Lo más visto

Más de Economía

Prevén aumento en el flujo de capitales hacia Latinoamérica

El Salvador puede ser un destino de inversión atractivo pues crece por encima del promedio de Latinoamérica, sin embargo, la economía debe ser más dinámica.
Enlace copiado
Exposición.  Grupo Banclombia presentó las proyecciones de la economía.

Exposición. Grupo Banclombia presentó las proyecciones de la economía.

Enlace copiado

La búsqueda de rentabilidad de los inversionistas conducirá a una entrada de capitales para los países emergentes, como los de Latinoamérica. El Salvador destaca porque está creciendo por encima del promedio de la región, con lo cual podría convertirse en un destino atractivo para estos fondos, de acuerdo a Juan Pablo Espinoza, director de investigaciones económicas del Grupo Bancolombia.

"El apetito de los inversionistas sigue siendo muy alto y eso es muy importante porque muchas veces los choques económicos vienen cuando hay problemas de acceso a liquidez ...", señaló el experto.

El grupo proyecta que la economía de El Salvador crecerá en 2.2 % este año y 2.1 % el próximo. De acuerdo al experto, en el pasado el país estaba rezagado en relación al resto en cuanto a dinamismo; no obstante, ahora podría ser uno de los más atractivos; porque en otros países la desaceleración ha sido más fuerte.

Que el país sea más atractivo para los inversionistas puede significar más capital productivo, sobre todo tras la baja en las tasas de interés de referencia de la Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos. Pero también puede traducirse en más disponibilidad de recursos para que el Gobierno preste.

El Estado contrae deuda no solo con la banca multilateral sino también en los mercados de capitales a través de la emisión de bonos.

La economía salvadoreña se encuentra en un "aterrizaje suave". Espinoza advirtió que no hay que ser más dinámicos que una región que pasa por una desaceleración no basta, puesto que la economía tiene que avanzar a un ritmo que permite que la población perciba una mejora en sus ingresos.

"No podemos sentirnos satisfechos teniendo crecimientos del 2 % cuando América Latina crece 0.2 % porque el parámetro adecuado sería poderle garantizar a la sociedad que entre una generación y otra haya un cambio significativo en materia de ingreso, estamos hablando de crecimientos sostenidos del orden del 7 % al 8 %, de modo que la tarea que hay por delante es bastante grande", apuntó el experto.

Es el consumo interno el que seguirá impulsando el crecimiento de El Salvador, y no el sector exportador, sobre todo ante la guerra comerical. Una caída en los precios de materias primas podría afectar las exportaciones agrícolas, como el azúcar, pero también se traducirían en menores aumentos de precio, puesto que la proyección es que el precio del barril de petróleo baje.

La demanda interna del país es "resiliente", eso es una fortaleza de la economía; además, los indicadores de la banca son saludables. La inflación se ha mantenido baja y hay potencial de crecimiento en el comercio dentro de la región y en rubros como la industria manufacturera.

Sin embargo, el crecimiento económico también tiene amenazas como la desaceleración de la economía mundial y específicamente de Estados Unidos, el principal socio comercial del país y el hogar de la gran mayoría de los migrantes salvadoreños.

En esa línea, otro riesgo es el menor crecimiento en las remesas: los flujos siguen siendo altos pero no están creciendo al ritmo de los dos años anteriores.

El Salvador necesita además consolidar un ajusta fiscal y fomentar la inversión privada, señaló el experto de Bancolombia.

Espinoza también señaló que El Salvador y Honduras son los países que tienen los mayores costos asociados a la violencia, este fue de 6.16 % del PIB en 2014, de acuerdo a datos del BID.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines