Pobreza crónica aún es alta en A. Latina

El Banco Mundial revela en un reciente informe que uno de cada cinco latinoamericanos no ha conocido otra cosa más que la pobreza durante toda su vida: 20 % de la población vive con menos de $4 al día.
Enlace copiado
En la ruta.  El Banco Mundial señaló que la aplicación de programas sociales requiere de mayor coordinación, establecimiento de objetivos y de medición de resultados e impacto.

En la ruta. El Banco Mundial señaló que la aplicación de programas sociales requiere de mayor coordinación, establecimiento de objetivos y de medición de resultados e impacto.

Pobreza crónica aún es alta en A. Latina

Pobreza crónica aún es alta en A. Latina

Enlace copiado
Pese a los avances en la mejora del ingreso en América Latina, uno de cada cinco habitantes de la región no ha conocido otra cosa más que pobreza durante su vida, indicó un reciente estudio del Banco Mundial (BM).

El documento, titulado “Los olvidados” habla de la pobreza crónica en la región, condición en la que permanece un 20 % de la población que debe sobrevivir con menos de $4 diarios.

La entidad destaca el crecimiento económico sostenido en América Latina y el Caribe que, aunado a reducciones significativas en la desigualdad, generó aumentos en los ingresos de la población más pobre. La pobreza en la región bajó 16 puntos porcentuales al pasar del 41.6 % en 2003 a 25.3 % en 2012.

La pobreza extrema se redujo a la mitad durante el mismo período, de 24.5 % a 12.3 %: 70 millones de personas salieron de la pobreza. No obstante, la mayoría de las personas que salieron de la pobreza no pasó a la clase media, sino a las filas de un sector “vulnerable”, en riesgo de volver a caer en la pobreza.

Los denominados pobres crónicos, además, “no se han beneficiado de las impresionantes tasas de crecimiento de la década y pueden haberse escurrido entre las grietas del sistema de asistencia social”, dice el documento.

La entidad sostiene que el crecimiento económico por sí solo no es suficiente para los pobres crónicos, pero otras políticas sí pueden serlo. Estas deben tomar en cuenta que la pobreza crónica tiende a concentrarse geográficamente, aunque afecta por igual a la población urbana y rural, y que “el estado mental es muchas veces un obstáculo para la movilidad ascendente”.

En este sentido, la integración, como contraposición a la exclusión, debe ser parte de la formulación de las políticas para evitar que la pobreza crónica continúe de generación en generación.

Además, se requiere de la integración de acciones y la coordinación de las políticas para atender a la población más vulnerable.

“Se ha incrementado el gasto social y la cantidad de programas sociales, pero para ser efectivos deben ser coordinados, deben tener metas individuales y medibles”, apuntó.

Tags:

  • banco mundial
  • pobreza
  • exclusion
  • politicas publicas
  • crecimiento economico

Lee también

Comentarios

Newsletter