Lo más visto

Pymes sin recursos para nuevo salario mínimo

Los propietarios de pequeños negocios, o dedicados al sector servicios, compartieron sus preocupaciones por todo lo que incrementarán sus gastos.
Enlace copiado
Pymes sin recursos para nuevo salario mínimo

Pymes sin recursos para nuevo salario mínimo

Pymes sin recursos para nuevo salario mínimo

Pymes sin recursos para nuevo salario mínimo

Enlace copiado
El nuevo salario que estableció el Consejo Nacional del Salario Mínimo (CNSM) está vigente a partir del domingo 1.º de enero. Este aumento consiste en dejar el salario mínimo en un rango que va de $200 a $300, dependiendo de la actividad, pero los propietarios de pequeñas y medianas empresas están preocupados porque no saben cómo podrán manejar ahora ese incremento.

Las maquilas, el sector servicios, las labores agrícolas y las contrataciones tipo “outsourcing” están entre los que tendrán mayor impacto.

Reina Isabel Alvarado es madre soltera de cuatro hijos. Gana el salario mínimo en una empresa de maquila de Ilopango y está preocupada porque ha visto que la gerencia de Recursos Humanos de su empresa ya despidió a unos 20 compañeros los últimos días de diciembre. “Los han despedido sin darles indemnización. Les dicen que llamen la próxima semana, que talvez les dan algo”, comentó Reina Alvarado.

“Nosotros sí queremos y necesitamos el aumento, pero por favor que ya no haya más despidos”, dijo la empleada. Señaló que cuando apareció en los medios del nuevo aumento, comenzaron a quitar a la gente.

Explicó que en su zona de trabajo hay empresas de textil y confección que ya suspendieron operaciones por el anuncio de que el salario de esta industria pasa de $210.90 a $295. La Cámara Salvadoreña de Textil y Confección (CÁMTEX) advirtió que al menos 19,000 empleos se perderán en el primer año con el nuevo salario.

El sector educación también es otro de los afectados con el aumento del salario mínimo. Por ejemplo, la fundadora y directora de un colegio privado ubicado en San Martín, a quien llamaremos Silvia por petición de la fuente, dijo que ya está evaluando prescindir de algunos de sus empleados, porque no podrá costear el aumento de salario.

“Nosotros no tenemos aumento de la colegiatura ni en la matrícula, y (el Gobierno) nos aparecen con esto. Todo esto nos afecta bastante porque hay que sacar de donde no se tiene”, agregó la fuente que pidió anonimato.

Silvia aseguró que al no ser un colegio católico ni cristiano, cada año debe convocar a una asamblea con los padres de familia de los alumnos, para acordar si se aprueba aumentar el precios de las mensualidades o matrícula. La directora comentó que son un colegio mediano que cuenta con unos 400 alumnos, y que tiene 18 empleados, incluidos los maestros. De ellos, cinco ganan el salario mínimo. “Yo le había dado mi palabra a tres (nuevos) maestros de que los iba a contratar el próximo año. Pero al solo enterarme de la noticia (del aumento al salario mínimo) les notifiqué que ya no iba a poder contratarlos porque me tocará hacer una reestructuración del personal”, se lamentó.

“Voy a ver de dónde minimizo costos porque va a aumentar todo: (el pago de) la AFP, el seguro social, el aguinaldo y las indemnizaciones; y el problema es que los ingresos del colegio no aumentan”, expresó Silvia.

Aumentar los salarios encarece los costos para los productores, sobre todo cuando no se utilizan muchas máquinas en el proceso. Tras la aprobación del incremento al salario mínimo, la Defensoría del Consumidor advirtió que porque el índice de precios al consumidor no ha variado de forma extraordinaria en los últimos meses, no había razón para que los precios aumentaran, por lo que podrían sancionar a quienes suban precios.

Es decir, según la presidenta de la defensoría, Yanci Urbina, porque los precios no han variado en el pasado no tendrían por qué variar en el futuro, aun cuando se encarezca uno de los componentes para producirlos: el trabajo.

De acuerdo con Francisco de Paz, productor de la zona de Mercedes Umaña, en la zona del Lempa-Acahuapa y director de la mesa nacional agropecuaria e indígena, el precio de los productos agrícolas es el gran reto que ahoga al sector. De hecho, explicó que con los precios actuales es difícil salir con los pagos, por lo que prevé que no podrán pagar ni el aumento ni los créditos con los bancos.

“A nosotros, que somos agricultores en pequeño, nos va a afectar porque con la comercialización que tenemos en granos básicos no vamos a tener salida con los precios en el mercado”.

De hecho, De Paz explicó que cuando se agrega el costo para entregar los productos en San Miguel, la venta ya no genera ganancias. Por eso, en su caso, optó por alimentar al ganado con la cosecha de plátano y maíz porque no iba a ganarle nada.

Roberto Meléndez, productor de la misma zona y presidente del distrito de riego del Caserío San Simón comentó: “El afectado con el salario mínimo solo es el productor en pequeño... Con el precio de los granos básicos, el plátano y todo lo que sacamos, no da. Ese salario, en lugar de venir a ayudarnos, nos viene a castigar”.

De Paz suele mantener tres empleados y Meléndez, cinco. Explicaron que el trabajo se necesita en todo el momento del año, no solo cuando se cosecha. El pago de mano de obra es entonces algo que afrontan mes a mes, al igual que los abonos para los créditos.

Meléndez explicó que siempre siembran maíz “porque se necesita la tortilla para vivir”, pero que han recurrido a la diversificación de cultivos, con hortalizas, frutas e incluso cacao. “No vemos nada claro con los precios granos básicos”, concluyó.

Tags:

  • salario mínimo
  • vigencia
  • pequeños productores
  • despidos

Lee también

Comentarios