Lo más visto

Relato“La madre naturaleza nos está tratando mal”

Óbito Ascencio es uno de los caporales en la finca La Trinidad, que se extiende por las laderas del cerro El Tigre, en Jucuapa.
Enlace copiado
Relato“La madre naturaleza nos está tratando mal”

Relato“La madre naturaleza nos está tratando mal”

Enlace copiado
Desde temprano coordina el trabajo de cinco jornaleros que limpian de maleza uno de los tablones de la finca que se ocupará para renovación. En realidad necesita 10 personas para esas labores, pero desde el 13 de mayo no logra completar la lista. En la zona no hay interés en dedicarse a estas labores.

En su hogar, Óbito siembra maíz para el consumo familiar, es decir, está entre los aproximadamente 300,000 agricultores que cultivan cereales para subsistencia. Y al igual que otros 70,000 agricultores en este año, perdió toda su primera cosecha. Ni aunque lloviera todo julio podrá recuperar su inversión.

“Lo ideal es la agricultura sostenible, pero los gobiernos se han descuidado demasiado. No se preocupan por lo que mañana nos va a servir”, lamentó el caporal y agricultor.

Óbito es compañero de Eliseo Rodríguez, quien cuida los tablones del lote 1 en la misma finca. Tiene por lo menos 25 años de trabajar en tareas relacionadas con el café.

“Poco a poco todo esto se va a ir acabando”, dice Eliseo mientras rasca la tierra blanca y sedienta del cerro. Está parado justo en la quebrada de la finca donde terminan los cafetos y comienza el maizal. Debido a la crisis de la agroindustria cafetalera, los dueños han sustituido cultivos en los tablones por algo más rentable, como maíz. “Yo comencé cuando el café todavía valía algo”, recuerda. En aquellos tiempos dorados se pagaba incluso por la pepena, es decir, por recoger los granos caídos y recibir un par de monedas por la arroba que se entregaba. Ya no se tiene esa práctica: el grano maduro que cae ahí queda.

Las expectativas son diferentes. Desde su posición, Óbito concluye: “La madre naturaleza nos está tratando muy mal”.

Pero Eliseo asegura que cuando se recuperen los precios del café y haya mejores condiciones en el terreno, el cerro recuperará su bosque cafetalero; mientras tanto, solo queda esperar a que las próximas lluvias no arruinen la corta de este año.

Tags:

  • la trinidad
  • finca
  • cafe
  • sequia
  • cambio climatico

Lee también

Comentarios