Lo más visto

Promueven nuevo método para cultivar café

Un cambio de principio a fin en las prácticas agronómicas ha permitido una reducción de los costos estimada en 30 % para los dos primeros años de un cafetal renovado.
Enlace copiado
Promueven nuevo método para cultivar café

Promueven nuevo método para cultivar café

Promueven nuevo método para cultivar café

Promueven nuevo método para cultivar café

Enlace copiado
Hace cuatro años, en octubre de 2011, ocurrió uno de esos capítulos que con frecuencia se narran en El Salvador: la depresión tropical E-12 provocó más de 10 días de lluvia continua y la capacidad nacional de respuesta se quedó corta frente al problema. Hubo más de 40,000 damnificados.

La agricultura fue una de las actividades más afectadas. En una finca de la cordillera Apaneca-Ilamatepec, la lluvia lavó entre cinco y seis manzanas de piedras, bosque y cafetales.

Carlos Pola, caficultor de la zona, decidió que esa era una oportunidad para renovar no solo el cafetal, sino cambiar todo el método de cultivo.

“Hemos dejado por completo de gastar en el cafetal viejo y hemos dedicado esos recursos al cafetal nuevo”, dijo Pola.

En la propiedad han introducido las variaciones de los catimor y sarchimor, que son resistentes al hongo de la roya.

El exceso de humedad que se observó en octubre de 2011 creó las condiciones perfectas para la reproducción del hongo de la roya en la temporada de calor. Fue así que para septiembre de 2012, antes de la corta, los caficultores ya habían advertido de la peor infestación de roya en más de 30 años.

Pola considera que la roya y la vulnerabilidad característica de El Salvador ya se deben asumir dentro de las estrategias.

El caficultor reinventó el método completo y logró una reducción estimada de 30 % en la inversión por arbusto de los dos primeros años de renovación. El costo por manzana se redujo a la mitad.

Primero, comenzó a sembrar los arbolitos con una base más pequeña para la raíz y los colocó de una manera que simula un proceso industrial.

Después, redujo la distancia entre surcos y entre arbustos. Organizó los surcos para dejarlos en línea recta incluso en las partes con inclinación (ladera).

En cuanto a la nutrición, ha utilizado materia orgánica para retener más humedad y prevenir la erosión, pero sin dejar de aplicar los fertilizantes.

Por otro lado, cambió las plantas de rompevientos y sombra.

El caficultor de occidente adoptó todas estas medidas luego de una intensa investigación. “Lo hice bajo el entendido que seguir igual ya no es rentable. Hace falta cambiar”, explicó Pola.

“Ya no sembramos el palito para 100 años. Ahora pensamos cambiarlo cada 12”, agregó. La sombra se renovaría cada 10 años, según el plan.

Algunos resultados que ha observado son poder colocar por lo menos 3,300 arbustos por manzana, obtener frutos en dos años –el cafeto tradicional toma tres– y un rendimiento de 60 quintales por manzana (el promedio nacional es cuatro).

Desde el programa de apoyo integral a la caficultura que impulsan el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (EUA) y la NCBA/CLUSA esperan replicar el método de Pola en las otras cinco cordilleras del país.

“Vamos a traer a más productores para que conozcan este sistema. El plan que tenemos es desarrollar un centro de conocimiento” en cada una de las cordilleras, dijo Stanley Kuehn, director del proyecto.

Miguel Herrera, destacado para el USDA en El Salvador, comentó: “Lo que buscamos son personas que trabajen duro y tengan disposición a cambiar de mentalidad, porque no vamos a imponer nada”.

Tags:

  • cafe
  • renovacion
  • roya
  • caficultura

Lee también

Comentarios