Lo más visto

Más de Economía

Recaudación crecería en un 1% del PIB con plan de modernización

El BID ha prestado $30 millones a El Salvador para modernizar su administración tributaria. Esto incluye a aduanas, impuestos internos y los sistemas del Ministerio de Hacienda.

Enlace copiado
Un programa de modernización   tributaria, impulsado por el gobierno con apoyo del BID, busca que crezca la recaudación en el país.

Un programa de modernización tributaria, impulsado por el gobierno con apoyo del BID, busca que crezca la recaudación en el país.

Enlace copiado

La inversión de $30 millones, junto al apoyo técnico de una decena de especialistas, es la base de un programa de modernización tributaria que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) realiza con el Gobierno de El Salvador.

El programa tiene un plazo de ejecución de cinco años y, al finalizar, esperan que el resultado sea un incremento en la recaudación por más de $270 millones, equivalentes a un 1 % del Producto Interno Bruto (PIB).

Si bien el apoyo financiero para el Programa de Fortalecimiento de la Administración Tributaria fue aprobado por el directorio del BID en 2016, fue hasta 2018 que la Asamblea Legislativa la aprobó. El equipo técnico se conformó a principios de 2019, y actualmente alistan lo que será la prioridad dentro del programa: la implementación de la factura electrónica.

Mario Sanginés, especialista principal de Modernización del Estado del BID, explicó que el Gobierno de El Salvador solicitó el préstamo de asistencia técnica para modernización tributaria en 2015, con un programa que incluye aduanas, fiscalización e impuestos internos, pero también la facturación electrónica. "Recién en 2019 se empezaron a ejecutar los $30 millones, pero el diálogo técnico venía desde hace mucho", puntualizó.

La facturación electrónica implicará que se dejarán de usar los documentos en físico, y habrá una emisión simultánea tanto para el comprador como para el fisco y el registro de cada contribuyente. Esto ha probado ser una forma efectiva de mejorar la recaudación al combatir la evasión y la emisión de facturas falsas, pero también para reducir costos y agilizar trámites para las empresas.

El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, explicó a LA PRENSA GRÁFICA que en el caso salvadoreño será Hacienda la que proveerá la plataforma principal para la facturación electrónica.

En opinión de Sanginés, si bien hay varios modelos y en algunos, como en México, hay empresas privadas que proveen el servicio, "en nuestra experiencia, lo más importante es que la solución se adapte a la necesidad de cada país".

El desarrollo de la parte tecnológica y operativa se está realizando con apoyo del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT).

Sanginés afirmó que esto tiene varias ventajas, como el hecho de que el Gobierno no queda amarrado a un contrato de mantenimiento con un proveedor privado, se tiene la capacidad instalada para hacer cualquier modificación o reforma que sea necesaria, la plataforma se adapta a la realidad y necesidades del país, y se desarrolla en código abierto.

"Puede haber empresas privadas que brinden servicios a las empresas para desarrollar sistemas que estén conectadas al sistema de Hacienda, pero los pequeños negocios pueden hacerlo en el portal de Hacienda", ejemplificó.

Plan piloto

El ministro de Hacienda explicó que el plan piloto para la facturación electrónica arrancará en la segunda mitad de 2020, con un grupo de 50 grandes empresas, representativas de diferentes sectores. "No vamos a dejar a ningún sector fuera, de hecho, esperamos que sean más de 50", precisó.

Sanginés agregó que esta fase piloto no servirá solo para las empresas sino que para identificar las áreas en las que se debe mejorar el sistema. "La factura de por sí no soluciona nada, tiene que haber capacidad en Hacienda para utilizar la información que genere la factura, y es algo que se tendrá que ir desarrollando con el tiempo, que no está listo para la fase piloto", dijo.

A esto se sumará un paquete de reformas legales a cuerpos como el Código Tributario y la Ley del IVA, para poderlas armonizar con la nueva dinámica de facturación. Fuentes dijo que espera presentarlas a la Asamblea Legislativa a partir del mes próximo.

Mónica Calijuri, especialista principal en Administración Tributaria del BID, comentó que asociado a esto debe establecerse la validez legal de la firma electrónica, para que se le equipare a la firma física.

Tanto Calijuri como Sanginés señalaron que ha habido un gran interés por parte de la actual administración por echar a andar este programa. "Al inicio de las gestiones de gobierno hay mucho impulso para hacer muchas cosas, sobre todo los temas de gestión pública... Con el gobierno nuevo estamos viendo una agenda renovada", dijo Sanginés.

Recordó que el programa de modernización tiene tres grandes componentes: impuestos internos, aduanas y temas transversales de gestión del Viceministerio de Ingresos. "En impuestos internos se incluye la facturación electrónica pero también actividades para fortalecer la fiscalización, la cobranza y mejoras en áreas como atención al contribuyente", en umeró.

Tags:

  • PIB
  • Inversión
  • BID

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines