Pensiones perdieron $2,236 mill: FUSADES

La cifra es la estimación de cuánto habrían podido crecer los ahorros de los trabajadores si el GOES pagara tasa de mercado por usarlos.
Enlace copiado
Pensiones perdieron $2,236 mill: FUSADES

Pensiones perdieron $2,236 mill: FUSADES

Pensiones perdieron $2,236 mill: FUSADES

Pensiones perdieron $2,236 mill: FUSADES

Pensiones perdieron $2,236 mill: FUSADES

Pensiones perdieron $2,236 mill: FUSADES

Enlace copiado
Si el Gobierno pagara a los trabajadores por tomar prestado su dinero lo mismo que le paga a otros inversionistas, el ahorro de los cotizantes para la jubilación sería mayor.

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) estimó que los fondos han perdido más de $2,000 millones, debido a que este dinero no se ha prestado a una tasa de interés de mercado, sino a una mucho menor, lo que ha mermado los ahorros.

“El costo de oportunidad de la inversión en títulos de baja rentabilidad es sustancial e impacta directamente el potencial de incremento que las cuentas individuales pueden alcanzar, totalizando una cantidad importante que asciende aproximadamente a $2,236 millones en 2016”, señaló el Departamento de Estudios Económicos de FUSADES.

Los economistas calculan este monto al comparar la ganancia del monto del fondo de pensión que se ha utilizado para comprar los Certificados de Inversión Previsional (CIP), con la ganancia (para los trabajadores) que este mismo dinero habría generado si se hubiera invertido en títulos valores similares a los eurobonos colocados en los mercados internacionales por el Estado de El Salvador.

Los CIP son papeles que las AFP le compran, por obligación, al Gobierno utilizando el dinero de los ahorros de los trabajadores. Con lo que el Ejecutivo obtiene al vender estos papeles, saca para pagar las pensiones del antiguo sistema; el problema es que lo que el Gobierno paga por estos papeles es mucho más bajo que lo que le pagaría a otro inversionista.

El actual sistema de pensiones limita la cantidad de dinero que el Gobierno puede tomar bajo la forma de los CIP de serie A en 45 % de todos los ahorros. Recientemente el Gobierno intentó incrementar este techo, pero la Sala de lo Constitucional lo frenó.

Sin embargo, FUSADES advierte que esto no inhabilita al Gobierno a seguir tomando dinero, aun cuando ya está cerca de llegar al techo de 45 %. Esto se debe a que en 2018, el fondo de pensiones crecerá hasta casi $11,000 millones, con lo cual el Gobierno tendrá un margen para tomar otros $380 millones.

La institución señala que el mecanismo de los CIP y la baja rentabilidad que paga el Gobierno ha provocado un efecto acumulado. Que de no haber sido así, en 2014 el fondo de pensiones sería de $14,075 millones y no de $10,930 millones.

Esto es importante puesto que lo que cada persona recibe como pensión depende de cuánto dinero tenga en su cuenta. Esta cuenta es la combinación de los aportes, que es lo que se ha ahorrado, y de la rentabilidad, es decir, las ganancias que han generado esos ahorros al ser invertidos. Si se invierten en instrumentos de baja rentabilidad, como los CIP de serie A, la cuenta no crece y la persona recibirá menos.

De esta manera, FUSADES estima que si el Gobierno hubiera pagado tasas de mercado, las pensiones a las que los trabajadores pueden aspirar bajo el actual sistema serían mayores en 28.8 %.

Por otra parte, FUSADES consideró que solo dos propuestas respetan la resolución de la Sala de lo Constitucional: la que ellos elaboraron junto a las demás instituciones que componen la ICP, y la de los partidos de derecha.

Acuden a la sala

La Asociación Salvadoreña de Trabajadores Municipales (ASTRAM) acudió ayer a la Sala de lo Constitucional para pedir que se derroguen los cambios que establece el decreto 100 en el artículo 184-A de la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones.

El decreto en cuestión protege a los llamados optados, es decir, a las personas que además de ahorrar en las AFP, cotizaron al anterior sistema de pensiones, por lo que el Gobierno les conserva algunos beneficios.

ASTRAM justificó que lo hacen puesto que no consideran justo que los “optados” tengan más beneficios que el resto de los trabajadores.
 
 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter