Lo más visto

Pugna por el consejo del azúcar enfrenta a dos ministerios

El MINEC advierte que un productor sin contrato de venta de caña no puede representar al sector; el MAG lo interpreta diferente. PROCAÑA advierte de una toma del CONSAA.

Enlace copiado
Pugna por el consejo del azúcar enfrenta a dos ministerios

Pugna por el consejo del azúcar enfrenta a dos ministerios

Enlace copiado

Las elecciones del Consejo Salvadoreño de la Agroindustria Azucarera (CONSAA) se realizarán mañana en medio de una pugna entre los productores, a la que se han sumado los ministerios de Economía (MINEC) y de Agricultura (MAG). El MINEC defiende la legalidad de la elección en la que se excluyó a unos aspirantes por no cumplir los requisitos; mientras que el MAG insiste en que no hay fundamento para apartarlos.

PROCAÑA señaló al viceministro de Agricultura, Hugo Flores, de “tomarse las instituciones público privadas” en un comunicado. Esta no es la primera vez que Flores es señalado. Su hermano, Omar Flores, fue electo como presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador (ACAFESAL) cuando aún no era el momento de realizar las elecciones, con una asamblea extraordinaria que sí fue anunciada en el diario oficial, pero no se le avisó directamente al entonces presidente, Raúl Zaldaña. El viceministro de Agricultura dijo ayer que eso no afecta la autonomía de dicha gremial.

La ley que rige al CONSAA, que es una institución donde se regulan las relaciones entre los que siembran la caña de azúcar y aquellos que la procesan, establece que los representantes del sector cañicultor deben ser “cañeros activos por al menos cinco años”, lo que se debe comprobar con documentos del CONSAA.

El MINEC sostiene que la forma de comprobar esto es por medio de un contrato vigente del productor con un ingenio, y que otras maneras como una declaración jurada no están previstas por la ley.

Con base en esto, el CONSAA negó la inscripción de cuatro personas que buscaban una silla dentro de su consejo directivo. El titular del MAG, Orestes Ortez, argumentó que la ley no especifica la palabra contrato y dijo que el trasfondo es el conflicto que hay entre un grupo de cañeros con los ingenios azucareros, sobre si se debe pagar o no el bagazo de la caña. Ortez aseguró que como institución al MAG no le compete opinar en esa discusión; pero que sí tiene que velar porque “se cumpla la ley”, aunque su interpretación se opone a la del MINEC.

El requisito no es nuevo y las gremiales que ahora reclaman, como ASPROCAÑA, lo cumplían. Otra gremial, PROCAÑA, cuestionó que ASPROCAÑA esté protestando por el contrato, y no dijeron nada en la elección anterior, en la que ganaron dos de los tres puestos asignados para el sector cañero.

Lee también

Comentarios