Loading...

Premian la construcción sostenible

El edificio Campus TIGO, el centro comercial SOMA y el edificio técnico de operaciones de Sherwin Williams ganaron en las tres categorías creadas por CASALCO.

Enlace copiado
Primer lugar. La remodelación del edificio  de operaciones de Sherwin Williams fue recono- cido.  Recibió el premio Juán Francisco Sifontes, pdte. de Sherwin Williams de Centroamérica.

Primer lugar. La remodelación del edificio de operaciones de Sherwin Williams fue recono- cido. Recibió el premio Juán Francisco Sifontes, pdte. de Sherwin Williams de Centroamérica.

Enlace copiado

La Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (CASALCO) entregó por primera vez, el jueves pasado, el Premio a la Construcción Sostenible. La distinción reconoce a los proyectos que cumplen con criterios como, por ejemplo: eficiencia energética, uso eficiente del agua, calidad del ambiente interior, materiales y recursos utilizados, innovación y sitio sostenible.

"Todos los candidatos tenían que presentar qué han hecho respecto a estos criterios de evaluación", indicó José Manuel Ramírez, miembro del comité RSE Construye de CASALCO. El premio tiene tres categorías: pequeña, mediana y grande.

La comisión evaluadora estuvo conformada por siete expertos externos a CASALCO. "Eso nos permitió darle al premio transparencia, fortaleza institucional", aseveró Ramírez. En esta primera edición se postularon un total de nueve proyectos. El certamen se abrió a todo tipo de empresas, y no solo a las agremiadas a CASALCO.

Reconocimiento. La Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (CASALCO) entregó por primera vez el Premio a la Construcción Sostenible.

Además de las preseas, las empresas ganadoras podrán enviar a dos representantes al exterior para conocer proyectos de Latinoamérica y exponer sus iniciativas.

En la categoría de gran empresa resultó ganador el proyecto Campus Tigo, de Tuscania Corporate & Business Park; el desarrollo comercial SOMA, de Root Shift Group, ganó en la categoría mediana; y el edificio técnico de operaciones de Sherwin Williams, se agenció el primer lugar de la categoría pequeña.

"Parte del ADN siempre ha sido el tema de sostenibilidad. El proyecto de Campus Tigo nace con la necesidad de un cliente de pasar toda su operación a un solo espacio y, dentro del equipo de Tuscania, se comenzó todo un proceso de ver cómo se construía un campus cumpliendo las necesidades de este cliente específico", comentó sobre los orígenes del proyecto Fátima Sol, coordinadora de Mercadeo de Tuscania Corporate & Business Park.

El Campus Tigo es parte de Tuscania, un complejo ubicado en el departamento de La Libertad, que cuenta con otros componentes como Vía del Corso y Piazza Centrale, que también participaron en el certamen. El Campus Tigo ha logrado una eficiencia del 60 % en el uso de energía; el complejo cuenta con un plan para el manejo y reciclaje del agua lluvia, informó Rafael Cienfuegos, asesor en sostenibilidad de Tuscania. Las medidas de sostenibilidad fueron incorporadas desde el diseño del edificio.

SOMA, proyecto ganador en la categoría mediana, es un desarrollo comercial ubicado en Antiguo Cuscatlán, que contará con una oferta orientada a la comunidad, salud y bienestar. "Las áreas de convivencia son más que las áreas arendables", destaca Robert Jaspersen, director de Root Shift Group, la empresa desarrolladora del proyecto.

Jaspersen reveló que igual que Campus Tigo trabajan para obtener una certificación LEED, una de las más reconocidas en el ámbito internacional en sostenibilidad. SOMA tendrá un parque central, un anfiteatro y terrazas.

La construcción ha considerado la luz natural, la buena calidad del aire en el interior, y el confort visual y acústico. Su diseño se basó en un estudio bioclimático, el cual analizó la incidencia solar, los patrones de viento y el entorno del terreno. "La idea es compartir, y que otros constructores construyan sostenible porque al final eso va a bajar los costos de nuevas construcciones sostenibles", opinó Jaspersen.

El tercer proyecto ganador, el edificio de técnico de operaciones de Sherwin Williams fue remodelado cumpliendo una serie de estándares de sostenilidad, los cuales forman parte de un plan maestro. La infraestructura está ubicado en el complejo de la compañía en Ilopango. Este proyecto también gestiona una certificación LEED.

Sherwin Williams fue la primera empresa que obtuvo la certificación LEED en El Salvador. Esta le fue otorgada a su edificio administrativo. A nivel mundial, la empresa recolecta el agua lluvia de los techos y las ingresa al manto freático por medio de pozos de infiltración.

"El edificio ya está en operaciones. En el proceso de construcción tratamos de que fuera lo más sostenible posible, tratando de no impactar el medio ambiente", aseguró Flor de María Lacayo, coordinadora de diseño de Sherwin Williams.

El presidente de CASALCO, Giuseppe Angelucci, invitó al gremio de constructores a mejorar los procedimientos de construcción que ya caducaron. "Todos los que estamos aquí hemos roto paradigmas, hemos abierto brechas y hemos sido pioneros", dijo en su discurso el jueves anterior.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines