador) es un país importante para nosotros, pero somos muy pequeños en el esquema global. Descalificar o negar lo que hace una calificadora de riesgo realmente hace poco. Lo que pasa es que tenemos una situación real, que el precio de la deuda sube y nuestra capacidad de endeudarnos baja, diga lo que diga el funcionario que sea. En lugar de descalificar deberíamos trabajar para ser dignos de créditos ante los ojos de quienes nos califican. Al final de cuentas ellos (las calificadoras) son los profesores del mundo. Les creamos o no a las calificadoras, las consecuencias siempre nos van a caer. Es importante conocer lo que nos dicen para saber cómo arreglar el tema fiscal.

¿Cómo describiría el clima de inversión en El Salvador? El Gobierno insiste en que el país mantiene el crecimiento.

Todos podemos decir lo que queramos y cada quien tiene un micrófono del tamaño que le compete, en el sentido de cuánta gente le escucha. Por ejemplo en la cámara de construcción, que es el ámbito en que yo me muevo, a la industria le hace falta un montón. Podemos decir que crecimos, pero si crecemos de cero a uno y lo que se necesita es crecer de uno a 50… el clima de inversión aún está tibio y temeroso por la situación de conflicto muy mediático que hay entre el Gobierno y con otros sectores, que no solo es la oposición. Cualquiera que critica esta situación recibe descalificaciones del Gobierno. No podemos tener ese tipo de actitud en la que decimos que estamos creciendo... y decir que no importa lo que indique Moody y Standard & Poor's.

¿Qué podría hacer el Gobierno para evitar un impago?

Este también es un tema de reconstruir la confianza a través de cumplir las promesas. “Si yo prometo que voy a caminar 10 metros debo caminarlos, para que me crean la próxima vez que lo prometa. Pero si decimos que vamos a caminar 100 metros y caminamos para otra dirección...”. Por ejemplo, cuando nuestro presidente da un discurso en Washington y otros en el interior del país... este tipo de cosas no genera confianza, porque uno no sabe con lo que se está tratando. Aquí todos debemos conocer el plan de país y las verdaderas intenciones que tienen nuestros líderes.

Tags:

  • crisis fiscal
  • emergencia de liquidez
  • deuda publica
  • finanzas publicas
  • Diego de Sola
  • Grupo Sola
  • gasto publico

Lee también

Comentarios