S&P advierte posible reestructuración forzada de la deuda de pensiones

La calificadora ve de forma negativa que el Gobierno haya cambiado los términos del pago de la deuda que tiene con los trabajadores.
Enlace copiado
S&P advierte posible reestructuración forzada de la deuda de pensiones

S&P advierte posible reestructuración forzada de la deuda de pensiones

S&P advierte posible reestructuración forzada de la deuda de pensiones

S&P advierte posible reestructuración forzada de la deuda de pensiones

Enlace copiado
La firma calificadora de riesgos Standard & Poor’s sacó a El Salvador del “impago selectivo” en el que lo había ubicado, luego de que el Gobierno hizo los pagos pendientes que tenía con los fondos de pensiones, por  $56 millones. La entidad había colocado al país en “selective default” o “SD”, y ahora lo ubica en la categoría CC, que se les asigna a los países cuya deuda es altamente especulativa y con riesgo de impago.

Además, en su evaluación sobre los movimientos que hizo El Salvador para salir de la situación de impago, la entidad advirtió que ha habido una modificación unilateral de las condiciones de pago de la deuda con los fondos de pensión. Los fondos, que actualmente suman $8,300 millones, son los ahorros de cerca de 2 millones de salvadoreños que alguna vez han cotizado a una Administradora de Fondos de Pensiones (AFP).

De dicho monto, el Gobierno ha tomado prestados ya $5,600 millones, a través del Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP). El FOP se financia con la venta de Certificados de Inversión Previsional (CIP), que las AFP deben comprar con los fondos de pensión. Actualmente hay una sentencia de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que manda a la Asamblea Legislativa a modificar la forma en la que se calcula el interés a pagar por los CIP, ya que valoró que lo que el Gobierno pagaba era muy poco, y ponía en riesgo las futuras pensiones de los trabajadores.

Adicional a esto, a finales de abril la Asamblea Legislativa aprobó una reforma a la Ley del FOP, y cambió los plazos y condiciones de pago de los CIP. En lugar de tener vencimientos de 25 años, la Asamblea determinó que ahora esa deuda tenga un plazo de vencimiento de 50 años. Además, se determinó un periodo de gracia de cinco años, durante el cual el Gobierno no deberá hacer pagos de capital a la deuda, sino solo de intereses.

“El congreso de El Salvador aprobó modificaciones a los términos y condiciones de las obligaciones financieras derivadas de los Certificados de Inversión Previsional (CIP). En nuestra opinión, es probable que estas modificaciones deriven en la renegociación de los CIP, lo que consideraríamos como un canje de deuda forzado”, indicó la calificadora. “La perspectiva negativa refleja la elevada probabilidad de que bajemos las calificaciones soberanas de largo plazo a ‘SD’ tras un canje equivalente a incumplimiento (‘distressed’) de la deuda por pensiones”, agregó.

Entre otras cosas, S&P advirtió que aunque se subsanó el impago de la deuda por pensiones, aún no se cuenta con una solución para el financiamiento de corto plazo, y que la polarización política continúa afectando la calidad crediticia de El Salvador. “En un ambiente de incertidumbre política prevemos que se presenten mayores riesgos derivados de la falta de autorización del congreso para contratar deuda adicional, lo que presionaría la posición de liquidez del Gobierno. En nuestra opinión, hay un riesgo de deterioro en el costo del financiamiento”, dijo.

Lee también

Comentarios

Newsletter