Lo más visto

S&P mejora la nota crediticia para el país

El riesgo de impago se mantiene. Calleja dijo que es necesario buscar una situación sostenible, sin “parches ni cheques en blanco”. 
Enlace copiado
Enlace copiado
El Gobierno consiguió el dinero que necesitaba para pagar la deuda atrasada que tenía con los fondos de pensión, donde están los ahorros de los trabajadores. Luego de haber terminado de devolver el dinero el pasado 28 de abril, las firmas calificadoras internacionales han hecho una nueva evaluación del país y ayer Standard & Poor’s (S&P) elevó la nota crediticia.

Pero la solución a la que llegaron los diputados mantiene el riesgo de otro impago con los mismos fondos de pensión.

La deuda salvadoreña con garantía del Estado para largo plazo pasó de SD (impago selectivo) a CC (impago controlado) y la de corto plazo pasó de SD a C, que es una categoría similar. La que no tiene garantía del Estado para el largo plazo (como la deuda de pensiones) pasó de CCC- a CCC. 

Pero la perspectiva sigue negativa. Esto significa que para S&P, el Gobierno puede volver a caer en la misma situación de no pagar sus deudas.

“Aun cuando se subsanó el impago de la deuda por pensiones, aún no se cuenta con una solución para el financiamiento de corto plazo. La polarización política continúa afectando la calidad crediticia de El Salvador”, destacó S&P.

Los diputados y el Gobierno lograron superar la emergencia. Eran $56.5 millones que se debían de pagar entre el 7 y el 21 de abril pasados a los fondos de pensión, pero no sucedió. Los diputados reordenaron el Presupuesto Nacional cuando el daño ya estaba hecho, pero desde junio hasta diciembre 2017 el fisco enfrentará más pagos. Por ejemplo, en el tema de pensiones necesita $240 millones que no están incluidos en el plan de gastos, más otros $635 millones para atender la deuda de corto plazo.  

Son $875 millones que, por el momento, no tienen ninguna fuente identificada de recursos.

Parte de las obligaciones relacionadas con las pensiones son los Certificados de Inversión Previsional (CIP). Estos son los mismos papeles que se debían pagar en abril, pero que Hacienda pagó con atraso porque no le autorizaban los fondos en la Asamblea. En julio y octubre vienen más pagos, pero Hacienda no ha dicho de dónde puede sacar el dinero si la Asamblea persiste en no aprobar fondos.

“Actualmente los CIP son muy vulnerables a impago”, indicó S&P.
Los CIP reúnen la deuda que tiene el Gobierno con los fondos de pensión. Una deuda con los fondos de pensión es una deuda con los trabajadores ahorrantes. 
El empresario Carlos Calleja, vicepresidente de Grupo Calleja, se refirió al tema ayer. “Es importante construir acuerdos y tener voluntad política para una situación sostenible y no hablo de cheques en blanco”, expresó. 

Indicó que se necesita dialogar sobre mejorar la nota crediticia, ingresos, pensiones. “No es momento para parches de corto plazo”, dijo Calleja.

Lee también

Comentarios