Reforma de pensiones Reforma no resuelve desequilibrio: FUSADES

El análisis del centro de pensamiento señala que persistirá la insuficiencia del ahorro para el retiro y la baja cobertura, además que no está claro si constituirán reservas.
Enlace copiado
Mucho por mejorar.  Las observaciones de FUSADES se enfocan sobre la necesidad de incluir más temas en la reforma e incorporar a más actores en la discusión.

Mucho por mejorar. Las observaciones de FUSADES se enfocan sobre la necesidad de incluir más temas en la reforma e incorporar a más actores en la discusión.

Reforma de pensiones Reforma no resuelve desequilibrio: FUSADES

Reforma de pensiones Reforma no resuelve desequilibrio: FUSADES

Enlace copiado
La propuesta que ha presentado el Gobierno para reformar el sistema de pensiones no aporta ninguna solución concreta para los desequilibrios que arrastra este mismo sistema, de acuerdo con el análisis que presentó ayer la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) durante una reunión con los exgraduados del instituto regional INCAE.

“Los temas previsionales quedan de fondo, como la cobertura y la suficiencia de la pensión. El aspecto humano de una reforma de pensiones queda pendiente”, señaló ayer Luz María Portillo, investigadora de FUSADES y especializada en el tema.

El documento que contiene la propuesta del Ejecutivo llegó a la comisión legislativa de hacienda el 24 de febrero pasado. Portillo señaló que desde la justificación de la propuesta, descrita en los llamados “considerandos”, los impulsores de la reforma se concentran sobre el tema de las finanzas públicas. La investigadora señaló que incluso con ese enfoque fiscal, la reforma no será sostenible. “Los problemas fiscales continuarían: gasto ineficiente, fallas del proceso presupuestario y otros”.

En El Salvador hay 2.84 millones de personas en el mercado laboral, ya sea que buscan trabajo, tienen uno informal o bien han logrado instalarse en un trabajo formal. De ese grupo de personas, apenas 682,764 tienen una cuenta de ahorros para pensión activa en las AFP: son los cotizantes. Esto significa que hay aproximadamente 2.16 millones de personas que no están construyendo ningún tipo de protección social para cuando finalice su vida laboral.

Luego está la suficiencia. Datos que ha provisto el mismo MH indican que el 78 % de los que cumplan los requisitos de ley para recibir pensión tienen ahorros suficientes para un promedio de tres años. Es decir, tres años después de jubilarse, estas personas tendrían que recibir la pensión mínima. Sus ahorros en la vida laboral no fueron suficientes.

Dentro de la propuesta que llevó Hacienda en febrero a la Asamblea, los artículos 9 y 11 sugieren que habrá medidas para incorporar a más trabajadores dentro del ahorro previsional, pero estas acciones están sujetas a un reglamento o una normativa específica para detallar su aplicación.

Las estimaciones oficiales indican que con la reforma podrían aumentar entre 15 % a 20 % la cobertura del ahorro previsional.

Portillo, de FUSADES, también señaló que con la reforma, muchos de los beneficios para los familiares se pierden. En el artículo 232-O del proyecto del Ejecutivo detallan que los compañeros de vida pierden el beneficio de la pensión si el trabajador declara tener otra pareja. También exigirán a los padres que reclamen la pensión de un hijo tener 55 años la madre y 60 años el padre. El documento plantea excepciones cuando existen casos de invalidez, que deberán pasar por los respectivos exámenes, tanto para los compañeros de vida como para otros familiares que aspiren a heredar beneficios.

Además, como contempla también el artículo 232-T de la reforma, los trabajadores cotizantes tendrán que pasar todos sus ahorros, o una parte, al Instituto Nacional de Pensiones (INP). Este INP sería una institución nueva y el corazón del régimen de reparto. El Ejecutivo plantea que el INP y las AFP recibirán cotizaciones de manera simultánea, por eso el nombre de “sistema mixto”. La investigadora de FUSADES recordó que quienes pasen todos sus ahorros al INP no podrán heredar ese fondo acumulado a la familia, porque una vez han pasado a ese instituto son propiedad del Estado, no del trabajador. Las estimaciones de los centros de pensamiento y de Hacienda revelaron que aproximadamente siete de cada 10 trabajadores cotizará por completo en el INP.

¿Y las reservas?

Según las observaciones de Portillo, el INP que propone el Gobierno “no tendría reservas, sino que solo con los flujos que lleguen en el momento van a pagarle a la persona que está por jubilarse”.

Con los ahorros de los trabajadores que tienen previsto transferir al INP, en el referido artículo 232-T el Estado contaría de una vez con $4,500 millones, que pasan de las cuentas individuales a un fondo público común. El artículo 77 del proyecto del Gobierno indica que ese dinero servirá para anular una parte de la deuda que ha contraído el Gobierno con los trabajadores desde 2006 a través del Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP).

“Disminuiría en unos puntos del PIB la deuda del país, pero solo sería de una manera temporal, porque la obligación con los jubilados continúa”, advirtió ayer la investigadora de FUSADES.

¿De qué está hablando Portillo? El Estado, para pagar las pensiones, ha acumulado una deuda pública estimada en $6,596.8 millones desde 2000 hasta 2015. Los acreedores de esta deuda son inversionistas de toda índole y los trabajadores cotizantes.

Si mueve los ahorros de los trabajadores al INP, el Gobierno entonces aparentará lograr una reducción de la deuda en comparación con el Producto Interno Bruto Anual, pero siempre deberá cumplir con los inversionistas, los cotizantes y con los jubilados del sistema INPEP e ISSS. Portillo lo comparó a esconder la deuda “debajo de la alfombra”.

Para tener detalles del FOP y los compromisos que trajo puede leer la nota secundaria.

Tags:

  • FUSADES
  • pensiones
  • reforma
  • reparto
  • sistema mixto
  • herencia
  • beneficiarios

Lee también

Comentarios

Newsletter