Prevén $1,215 millones en pago de la deuda pública

La presión de las obligaciones financieras del Gobierno ha crecido de manera sostenida y en el corto plazo la situación no mejorará. La deuda de corto plazo ya llegó a $903 millones, según el portal con datos oficiales.
Enlace copiado
Al filo.  Durante una entrevista, el ministro Carlos Cáceres dijo que si no consiguen la autorización para los bonos, dejarían de pagar deuda y gasto corriente.

Al filo. Durante una entrevista, el ministro Carlos Cáceres dijo que si no consiguen la autorización para los bonos, dejarían de pagar deuda y gasto corriente.

Financiamiento.  Los compromisos financieros del Gobierno crecerán este año, tanto a corto como a largo plazo.

Financiamiento. Los compromisos financieros del Gobierno crecerán este año, tanto a corto como a largo plazo.

Prevén $1,215 millones en pago de la deuda pública

Prevén $1,215 millones en pago de la deuda pública

Enlace copiado
El financiamiento que recibe el Gobierno para sus gastos ordinarios y para acciones de orientación social presiona cada vez más a las finanzas públicas. De acuerdo con un informe que presentó el Ministerio de Hacienda (MH) en la Asamblea Legislativa el 11 de febrero pasado, los compromisos adquiridos por la deuda pública costarán $1,214.9 millones en 2016. Esta cantidad incluye los intereses que cobran los inversionistas y organismos que prestan al Gobierno, más los abonos a capital (es decir, devolver la cantidad original que se prestó).

En comparación con el año pasado, es un aumento de $213.5 millones, o de un 21.32 %.

El fisco ha acumulado todos estos compromisos desde hace varios años y faltan muchos más para que termine de cumplir con todos. Además, está en camino de adquirir más.

De los $1,215 millones, $780 millones son por intereses y el resto para abonar a capital, según la información que presentó Hacienda. El mayor aumento está en los intereses, que pasarían de $639.8 millones que pagó el Estado salvadoreño en 2015 hasta unos $780 millones que proyectan para este año. Este resultado es un alza de 21.91 %.

Los que prestan al Gobierno son los organismos multilaterales o de cooperación, los países amigos y una serie de inversionistas de la más variada procedencia. De todas las deudas, las que al final resultan más caras son las que adquiere el Estado con inversionistas a través de bonos y otros papeles, por ejemplo las Letras del Tesoro Público (LETES).

Además, la deuda con inversionistas es la que permite un uso más flexible, o discrecional, del dinero que llega con esas operaciones.

Los bonos y LETES exigirán $477.7 millones este año; la deuda por pensiones, $210.7 millones y otras obligaciones, $73.5 millones. Además, el MH advirtió que 11 préstamos inician con amortización este año y en total exigirán $382.2 millones. Los organismos de cooperación aprueban financiamiento en condiciones llamadas favorables, donde permiten unos períodos “de gracia”. En estos períodos, la institución que recibe los fondos de cooperación puede pagar solo intereses, de manera que los abonos a capital inician después del período de gracia.

Las proyecciones de Hacienda indican que en 2019 –año marcado por elecciones– tendrán que desembolsar más de $1,600 millones por deuda que alcanza su cuota final de pago (o vencimiento), que podría subir hasta $1,800 millones. Luego vendrán otros vencimientos en 2025 que superarán los $1,500 millones.

Uno de los riesgos en el corto plazo es que el financiamiento encarecerá más para el Gobierno salvadoreño. Esta situación la advirtió Mauricio Choussy, expresidente del Banco Central de Reserva (BCR), en febrero pasado, cuando habló de las tasas de interés de la deuda nacional. “Los bonos de El Salvador ya están pagando 10.33 % anual: ha aumentado el riesgo país. Si el Gobierno decide emitir nueva deuda, tendrá que pagar tasas arriba del 10 %”, comentó el experto.

Entre mayor es el riesgo que proyecta un país ante los diferentes prestamistas, más altos serán los intereses que cobrarán por prestar ese dinero. Por otro lado, el actual presidente del BCR, Óscar Cabrera, ha mencionado que el encarecimiento del financiamiento no es un problema exclusivo de El Salvador, sino que se observa en otras naciones y que hay múltiples motivos para explicarlos, internos y externos.

Situación a febrero

El miércoles de la semana pasada, el MH presentó a la Asamblea Legislativa una solicitud para captar hasta $1,200 millones en bonos. Esta operación requiere una votación con mayoría calificada: 56 votos.

Carlos Cáceres, titular del MH, detalló días atrás que, de poder financiarse con los bonos, ocuparán $800 millones para la deuda de corto plazo y el resto para cuestiones de seguridad y de índole social.

El decreto contempla que los bonos terminarían de pagarse en 30 años, con la salvedad que los intereses se pagan dos veces en el año.

La deuda de corto plazo de la que habló Cáceres llegó a $903.3 millones en febrero. Esta obligación financiera no requiere aprobación de la Asamblea Legislativa y tiene períodos de pago que oscilan entre los tres meses a 360 días. Cáceres advirtió que el pago extra que dan a los inversionistas de LETES se ha multiplicado por tres, y pasó de 2 % a 6 %.

Tags:

  • deuda publica
  • intereses
  • bonos
  • LETES
  • prestamos
  • Hacienda

Lee también

Comentarios

Newsletter