Lo más visto

Propagandístico anuncio sobre el salario mínimo a 48 días de las elecciones

Los representantes del sector privado fueron destituidos del Consejo del Salario Mínimo. El Ejecutivo dice que no son necesarios para decidir, pero aclara que podrían hacer una nueva elección antes de votar por un incremento.
Enlace copiado
Propagandístico anuncio sobre el salario mínimo a 48 días de las elecciones

Propagandístico anuncio sobre el salario mínimo a 48 días de las elecciones

Enlace copiado

El Gobierno anunció ayer, de manera sorpresiva, que analizará un nuevo incremento al salario mínimo y que este podría ser aprobado para entrar en vigor desde enero de 2019. Esta medida, que según la ley requiere un abordaje tripartito, podría ser aprobada sin la participación de la empresa privada.

La medida se discutirá en el Consejo Nacional del Salario Mínimo (CNSM), una instancia de naturaleza tripartita, es decir, un espacio de discusión entre voceros del sector empleador, los trabajadores y el Gobierno. El Código de Trabajo establece que es esta instancia quien debe analizar y votar por los decretos de ajuste salarial; luego deben ser aprobados por el Ejecutivo.

El economista Claudio de Rosa advirtió que un incremento al salario mínimo es una medida más propagandística que efectiva, porque aunque pueda implicar un beneficio directo para algunos trabajadores, tiene una consecuencia negativa porque desincentiva la creación de empleo formal, lo que se traduce en más informalidad para los jóvenes.

“Es difícil en esos momentos seguir incrementando los costos, pero el punto no es el aumento de salario, sino la toma de las instituciones”.
Luis Cardenal,  presidente de ANEP

“La medida es de carácter populista, pero afecta a todos los que no encuentran empleo, especialmente los jóvenes”, afirmó.

El analista explicó que hay dos variables importantes que se deben tomar en cuenta para los aumentos al salario mínimo: qué tantos empleos se están creando y el ritmo de crecimiento de la economía. “El año pasado se crearon menos de 5,000 empleos, cuando se necesitan más de 45,000 para los jóvenes que entran a la fuerza laboral, que la conocemos como población económicamente activa (PEA)”, expuso. En cuanto al crecimiento, el economista recordó que el Banco Mundial pronosticó que la economía salvadoreña crecerá un 1.8 % en 2018. La estimación está por debajo del 2.5 % que anunció el Banco Central de Reserva (BCR) a finales de 2017.

Luis Cardenal, presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), explicó que un nuevo incremento es algo que se debe analizar, que puede ser un alza de costos complicada para algunas empresas, pero que el punto “es la toma de las instituciones”, que deberían ser tripartitas, por parte del Gobierno.

El sector privado no reconoció la legitimidad del CNSM, pues considera que hubo una serie de irregularidades para beneficiar a personas afines y que no representa a trabajadores del sector privado, de hecho, una gremial de pequeñas empresas, la Sociedad de Comerciantes e Industriales Salvadoreños, presentó una demanda a la Sala de lo Constitucional que aún no ha sido resuelta.

“El consejo estará evaluando, recibiendo también propuestas para que se pueda analizar un ajuste salarial, no para este mismo año, sino para el siguiente año”.
Sandra Guevara,  ministra de Trabajo

Por esta razón, los representantes patronales nunca asistieron a las sesiones y el Gobierno se valió de ello para anunciar ayer su destitución, alegando, según Alejandro Rosales, presidente del consejo, cuatro ausencias consecutivas.

Sandra Guevara, titular del Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MTPS), agregó que no había prisa para votar una medida en el primer semestre del año, con lo cual podrían ya estar elegidos los nuevos representantes del sector privado; aunque tampoco dio fecha para realizar esta elección.

Javier Argueta, director legal de ANEP, dijo que hasta ayer no habían sido notificados por parte del MTPS, y que destituir a los representantes constituiría una expulsión.

“El sector privado no tiene problemas en discutir aumentos al salario, el problema es discutirlo en estructuras ilegales”.

El caso venezolano

Venezuela tuvo seis aumentos al salario mínimo en 2017 y comenzó este año con otro aumento, equivalente al 40 %. Sin embargo, antes de entrar en vigor ya se había depreciado en un 81 %, según informó el periódico El Nacional.

La hiperinflación es tal que, de hecho, el aumento mensual apenas alcanza para comprarse un café o una empanada.

El ingreso integral del trabajador activo queda en 797,510 bolívares a partir del 1.º de enero de 2018. Sin embargo, al traducirlo a dólares estadounidenses, el salario mínimo es de $7 mensuales.

300
 dólares es el salario mínimo vigente para el sector comercio, servicios y para la industria. Este salario es producto del ajuste aprobado en diciembre de 2016.
45
 mil empleos formales más tendrían que crearse en el país para poder incluir a los jóvenes que entran a la fuerza laboral cada año, explicó Claudio de Rosa.
 

El Consejo del Salario Mínimo
Este ente es de naturaleza tripartita, esto quiere decir que lo integran empresas,  trabajadores y  Gobierno, que suman siete representantes. El reglamento dice que para sesionar necesitan estar cinco, y que para decidir, deben votar cuatro, por lo cual pueden dejar a un sector fuera.

Lee también

Comentarios