Lo más visto

Más de Economía

Productores agrícolas y ganaderos: pérdidas debido al cambio climático y al escaso apoyo desde el Gobierno

Las pérdidas continuas por los desastres naturales y la falta de apoyo disminuyen la rentabilidad de la actividad agropecuaria. Los dirigentes de gremiales temen que con el aumento al salario mínimo ya no puedan sostener el empleo o la misma producción .
Enlace copiado
Clima adverso. Lluvias abundantes, sequías  históricas, vientos fuera de tiempo. El sector agro enfrenta desafíos.

Clima adverso. Lluvias abundantes, sequías históricas, vientos fuera de tiempo. El sector agro enfrenta desafíos.

Productores agrícolas y ganaderos: pérdidas debido al cambio climático y al escaso apoyo desde el Gobierno

Productores agrícolas y ganaderos: pérdidas debido al cambio climático y al escaso apoyo desde el Gobierno

Enlace copiado
Entre las inundaciones y las sequías, el sector agropecuario en El Salvador acumula pérdidas que se acercan a los $500 millones acumulados, si se anotan los eventos más graves desde el huracán Ida. Esa ocasión, los diputados establecieron calamidad pública.

En el Foro LPG con los dirigentes del sector agropecuario, los entrevistados mencionaron que sus actividades ya no tienen la misma rentabilidad de antes. Ahora están concentrados en recuperar el terreno perdido durante los últimos años, para después pensar en crecer.

Por este mismo motivo, explican los dirigentes gremiales, no pueden adecuar sus gastos en menos de 15 días para poder absorber un aumento del salario mínimo que ronda entre 50 % y 100 %. Tal como publicó LA PRENSA GRÁFICA este lunes, en algunos casos el salario que ha ratificado el Gobierno para aplicar en los próximos días es mayor al precio de venta de la producción, en una temporada donde ni siquiera han sacado la producción completa.

El primer evento que marcó una caída importante es el huracán Ida, cuando las pérdidas del momento sumaban $239 millones. Después vino la tormenta Ágatha en 2010. Luego, en octubre 2011, llegaron los 12 días seguidos de lluvia con la depresión Doce-E.

Tras una breve estabilidad, vino 2014 con la sequía más larga en 44 años, y después 2015 con otra temporada seca y caliente. Los detalles están en la infografía de la próxima página.

Alfonso Escobar, presidente de la Asociación de Productores de Leche (PROLECHE), explicó que también estas variaciones afectan la crianza de ganado. Según Escobar, cuando hay demasiada lluvia las vacas no tienen la misma cantidad de crías y se reduce a una tercera parte del promedio. De igual manera, con la sequía las reses pronto caen en un deteriorado estado de salud, a causa de la malnutrición.

También en la caña de azúcar hubo importantes pérdidas a raíz de la sequía. Solo durante 2015, por ejemplo, perdieron alrededor de un cuarto de la producción y esperan que este año puedan comenzar a recuperar con un 14 % más en quintales de azúcar.

FALTA DE APOYO

Las diferentes gremiales destacaron que hasta el momento el apoyo desde el Gobierno ha sido insuficiente para poder impulsar de nuevo la actividad agropecuaria.

“No se han tenido políticas consecuentes con lo que está ocurriendo alrededor del mundo. En otros países van corriendo, mientras nosotros caminamos lentamente y nos quedamos fuera de las tendencias mundiales de productividad. Estamos creando una agricultura de subsistencia”, dijo Agustín Martínez, presidente de la Cámara Salvadoreña Agropecuaria y Agroindustrial (CAMAGRO). De acuerdo con el último censo agropecuario, que data de 2007, ocho de cada diez agricultores cosecha para alimentar a su familia. Si sobra, lo vende. Esa es agricultura de subsistencia.

Óscar Orellana, de la Asociación de Productores de Caña (PROCAÑA), dijo que ha hecho falta trabajo para el sector. “Resentimos falta de políticas del Gobierno para elevar nuestra productividad”, comentó Orellana. Desde PROCAÑA esperan que el Gobierno apoye la investigación especializada para el cultivo de caña, que aporta un 2.6 % a la producción nacional total (el Producto Interno Bruto, PIB).

María de Botto, de Alianza de Mujeres en Café (AMCES), mencionó que hay iniciativas del Gobierno que, como sector, ven de manera positiva. Sin embargo, frente a un aumento al salario mínimo cuando todavía están a media cosecha, De Botto dijo que surgen preocupaciones. “No hemos podido recuperar nuestros cafetales como se necesita”, dijo la presidenta de AMCES. De acuerdo con la caficultora, es necesario invertir en capacitar los trabajadores para que puedan aprender a usar la maquinaria y así mecanizar el cultivo sin despedirlos.

Además, este año esperan algún nivel de pérdidas, porque la lluvia de este mes botó algunos frutos del cafeto, además de otros quedaron reventados.

Finalmente, Alfonso Escobar, presidente de PROLECHE, comentó que el Gobierno no los ha tomado en cuenta para el Plan de Agricultura Familiar (PAF), la gran apuesta de la gestión pasada. De acuerdo con Escobar, dentro de ese plan las autoridades mezclaron objetivos. “No hay que confundir asistencia social con reactivación de sectores”, dijo Escobar sobre el PAF. Además, aunque las instituciones han tomado acción para el sector, Escobar advirtió que falta capacitar a los productores en esa tecnología.

Tags:

  • foro agropecuario
  • sector agropecuario
  • maiz
  • frijol
  • caña
  • cafe
  • salario minimo

Lee también

Comentarios