Lo más visto

Más de Economía

Productores de hortalizas afectados por importaciones

Los agricultores estiman que  en el país se  producen suficientes hortalizas para el consumo local y no es  necesario traer productos de los países vecinos que afectan la actividad agrícola local. Además, solicitan asistencia técnica y créditos para poder hacer frente al impacto de la pandemia.  

Enlace copiado
Créditos. El sector pide al Gobierno y a la Asamblea Legislativa aprobar créditos blandos y subsidios para adquirir los insumos para cultivar con menos costos que como se hace en la actualidad.

Créditos. El sector pide al Gobierno y a la Asamblea Legislativa aprobar créditos blandos y subsidios para adquirir los insumos para cultivar con menos costos que como se hace en la actualidad.

Enlace copiado

Los productores de la periferia zona norte de San Salvador afirman que producen suficiente hortalizas para abastecer el mercado nacional sin necesidad de importar desde los países vecinos.

Carlos Arteaga representante de la Asociación Nacional de Productores Rurales de El Salvador (ANPRES), señaló que El Salvador le compra a Guatemala más del 80% de las hortalizas que se consumen en el país, principalmente  lechugas, zanahoria, tomate, chile, cebollas, remolachas y papas.

“Han dejado entrar un montón de productos de otros países y el producto de nosotros llega al mercado encarecido ”.

Alexander Trejo, productor independiente

De acuerdo con datos del Banco Central de Reserva (BCR) en 2019, el país compró en hortalizas, $98 millones a Guatemala; $27.6 a Nicaragua,  $18 millones a Honduras,  $5.1 millones a Costa Ricas y $ 25.4 millones a Estados Unidos.

Más problemas

Mateo Rendón, de la Mesa Agropecuaria,  señala que necesitan que el Gobierno les conceda créditos blandos para la reactivación del sector, ya que no ha habido “ ni asistencia técnica, ni crediticia”, dijo. 

Por su parte, Alexander Trejo, quien es productor independiente de la zona de El Paisnal,  afirma que la pandemia los ha dejado “quebrados”,  y  no pueden competir porque los precios en el marcado están bastante difíciles.

“Han dejado entrar un montón de productos de otros países y el producto de nosotros como llega al mercado encarecido por el costo de producción es difícil de colocarlo”, dijo Trejo, al criticar la importación de las hortalizas sobre todo procedente de Guatemala.

Los productores han solicitado a al Gobierno se les otorgue un subsidio para poder comprar los insumos a precios más bajos y de esa manera producir hortalizas a precios competitivos.

Carlos Arteaga de la ANPRES, coincide en que la importación de hortalizas procedentes de Guatemala y Honduras, es lo que más le está afectando, principalmente la de chile, cebolla, zanahoria y tomate que llega al mercado a precios más bajos del costo de producción en el país.

Como ejemplo citó que un quintal de papa se produce entre $15 y $18 y la papa importada llega al mercado local a precios que rondan los $9, lo que les obliga a vender a precios más bajos del costo de producción.

Para los agricultores el problema radica en que no existe “una política nacional agropecuaria”, es decir,  que no “hay una línea  o ruta trazada para proteger a los productores salvadoreños”.

Importación. Los productores de hortalizas señalan que las importaciones desde Guatemala y Honduras les afecta.

La Organización Mundial de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha señalado que el Gobierno debe otorgar un soporte financiero al sector agropecuario para generar empleo y lograr seguridad alimentaria.

Diego Recalde, representante de la FAO en El Salvador, confirma los datos de los productores en el sentido que ellos reciben solo el 3 % del crédito otorgado,  y que el país importa $800 millones en productos alimenticios de los países vecinos.

Para Recalde “se podría generar en el país un brinco muy importante en la generación de empleos en el área rural, ya que $800 millones en importaciones equivalen a 400,000 empleos en la agricultura”.

Repollo perdido

Según los datos la crisis generada por el cierre de la economía a causa de la pandemia del coronavirus provocó la pérdida de más del 90% de hortalizas y verduras que se cultivan en la zona alta del departamento de Chalatenango.

El Gobierno central ordenó el cierre de la economía entre marzo y  agosto, como una medida urgente para contener el avance del virus que provocó miles de contagios y más de 900 muertes en el país.

Samuel López, presidente de la Asociación Agropecuaria de Productores de Hortalizas de la Zona Alta de Chalatenango (ASAPROZACH DE R.L.) señaló que la cuarentena domiciliar obligatoria redujo el número de clientes lo que les llevó a la perdida de productos.

Para el mes de mayo los productores estaban preparados para la demanda de la temporada de Semana Santa; sin embargo, todo se perdió debido a que se cancelaron los contratos por el cierre de la actividad económica. 

De acuerdo con las estimaciones de la Asociación de Productores más de 200 manzanas de cultivo de repollo se perdieron al mes de mayo.

Se estima que más de 10,000 agricultores de San Ignacio y La Palma, perdieron la producción de repollo y sufrieron daños en la producción de lechuga, tomate, cebolla, chile verde y apio.

Estos productores cada año se preparan para las temporadas más altas como Semana Santa, Fiestas Agostinas, Navidad y Fin de Año; sin embargo, este 2020 no será lo mismo.

Ellos también han pedido ayuda financiera al Gobierno para superar el daño económico causado por la pandemia del coronavirus.

FAO pide ayuda

En el marco del Día Mundial de la Alimentación, la  Organización Mundial de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) pidió al Gobierno central apoyar financieramente al sector rural para garantizar una producción agrícola y reducir las importaciones de los países vecinos.

Producción. Agricultores salvadoreños afirman que tienen suficiente producción de hortalizas para el consumo.

Créditos

Los productores agrícolas insisten en que la Asamblea Legislativa debe de reasignar los $52 millones como parte de una línea de créditos para reactivar al sector que fue duramente afectado por la pandemia. Es un dinero que forma parte del destinado a la atención de la crisis sanitaria y económica causada por el covid-19.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines