Puertorriqueños retrasan su jubilación

La crisis económica del país les obliga, según el Departamento de Trabajo.
Enlace copiado
Enlace copiado
La profunda crisis económica que sufre Puerto Rico desde hace cerca de ocho años obliga a los puertorriqueños a posponer su edad de jubilación, tendencia en paralelo al continuo envejecimiento de la población de la isla caribeña.

Los datos más recientes de desempleo del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos de Puerto Rico, referidos al pasado febrero, indican que en la isla hay 616,000 personas de más de 65 años, de una población total cercana a los 3.5 millones; de ellas, aún trabaja o busca empleo un 6.7 %.

Las 41,000 personas mayores de 65 años (la edad oficial de jubilación en la isla) que trabajan o que buscan activamente empleo en Puerto Rico son exactamente 3,000 más (un incremento del 7.8 %) que en febrero de 2014; si se toma como referencia ese mes de 2013, serían 5,000 más (un crecimiento del 13.8 %), estadísticas que confirman que las personas alargan cada vez más su ciclo laboral.

Estos datos no reflejan la actividad informal en la isla y que permite concluir que el número de mayores trabajando sea mayor.

Si en vez de considerar solo a las personas de más de 65 años la referencia es la población de 60 años o más, en 2000 la población activa de ese grupo sobre el total de trabajadores constituía el 5.7%, un porcentaje que en 2008 se elevó al 6.6 % y en 2012 –últimos datos disponibles– al 7.1 %.

Muchas personas tienen que vivir con pensiones de poco más de $600 en un territorio con un costo de vida muy elevado, en especial en alimentos y servicios básicos.

Lee también

Comentarios

Newsletter